Portada > Nacionales > 27/08/2017 > Nota
|
Grobocopatel pidi贸 una baja sustancial de los impuestos
Consider贸 que es una condici贸n para la llegada de inversiones. Cuestion贸 adem谩s los altos costos de log铆stica y reclam贸 una nueva ley de semillas

El empresario agroindustrial y presidente del "Grupo Los Grobo", Gustavo Grobocopatel, primer productor de trigo del país y el segundo de soja, reclamó una sustancial baja de la presión impositiva como condición para el ingreso de capitales de inversión productiva, cuestionó los altos costos de logística en el país y pidió también una nueva ley de semillas para el sector agropecuario.

En una entrevista exclusiva a Télam, Grobocopatel dijo que la producción agrícola "creció un 35% en dos años", pero se quejó de la burocracia, la falta de una visión macro enfocada a la falta de tratados de libre comercio y de un Mercosur "más orientado al mundo" y no entre países de la región.

El empresario sostuvo que "si no se bajan los impuestos, se va a retrasar mucho el flujo de inversiones", y remarcó la necesidad de la confección de una nueva ley de semillas para definir reglas claras para el sector agropecuario.

"La falta de competitividad aumenta el costo argentino. Creo que el problema no es solamente que pagamos muchos impuestos, sino qué tenemos a cambio de eso. No tenemos un Estado de calidad. No tenemos un Estado escandinavo ni servicios públicos de esa calidad. Entonces, si uno paga lo que paga un escandinavo y no tenés los servicios de esa calidad, o bajás los impuestos o mejorás la calidad del Estado", indicó Grobocopatel  tras su disertación en la jornada sobre "Convergencia tecnológica en tiempos turbulentos", organizada por el Inti.

"Si no bajás los impuestos, se va a retrasar mucho el flujo de inversiones, porque lo que la gente quiere es que primero le soluciones el problema para después invertir. Por eso sostengo que el problema de las inversiones no está relacionado con las elecciones, sino con que tenemos una estructura poco competitiva y que los inversores no van a venir hasta que esté un poco encaminada", agregó.

En cuanto al presente económico, tanto del sector agropecuario como del productivo en general, el empresario procedente de Carlos Casares, provincia de Buenos Aires, sostuvo: "Ahora se paró la hemorragia, pero seguimos teniendo la misma enfermedad".

"La hemorragia se venía dando en los últimos 5 o 6 años, en los que la producción agrícola había estado estancada y se había sojizado el portfolio; no había inversiones en tecnología o fertilizantes y había bajado el consumo de maquinaria agrícola. Eso se revirtió. La producción agrícola creció un 35% en dos años", explicó.

Sin embargo, el empresario consideró: “Si bien paró la hemorragia, la enfermedad estructural que tenemos es la falta de competitividad del sistema, no solamente en lo agrícola, y eso tiene que ver con la falta de innovación y desarrollo. Estamos viviendo con la tecnología que produjimos hace 20 años y no estamos haciendo la de los próximos 20".

"Necesitamos ser más eficientes en muchas cuestiones: los costos de logística son altísimos; los de las burocracia también; la presión impositiva; la falta de integración al mundo; la falta de tratados de libre comercio y de un Mercosur más orientado al Mundo. También nos falta transformar estas materias primas en productos más elaborados para diversificar las ventas y tener cadenas de valor más largas que incluyan a más cantidad de gente. Hay mucho por hacer", adujo.

En lo que respecta a la nueva ley de semillas, norma que el gobierno nacional está dispuesto a reformar, Grobocopatel aseguró que "es necesaria una nueva normativa al respecto, porque es necesario definir cuáles son las reglas del juego”.

 

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.