Regionales | abuela | Médico | familia

Familiares de una abuela fallecida denuncian abandono de persona

La familia de la anciana pide justicia para la víctima y para que este caso no vuelva a repetirse en la localidad de Melo, al sureste de Río Cuarto.

En la localidad de Melo, ubicada a poco más de 200 kilómetros de Río Cuarto, una familia inició una causa judicial ante el único médico del pueblo por supuesto abandono de persona.

Gladys María Bello, una anciana de 83 años de edad, perdió la vida el pasado martes y su familia reclama justicia.

“Mi abuela fue operada hace 20 años del corazón. Estuvo bien todo este tiempo, pero hace 5 años empezó a desmejorar ”, comentó Yamila Ferrarese, nieta de Gladys. “En los últimos meses empeoró y casi no se levantaba, no comía y el último mes ya sabíamos que iba a morir, porque el doctor nos había dicho que su situación era complicada. La trajimos a su casa y entre todos la cuidábamos ”.

“En Melo hay un solo doctor, Elio Coria, con quien hablábamos por teléfono para que la viniera a ver y él lo hacía sólo cuando tenía ganas. El doctor es del Pami, es el médico de todos los abuelos del pueblo ”, manifestó Ferrarese.

Yamila relató que “hacía unas semanas le había puesto suero, porque no comía y estaba deshidratada”. Agregó a su relato de los hechos que “el viernes llamamos al médico y no vino. El sábado tampoco vino y el domingo mandó a una enfermera para que le tomara los signos vitales y le dijo a mi tío Darío Ferrarese, el hijo de mi abuela, que esperara hasta el lunes ”.

“Al otro día a la mañana viene otra enfermera que llama al doctor pidiendo que asistiera para ver a mi abuela, porque estaba muy delicada y no sabía qué hacer. El médico le dice que le ponga un suero, pero ella estaba tan deshidratada que no había vena que resistiera ”. Las horas pasaban y para los familiares la situación se tornó cada vez más desalentadora.

“A las 2 de la tarde, la enfermera vuelve a llamar al médico diciéndole que no se puede aplicar el suero, porque se le reventaban las venas. Él le dijo que le dieran agua, pero mi abuela ya no abría la boca, porque agonizaba ”, prosiguió la familiar y agregó:“ Coria dijo que a la tarde se daba una vuelta y sólo acudió dado a que llamamos a la policía del pueblo ”.

El relato del drama que vivió esta familia sólo encrudeció. Yamila, con la voz entrecortada de la indignación, recordó que el médico “vino, la miró y dijo: 'vamos viendo', cuando ella estaba al borde de la muerte. Nos duele el abandono de persona de él hacia mi abuela. Mi tío tuvo un cruce de palabras y Elio sólo se rió irónicamente y se fue ”.

Los familiares pidieron trasladar a la anciana a Laboulaye, donde el trato seguramente iba a ser mejor, pero no pensó lo mismo el doctor de Melo. “Al rato, Coria llama y dice que a la mañana iban a trasladar a mi tía a Laboulaye. Nosotros hacíamos 3 semanas que le pedíamos que la trasladaran y él no lo quería hacer ”.

“A las 9:30 de la mañana llega la ambulancia que está equipada con la última tecnología. El camillero con desprecio le toma el pulso y la sube”, recordó, al tiempo que agregó que “cuando mi tío se subió con mi abuela, preguntó por el enfermero o el doctor y le dijeron que iban a ir solos, a pesar de que su mamá agonizaba”.

Del pequeño Melo a Laboulaye hay 27 kilómetros por la Ruta Provincial 4, lo que no representa más de 30 minutos en auto.

“Mi abuela llega a Laboulaye. El chofer de la ambulancia la baja y cuando mi tío entra a la clínica, 2 minutos después que su mamá, el doctor que la recibió le informó que ella había ingresado muerta”, lamentó la nieta de Bello.

El abogado de la familia recomendó judicializar el deceso de la señora Gladys por “abandono de persona”, a lo que accedieron y esperan ver cómo avanzar: “El jueves, hablamos con nuestro abogado e hicimos la denuncia en la Policía, que al principio no la quería tomar. Finalmente, nos aceptaron la denuncia y a la noche vinieron a traernos un certificado para ir a declarar a la fiscalía de Laboulaye”.

La indignación de Yamila y la familia no solamente pasó por lo acontecido en ese trágico lapso, sino que al día de hoy no han obtenido una respuesta siquiera de parte del médico. “No pudimos hablar con el doctor Coria, desapareció. Nadie llamó, nadie preguntó, nadie hizo nada”.

Darío, finalmente, resaltó: “Pido que se haga justicia. No puede ser que una señora, con todos los problemas que tenía y con la ambulancia que tenemos, haya llegado muerta a Laboulaye“.