Río Cuarto | Agua | Animales | ayuda

El pedido desesperado de una familia para acceder al agua

Mariana González vive junto con su esposo y 3 hijos en el sector de Costa del Tambo, camino a Tres Acequias. Necesitan una perforación costosa para conseguir el elemento

Mariana González vive junto con su familia en el sector de Costa del Tambo, camino a Tres Acequias, y piden ayuda urgente ante la necesidad de contar con algo tan vital como el agua. No cuentan con perforaciones en su terreno, deben hacer una a 60 metros de profundidad que les resulta imposible por los costos, y el único modo que tenían para acceder al agua era yendo a buscarla en una camioneta que está rota. Tienen una huerta que se les está secando y crían animales, a los que les dan la poca agua que tienen.

“A nosotros nos está faltando agua, pero no es por la sequía, por supuesto que si lloviera sería todo mucho más fácil porque del techo podemos juntar y ponerla en el tanque”, indicó González en diálogo con Puntal, y aseguró: “Nos hace falta una perforación de 60 metros de profundidad, que es donde está el agua. Estamos en la zona de Costa del Tambo y vivo con 3 niños: una nena de 14 años, un niño de 6 y una nena de 3 años”.

Comentó que tampoco cuentan con luz en el lugar, pero el agua les es indispensable y urgente: “El agua es fundamental para todo, no se puede vivir sin agua. Nosotros teníamos huerta, estamos inscriptos en el Registro Nacional de Agricultores Familiares, y desde allí me tramitaron para ver si nos pueden hacer la perforación hace varios meses”, explicó.

- ¿Han recibido algún tipo de ayuda por parte del gobierno?

- Desde Desarrollo Social de la Provincia nos entregaron casi 500 litros de agua mineral, pero necesitamos mucho, para los animales, para el aseo, para todo. Acá no tenemos luz ni agua, pero sin electricidad se puede vivir, lo que nos urge ahora es el agua. Adriana Oviedo, del ente provincial, nos visitó y nos indicó que nos ayudarían también con el agua para los animales, mientras veamos qué se puede hacer con la perforación. Además del agua envasada, nos han ayudado con mercadería, pero puntualmente necesitamos agua. Nos dijeron que nos ayudarían con la perforación, pero tendremos que esperar.

- ¿Qué costo tiene la obra que tienen que realizar?

- La perforación vale $ 3.800 con los caños incluidos cada metro de perforación, pero hasta cierta altura, porque después tenemos que comprar un molino o una bomba, que es aparte. Nosotros no contamos con los recursos económicos para pagar eso. Mi esposo traía tanques de agua con una camioneta, pero el vehículo se rompió y por la pandemia, hace más de un mes y medio que está sin trabajar, porque está en albañilería y no consigue trabajo. Ahora tenemos una huerta y criamos animales, pero ahora está muy difícil. Desde el Inta nos trajeron plantines en marzo, pero por la falta de agua se nos secó todo.

Pedido de ayuda

Mariana aseguró: “Somos una familia muy trabajadora, cuando vivíamos en Río Cuarto juntábamos arena del río, siempre trabajando” y añadió: “Hace 2 años que estamos en este lugar, antes sacábamos agua de un molino que está frente a mi casa, en un colegio, pero se rompió porque se rajaron los caños y hay que esperar que lo arreglen. Pero eso no es nuestro”.

- A través de las redes sociales difundieron un video sobre su situación, ¿esperan alguna ayuda de la gente?

- Subimos los videos a Internet porque estamos muy preocupados, y si bien nosotros pedimos ayuda no queremos insistirle siempre a la misma gente, buscamos por otros lados. La perforación no se puede hacer y pagar por partes, tiene que hacerse todo en un solo trabajo y colocar los caños. No es posible para nosotros tener el dinero completo de lo que sale la obra.

“No queremos volver a pedir por las redes, me da vergüenza y no me gusta hacerlo. Quiero que al menos alguien nos acompañe con agua hasta que podamos hacer la perforación. A los animales les damos a cuentagotas, sabemos que se acercan cuando tienen hambre o sed, pero es todo muy difícil, hasta para nuestro aseo o para lavar la ropa”, completó Mariana.

Luis Schlossberg. Redacción Puntal