Deportes | Andrés Nocioni | NBA | liga

Nocioni: "Por suerte, no he tenido la necesidad de jugar o volver a las canchas"

Se cumplieron cuatro años del retiro de un prócer del baloncesto argentino y de uno de los atletas más completos que ha dado la Argentina. En diálogo con El Deportivo, nos cuenta de su presente y de su rol de comentarista

El 3 de abril de 2017 Andrés Nocioni se despedía del básquet profesional jugando para el Real Madrid, en una carrera que tuvo de todo. Siempre puntos altos y juegos para toda la historia.

#ElDeportivo con Andrés "Chapu" Nocioni

El corazón de la Generación Dorada. Actitud, garra, entrega, pero sobre todo un jugador completísimo. Si tenía que fajarse, tirar de tres o defender hasta el último suspiro, Nocioni lo hacía.

A cuatro años del retiro, nos dimos el gusto de hablar nuevamente con él, un indispensable en la historia del deporte argentino todo, sumado a una sencillez y trato franco dignos de admirar.

La charla comienza con su actualidad y sus actividades.

“El presente lo veo bien, tranquilo, sin problemas. Fue una buena decisión porque, por suerte, no he tenido la necesidad de jugar o volver a las canchas. Estoy muy contento con la decisión y disfrutando de la nueva época como jugador retirado”, precisa.

-Entre las nuevas pasiones está la pesca con mosca, ¿cómo te apasionaste con eso?

-Es un hobby, tengo otras cosas que hacer y otras ocupaciones en las que estoy presente. Ahora estoy volviendo al básquet con ESPN en los comentarios de la NBA. Uno siempre trata de hacer cosas que a uno le gustan y dentro de esas está la pesca con mosca porque me apasiona, pero no tanto como parece, aunque la gente piense que lo haga mucho. Es de vez en cuando, como hobby, algo recreativo, la verdad es que me gusta.

-Como comentarista y al margen de que sos una persona de básquet de toda la vida, ¿con qué te nutrís para formarte?

-Es más que nada seguir la Liga, mantener contacto continuamente viendo partidos, ya sea NBA, Europa o la Liga Nacional. Es tratar más que nada de mantenerse uno informado con lo que pasa en el mundo del básquet y tratar de estar en contacto con diferentes ámbitos del deporte porque eso ayuda y se puede detallar los diferentes niveles o sistemas de juego que hay en el mundo, no sólo para saberlo, sino también para ir poniéndose al día, aprender nuevas maneras de jugar, nuevos conceptos. Eso es lo que mantiene uno después del retiro y ahora como analista es lo que hay que hacer día a día.

-Fuiste compañero en Real Madrid de Luka Doncic (jugador esloveno de Dallas Mavericks, una de las estrellas jóvenes de la NBA) y lo conocés bien: ¿qué lo hace ser tan bueno?

-Luka ya se veía lo que podía hacer en la NBA, no sé si con el impacto que tuvo tan pronto. Yo pensé que iba a ser un jugador estrella en la NBA, pero nunca tan rápido o tan contundente. Es un jugador privilegiado, de esos que no salen mucho, que aparecen cada tanto, es uno de los talentos más jóvenes y significantes de los últimos años. Todo está dado para ser una superestrella de la NBA, depende de él, de sus condiciones y lo que suceda alrededor de sí mismo para que pueda ser un jugador histórico o ser uno más en una Liga tan competitiva. Hasta ahora está sorprendiendo, pero hay que mantenerse en el tiempo.

-Pregunta obligada: ¿cómo ves este presente tan bueno de Campazzo en Denver Nuggets?

-Lo veo bien, es normal todo lo que le está pasando por el cambio de equipo, de país; lo noto que todavía le falta tiempo de adaptación, eso es totalmente lógico. Creo que está como tiene que estar, que es tratar de jugar, dar todo lo mejor al equipo con sus diferentes armas para que el entrenador pueda darle la confianza que se merece, pero pienso que está en una adaptación, que es lógico, y podrá jugar mucho mejor cuando conozca lo que es la Liga, lo que son los equipos, y eso hará que vaya jugando mejor poco a poco.

-¿Tenés un equipo preferido para ver en la NBA?

-No tengo un equipo definido que me guste ver o no ver. Trato de verlos a todos y cada uno tiene su forma de juego; lo que pasa es que a la Liga hay que entenderla, si la vamos a buscar con el concepto que estamos acostumbrados a ver lo que es el básquet argentino o europeo, obviamente que la NBA difiere mucho de ese estilo, entonces peca más de individualismo y talento individual que colectivo, pero eso es algo lógico en una liga en la que hay jugadores de una capacidad de anotación y juego muy grandes. No hay un equipo preferido, sino trato de ver lo positivo y negativo del juego, esa es la realidad.

-Remontándonos a tus principios, con más de dos décadas que han pasado, ¿cómo te acordás de los tiempos de Independiente de Pico?

-Fueron lindas épocas, la Liga era de alto nivel, muy competitiva, estábamos todos casi a un paso de irnos a Europa, entonces muchos jugadores se fueron jóvenes y dejaron una marca muy interesante. Ese equipo fue muy divertido en un año que no nos fuera tan bien en lo organizativo del club, pero sí muy bien en lo deportivo, porque supimos adaptarnos a las circunstancias y acomodarnos para poder llevar a cabo una temporada que era un poco rara porque no nos había ido tan bien y después llegamos a las finales. Para mí la Liga fue una catapulta en mi carrera y le deseo lo mejor.

Lo que se lee ahora