Portada > Locales > 14/11/2017 > Nota
|
“La gente de Río Cuarto tiene una pasión particular por la Antártida”
El vicecomodoro Gustavo Bruschini se hizo cargo de la unidad el 8 de noviembre. Dijo que es un desafío

El riocuartense Gustavo Martín Bruschini acaba de asumir como jefe de la Base Marambio. En diálogo con PUNTAL, el vicecomodoro de 47 años dijo que se trata de un desafío importante. Al mismo tiempo, destacó el vínculo particular que los nacidos en Río Cuarto tienen con la unidad ubicada en la Antártida.

-¿Cómo llegó a la Base Marambio?

-Ingresé a la Escuela de Aviación de la Fuerza Aérea Argentina en el año 1990. Me desempeñé en distintas unidades dentro de la fuerza hasta que el año pasado surgió la posibilidad de postularme para el cargo de jefe de la Base Marambio, para el que fui aceptado. Recientemente se ha hecho el cambio de dotación, por lo que me hice cargo de la jefatura el último 8 de noviembre. Tengo experiencia antártica. En la campaña 2011-2012 estuve como segundo jefe de la Base Marambio y en la campaña 2016-2017 estuve en la Base Matienzo, que es una unidad que opera solamente en verano.

-¿Qué desafíos implica asumir esta función?

-La Base Marambio en particular y el continente antártico en general tienen un atractivo particular. Muy pocas personas lo conocen, es un paisaje muy raro y atractivo a la vista. Es un desafío muy grande desde el punto de vista personal, debido a las características de la base y al aislamiento. Además, la tarea antártica es de alto riesgo. Asimismo, hay que decir que, actualmente, la Base Marambio es una de las unidades de la Fuerza Aérea más operativas del país.

-¿Cuánto tiempo durará su jefatura?

-Normalmente, la campaña dura un año. Desde el 29 de octubre de un año al 29 de octubre del siguiente. Este año, la fecha de recambio se atrasó hasta el 8 de noviembre por razones meteorológicas. Es decir, el vuelo no pudo concretarse antes. La misión dura un año y no hay retorno al conteniente. De esta forma, hay que permanecer ininterrumpidamente durante 365 días en la Base Marambio.

-¿Cuántas personas conforman la dotación?

-La dotación está compuesta por 45 personas, pero hay agregados como la escuadrilla aérea y otros grupos de trabajo como científicos de la Dirección Nacional del Antártico. En total, en este momento, somos 65 las personas que estamos en la Base Marambio.

-¿Cuáles son las principales tareas que se desarrollan en el lugar?

-La Base Marambio tiene la función principal de la investigación y la actividad científica. Las fuerzas armadas realizan apoyo logístico a esas funciones. Por otro lado, estar en el sector antártico implica la permanencia argentina en el lugar en cuanto a los reclamos de soberanía por sobre otros países.

-Hay un dato clave en la historia y tiene que ver con que Marambio era nacido en Río Cuarto como usted…

-Es así, el vicecomodoro Gustavo Argentino Marambio también era riocuartense. Hay un atractivo particular, no puedo decir cuál, pero en todas las dotaciones que llegan a la Base Marambio hay algún riocuartense. En esta oportunidad, somos 6 los riocuartenses. Uno de los factores que influyen está vinculado al personal que se forma en el Área de Material Río Cuarto. Allí hay gente con mucha idoneidad técnica que resulta muy necesaria en la base. Esa es una de las razones, pero, igualmente, hay una pasión por la actividad antártica que no tiene que ver con la cuestión técnica ni con el perfil profesional de la persona. La gente de Río Cuarto tiene una pasión particular por la Antártida.

-¿Es la primera vez que un riocuartense está a cargo de la Base Marambio?
-Como jefe, es la primera vez, yo soy el primero.

-¿Dónde reside habitualmente?
-En este momento no estoy viviendo en Río Cuarto. Antes de venir a la Base Marambio, estuve destinado en el Estado Mayor Conjunto de las Fuerzas Armadas que tiene su sede en el Edificio Libertador de la ciudad de Buenos Aires. Por lo tanto, mi familia vive en la Capital Federal.

-¿Viaja seguido a Río Cuarto?

-Sí, tengo a mi madre y a mis dos hermanos viviendo en Río Cuarto. Mi exesposa también es de Río Cuarto, por lo que mis hijos tienen a todos sus primos y tíos viviendo allí. Por lo tanto, viajo entre 4 o 5 veces al año.


Verano e invierno


Por último, el vicecomodoro Bruschini relató cuáles son las diferencias entre el verano y el invierno en la Antártida.

“El clima es más amigable en el verano. Llegamos a tener temperaturas positivas durante algunos días. La luz solar está presente durante 20 o 21 horas diarias. Es la temporada en la que se realiza la mayor parte de las actividades. En ese momento llegan los científicos, de noviembre a finales de marzo. También es el momento oportuno para que llegue el abastecimiento. Este año, después de 10 años fuera de servicio, reanudará sus actividades el buque rompehielos Almirante Irízar y llegará nuevamente a la Antártida este verano, debido a que, durante el invierno, el mar circundante se congela. Si bien el buque podría romper el hielo y llegar a la base, la operación resultaría mucho más costosa. En invierno, la situación es totalmente contraria a la del verano. Cuando llega el invierno, en la base queda únicamente la dotación y la escuadrilla aérea. El horario de luz solar se reduce significativamente, ya que tenemos sólo 4 horas de luz diarias. En realidad, es un crepúsculo. El clima se pone mucho más agresivo y se llegan a registrar temperaturas de hasta 40 grados bajo cero”, concluyó Bruschini.


 

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.