Portada > Locales > 13/09/2017 > Nota
|
Falta reconocer la emergencia en 40 zonas bonaerenses

Sólo 10 de los 50 departamentos afectados por inundaciones en la provincia de Buenos Aires fueron reconocidos en emergencia por el Gobierno nacional y muchos aún ni siquiera fueron declarados así por la Gobernación bonaerense.

Los partidos de General Pinto, General Arenales y Lincoln fueron declarados en emergencia y/o desastre –según corresponda– por la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios hasta el próximo 31 de octubre, mientras que Hipólito Yrigoyen, Bolívar, Guaminí, Daireaux, Junín, Pellegrini y General Villegas lo están hasta el 31 de diciembre de 2017.

En la última reunión de la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios, las autoridades bonaerense solicitaron extender la emergencia al 31 de diciembre próximo para el partido de Rivadavia, pero el pedido aún no fue concedido.

La oficialización de la situación por parte de la Comisión Nacional de Emergencias y Desastres Agropecuarios es un requisito indispensable para que los productores afectados puedan acceder a los beneficios de la Ley de Emergencia Agropecuaria (Nº 26.509).

Por su parte, la Comisión de Emergencias y Desastres Agropecuarios de la provincia de Buenos Aires declaró el pasado 7 de septiembre el estado de desastre y/o emergencia para las parcelas afectadas por inundaciones de los partidos de Ayacucho, General Alvear, General Guido, General La Madrid, Maipú, Pila, Rauch y algunas circunscripciones de Pehuajó hasta el próximo 31 de diciembre. También se consideró declarar el estado de desastre y/o emergencia en Adolfo Alsina, Carlos Casares, Salliqueló, Trenque Lauquen y Tres Lomas.

 

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.