Portada > Locales > 07/12/2017 > Nota
|
Cecis: desgastado y sin respaldo, renunci贸 Becerra y asume Vasquetto
El expresidente hab铆a quedado en medio de una pol茅mica por haber sugerido que no era conveniente emplear para atenci贸n al p煤blico a una lesbiana. Ayer por la tarde present贸 la renuncia por escrito

Quince días tardó en llegar el desenlace luego de la polémica que generaron las declaraciones del expresidente del Cecis, Armando Becerra, sobre el empleo LGBT y en particular las opciones de empleo de lesbianas. Fue tal el revuelo que el cimbronazo se sintió dentro de la institución. Muchos de sus integrantes no ocultaron su malestar por las definiciones de quien representaba a la entidad empresaria y allí comenzó el final.

Hubo un intento de Becerra de retractarse, después de haber ratificado en varias oportunidades su mirada sobre la inconveniencia de ocupar a una lesbiana para la atención al público, pero fue tarde y no logró reparar el daño ocasionado.

Además, algo se rompió al interior del Centro Empresario. Aquella carta publicada por el expresidente pidiendo disculpas la semana pasada sirvió sólo para estirar la agonía. Pocos minutos después de esa misiva, salió otra, desde la misma casilla de mail del Cecis, en representación de la entidad, aclarando que en realidad la posición de Becerra era personal y que de ningún modo representaba la mirada de la institución sobre esa temática laboral. Fue suficiente para dejar expuesto el quiebre.

Un presidente cuyo pensamiento sobre un tema sensible no es coincidente con el de la institución, y con una polémica de envergadura, queda sin demasiadas opciones. Fue lo que le ocurrió a Becerra.

Cerca del expresidente admiten que acusó el golpe de aquella comunicación del Cecis que se hizo pública después de sus disculpas. Que entendió el mensaje y que a partir de ahí comenzó a resolver cómo y cuándo sería el mejor momento para emprender la salida, que finalmente se formalizó ayer por la tarde. Incluso confían que Becerra “sintió una gran decepción y quedó molesto con algunas actitudes”.

Una de las cosas en las que hizo hincapié el expresidente en las últimas horas es que sintió que “el compromiso y la dedicación de los últimos tres años -le restaba uno para cumplir su segundo mandato al frente del centro empresario- no valieron la pena”.

Y admitió que la polémica hacia afuera generó “un ruido interno ya insalvable”.

A partir de la presentación por escrito de su renuncia, ayer por la tarde, el Cecis inició el proceso correspondiente a la acefalía, según fija su estatuto.

La primera duda que se generó es que en base a la presentación de las listas de autoridades que viene presentando la entidad, no hay un orden prestablecido de vicepresidentes. Funcionan en el Cecis tres vicepresidencias, una por cada sector: industria, comercio y servicios. Pero las tres en igualdad de importancia. En otras entidades empresarias existen los vicepresidentes primero, segundo y tercero, y eso establece además un orden de sucesión.

En el Cecis, los tres vicepresidentes son Pablo Vasquetto (industria), Gustavo Sacchetta (comercio) y Sergio Terzo (servicios). La lista que asumió el año pasado y tiene mandato hasta noviembre de 2018 fue inscripta con ese orden de vicepresidentes, y por eso es Vasquetto quien reemplaza al frente de la institución al saliente Becerra.

Anoche se resolvían algunos detalles, pero en principio se iba a intentar que la comisión directiva del Cecis ratifique la nueva conducción, en un intento de darle un aval y un respaldo desde el inicio para transitar el último tramo de mandato y normalizar con elecciones el año próximo.

Gonzalo Dal Bianco

 

IMPORTANTE: Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores, sobre quienes pueden recaer las sanciones legales que correspondan. Además, en este espacio se representa la opinión de los usuarios y no de Puntal y puntal.com.ar. Los textos que violen las normas establecidas para este sitio serían eliminados, tanto a partir de una denuncia de abuso por parte de los lectores como por decisión del editor.