Portada > Locales > 12/10/2017 > Nota
|
“El tiempo nos dio la razón, esta gente es irrecuperable”
Familiares de las víctimas de la masacre del Banco Popular Financiero reaccionaron con estupor e indignación por la nueva detención de "Pancho" Nievas.

Nievas, condenado por la masacre del Banco Popular.

prev next

La noticia de la nueva detención de Francisco “Pancho” Nievas, uno de los dos condenados por la masacre del Banco Popular Financiero, generó ayer una mezcla de indignación y estupor entre los familiares de las víctimas.

Un puñado de días atrás, volvieron a verse cuando se cumplieron 30 años de la matanza de 6 empleados bancarios de la ciudad y, como en cada acto o en cada misa, el dolor y la incomprensión frente a semejante despliegue de violencia afloraron una vez más.

En el recordatorio que se cumplió en el Concejo Deliberante, el paradero de Nievas era toda una incógnita. Había quienes estaban convencidos de que seguía purgando perpetua debido a su mala conducta en los penales por los que pasó, y otros hasta lo creían muerto.

La noticia rebelada por este diario de que Nievas acababa de ser detenido en Laboulaye a bordo de una moto  robada en La Carlota  los dejó perplejos y con un indisimulable sabor amargo.

Sylvia Lorca de Bianco, viuda de Rubén José Bianco, se preparaba para una consulta al médico cuando recibió el llamado del cronista. Aún no había visto la tapa de PUNTAL.

“Me dejás sin palabras, me dejás atónita, me dejás con otro dolor más porque sinceramente creíamos que estaba en la cárcel. Ya ves cómo son las cosas. Vaya a saber desde cuándo está suelto, porque él tenía muy mala conducta, por eso permanecía en la cárcel. Además, lo mantenían desde afuera y le habían prometido un montón de cosas, pero se ve que no le cumplieron porque si anda robando quiere decir que no le dieron nada, a diferencia de Salinas, a quien le dieron casa y trabajo”, fue el desahogo inicial de Sylvia.

Vanessa Garay, hija de Jorge Garay, fue una de las caras visibles del recordatorio a las víctimas y confió que en esa oportunidad se acercó al abogado Daniel Lacase para preguntarle por qué las personas que mataron a su padre estaban en libertad. “Me respondió ‘no lo sé’ y le dije que no me podía dar esa respuesta. Es lamentable, y así ponelo, que después de 30 años pase esto. Tienen que bajar la cabeza todos los jueces y todos los abogados que participaron, porque es vergonzoso. Salinas está hoy como un gran señor. Fue premiado en Córdoba capital, con auto, con casa propia y goza de su familia. Entonces, es lógico que van a pasar estas cosas. Pasó con Nievas y va a pasar lo mismo con Salinas porque son personas irrecuperables, si se las puede llamar personas”.

María Cecilia Denner, la hija de Roberto Denner, quien por entonces era gerente del banco asaltado, soltó una respuesta espontánea cuando escuchó la novedad: “Qué buena noticia, esta gente no debería salir nunca, la cadena perpetua debería ser perpetua”.

“Ante semejante hecho nunca nos explicamos cómo es que esa gente obtiene la libertad después. Lo dijimos en la nota que nos hicieron los otros días, en el recordatorio por los 30 años, porque gente capaz de cometer estos hechos es irrecuperable y las pruebas están a la vista, mirá lo que pasó ahora: el tiempo nos da la razón”, agregó.

Las tres mujeres cargaron contra la labor de la Justicia. Más allá de que tanto el excabo de la Policía Mario Salinas como Francisco Nievas terminaron con la pena máxima, no conciben que les hayan permitido salir de la cárcel.

“El juicio fue una risa y no se hicieron las cosas como correspondía. No hubo justicia -dijo Syilvia de Bianco-. No se presentaron realmente todos los que intervinieron. Quedaron muchos afuera. Nosotros vivimos los primeros días amenazados. Éramos los investigados, querían saber si había mesa de dinero, esto y lo otro. Yo tenía que cuidar a mis hijos, no los podía dejar salir, y estos malvivientes desgraciados que cometieron semejante masacre están sueltos. Te deja tan mal una cosa así que mi reacción hacia la Justicia se resume en una palabra, incompetencia”.

Garay opinó que la Justicia de Río Cuarto “falló” porque en su momento no se descubrió al autor intelectual: “Pero estuvo y está y vive. Entonces, en algún momento se va a saber. En algún momento de nuestras vidas lo sabremos, a lo mejor vamos a ser muy mayores nosotros, pero todo sale a la luz”, dijo.

Conmocionada por la novedad, Vanessa agregó que a ella le habían dicho que Nievas estaba muerto. “Se ve que no estaba muerto. Ya ves, a la larga nos enteramos de todo”.

Lo que viene

La nueva causa contra Francisco Nievas está hoy en manos de la fiscalía carlotense, a cargo de Daniel Vaudagna. A este funcionario, Garay le pidió “que tome en cuenta la muerte de 6 empleados bancarios inocentes y que a ellos en su momento se les dio cadena perpetua. Entonces, que bajen la cabeza y se pongan a hacer su trabajo seriamente, a conciencia. Porque lo que hicieron en Río Cuarto fue un trabajo mal hecho”.

María Cecilia Denner coincidió con Vanessa: “A la Justicia de La Carlota le pediría que termine el trabajo que no hizo la Justicia de Río Cuarto. Lo que pasa es que nuestra ley no permite que alguien sea condenado dos veces por el mismo delito, y por el robo de una moto no van a darle cadena perpetua, pero si fuera una cuestión mágica, pediría que no salgan más”.

Cuando PUNTAL le recordó que en los tribunales locales tanto Salinas como Nievas recibieron la pena más alta que prevé el Código Penal, María Cecilia remarcó: “Sí, es cierto, pero después les permitieron artilugios legales para que pudieran salir antes”.

“Sé que esto es un delito nuevo y lo único que yo puedo pedir es que cumpla lo que le fije la ley, pero me encantaría que se le sumaran los antecedentes que tiene y que la ley le cayera con todo su peso”, expresó.

El padre de María Cecilia Denner fue el único de los bancarios acribillados que logró sobrevivir, pero su hija no duda en incluirlo en la lista de víctimas fatales. “A los familiares nunca nos llegó un arrepentimiento. Creo que Salinas en un momento en que se convirtió en pastor en la cárcel dijo que estaba arrepentido. Pero en realidad no me importa, son palabras. No tienen ningún significado. La única verdad es la realidad y la realidad es que él mató a siete personas porque a mi papá también lo mató. Mi papá se murió ese día, físicamente vivió unos años más, pero ese día se murió con sus compañeros”.


Alejandro Fara
afara@puntal.com.ar

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.