Portada > Espectáculos > 14/11/2017 > Nota
|
Los libros de la semana
Novedades literarias.

"La herida", novedad literaria.

prev next

NOVEDAD- FICCIÓN


"En un bosque muy oscuro"
Ruth Ware. Salamandra

Nora no ha visto a Clare desde hace diez años, desde que salió del instituto. Inesperadamente, recibe una invitación para la despedida de soltera de Clare. Un fin de semana en una casa en la profundidad del bosque, que Nora imagina como una oportunidad para recuperar la relación y superar el pasado. Sin embargo algo va a ir mal, muy mal.
"En un bosque muy oscuro" es el lanzamiento en  español de Ruth Ware, la nueva estrella en la grip lit, el thriller psicológico femenino, ese tipo de novelas que, actualmente, están tan de moda.

 

"La herida"
Jorge Fernández Díaz. Planeta

Remil, el agente de inteligencia e investigador protagonista de “El puñal”, el thriller de Jorge Fernández Díaz, vuelve al ruedo. Regresa en la forma de una nueva novela, ‘La herida’, que no es una segunda parte de aquel primer mundo del narcogate, sino que se desarrolla en los recovecos de otras esferas sociales, aunque siempre atravesadas por los intereses y las tramas que hilvana el poder.
En esta historia, el autor instala a Remil como parte de una serie, es claramente el personaje central que, según los objetivos, cambia de escenarios: "Mi idea es narrar con ellos el otro lado del poder y la política, la intimidad de ese inframundo al que no alcanzo ni con mis columnas ni con la radio. Trata sobre cómo el dinero pervierte hasta a los héroes", dice el autor.
Si “El puñal”, la novela anterior de Fernández Díaz sobre temas limítrofes, vendió 90.000 ejemplares y se editó, también, en México y España, “La herida” se anticipa al posible éxito con una primera tirada de 32.000 ejemplares.
En la contratapa, el periodista y escritor Martín Caparrós dice que los libros de Fernández Díaz “constituyen uno de los pocos proyectos literarios actuales que atacan un punto débil de la narrativa argentina: la capacidad de dar cuenta del presente".
En este nuevo universo, Remil vuelve de la mano de su mentor, Cálgaris, a quien considera como un padre, y, como si lo fuera, le debe la vida: lo salvó de morir en las Malvinas. Los dos son convocados por un colaborador del papa Francisco para encontrar a una monja que desapareció: trabajaba en una villa organizada por dos poderosas familias enfrentadas por el manejo del territorio narco. Aunque lo narco aparece, no es lo central.
“La herida” se desarrolla en contextos diferentes de los del primer libro. Desde la Patagonia hasta el Vaticano, a su protagonista lo persiguen, el protagonista escapa, como de una emboscada en Nápoles de la que se salva aunque corriendo desnudo a los ojos de todos. Ese es el periplo de Remil que  debe su apodo a sus formas, a su conducta. Se define a sí mismo como un "hijo de remil", a propósito de lo que le decía su sargento mayor durante los entrenamientos. "Era un elogio. Quedó Remil".
Si en “El puñal”, Remil se enamora. En “La herida”, hay muchas mujeres, y aunque el protagonista tiene sexo con algunas, no se vuelve a enamorar. Son Belda, la operadora política; Diana, una diva perversa; la inglesa, una periodista que no sale de sus ideales, y Mariela, la monja que desaparece, la amiga de la monja que es también otra monja, una pintora, y la esposa de uno de los capos que manejan la villa.

 

NOVEDAD- NO FICCIÓN

 

"El libro negro de la justicia"
 Tato Young. Planeta

De la mano de su propia experiencia (primero como pinche en un juzgado, luego como periodista, Tato Young se sumerge, y sumerge al lector, en uno de los tejidos medulares del poder real. Utilizando una voz narrativa personalizada, va desmenuzando la historia del fuero más corrompido del país, entre procesos judiciales donde la verdad siempre es manipulable y la historia, un artilugio. Del entramado participan los atesorados expedientes, el poder omnímodo de Los Doce, el experto uso del tiempo, jueces que se hacen millonarios, dirigentes políticos sin escrúpulos, lobbistas de toda calaña.
Young desnuda esa hipocresía construyendo un retrato de la conducta, y paralelamente de algunos detalles de la vida de los jueces federales argentinos. La explicación de sus abusos es una particular configuración del poder, que así describe: "Un engranaje invisible donde se dan y se reciben favores como parte de una comunidad sin nombre y sin contrato más que el de la autoprotección”. Eso era (¿es?) el poder: funcionarios, legisladores, fiscales, jueces, empresarios, sindicalistas, gente influyente que comparte su influencia y la potencian, formando “núcleos más o menos cerrados, círculos más o menos impenetrables".
Según Young, el menemismo creó el monstruo, que perfeccionaron los Kirchner”, y aquí está una justicia federal devenida oscura organización, colonizada por espías y opacos agentes para todo servicio, que invita a negociar a cambio de favores. Esta semblanza es una evidencia exacta de lo que sostienen muchos estudiosos de las elites. Ese es el poder oculto tras el relato democrático. Una lacra que no removerá el marketing del Pro, sino una acción decidida de regeneración institucional. ¿Querrá encararla el Gobierno? Los antecedentes no ayudan. Hasta ahora, los pasos del oficialismo fueron ambiguos en este fango. Es tentador beneficiarse del doblez de los jueces. Y no hay muchos ejemplos de quien rompa con ese círculo de favores.

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.