Nacionales | alberto-fernandez | CEA |

Fernández anunció que la “economía popular llegó para quedarse”

Participó de una reunión con la Iglesia y movimientos sociales, a los que les aseguró que serán parte de su gobierno

El presidente electo, Alberto Fernández, visitó ayer la sede de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), donde mantuvo un encuentro con integrantes de la Pastoral Social y referentes de los movimientos sociales, sectores con los que busca trabajar en su gobierno.

"La economía popular llegó para quedarse", enfatizó el mandatario electo ante la Iglesia y los dirigentes de distintas agrupaciones, a quienes les anticipó que serán parte de su gobierno.

Fernández fue recibido en la sede de la CEA por Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora y titular de la Comisión Episcopal de la Pastoral Social, con quien dialogó sobre cómo será su programa de "lucha contra el hambre".

"Vine a escucharlos, como un compañero más, preocupado por lo que nos está pasando", dijo Alberto Fernández tras la reunión.

Y agregó: "Lo que viene es el gobierno de todos ustedes, no de Alberto y de Cristina, vamos a resolver las cosas juntos".

También participaron dirigentes sociales como Emilio Pérsico (Movimiento Evita), Esteban Castro y Gildo Onorato (Ctep), Juan Carlos Alderete, Fredy Mariño y Luciano Álvarez (Corriente Clasista y Combativa), Daniel Menéndez, Néstor Moccia y José Oscari (Barrios de Pie). También asistieron Dina Sánchez (Frente Darío Santillán), Juan Grabois (Movimiento Trabajadores Excluidos), Rafael Klejser (Movimiento Popular La Dignidad) y Natalia Zaracho (Movimiento de Trabajadores Excluidos).

El presidente electo estuvo acompañado por los dirigentes Gustavo Béliz y Daniel Arroyo, quien suena como posible ministro de Desarrollo Social en el próximo gobierno.

El referente del Frente de Todos pidió "no tener miedo del debate que hay que dar" y destacó que "la gente necesita un horizonte de progreso".

Cada dos meses monseñor Jorge Lugones, obispo de Lomas de Zamora y titular de la Comisión de la Pastoral Social, abre las puertas de la sede en Retiro a los movimientos sociales. En el marco de la Emergencia Alimentaria, la Iglesia ofrece allí, como a los curas villeros en San Cayetano, un espacio de debate y contención.

“Por más éxito que tenga la gestión, si se crece un 5% anual, no se generarán más de 150.000 puestos de trabajo por año o un poco más”, se oyó a alguien con sinceridad. Para incluir a los excluidos, el plan es institucionalizar a comedores, merenderos, instituciones, trabajadores de los polos textiles, recicladores, productores de alimentos y también el desarrollo de empleo del cuidado.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas