Provinciales |

“Argentina no tiene que discutir entre dos modelos, debe tener uno”

El titular de la UIC, Miguel Acevedo, dejó algunas dudas sobre la participación de esa entidad en un acuerdo multisectorial pero habló de consensuar algunos puntos clave

Los industriales cordobeses y sus pares de la Unión Industrial Argentina coincidieron en algo ayer: la crisis que arrastra al sector es de las más prolongadas de la historia nacional, es transversal a todos los sectores y a todas las regiones. A partir de ese diagnóstico, no era difícil encontrar conversaciones en las que se presentaran quejas por la falta de financiamiento, la caída de la demanda, la inflación y las recurrentes devaluaciones y su impacto en los insumos. Era el mal de muchos ayer en el 12° Coloquio que organizó la Unión Industrial de Córdoba en el hotel Sheraton de la capital provincial, un clásico del mapa de eventos empresarios del país.

Muchos recordarán esta edición del congreso como la más nutrida de todas, con gente que debió seguir a los panelistas de pie en el fondo del salón Lugones. Ayer, ese amplio espacio quedó chico. Y más cuando en las primeras horas de la tarde llegó finalmente el presidente Mauricio Macri -antes había estado sobre el estrado otro de los candidatos al sillón de Rivadavia: Roberto Lavagna-, la figura central que casi todos esperaban y querían escuchar. Casi todos porque hubo algunos que prefirieron retirarse cuando llegó ese momento. Y su ausencia fue notoria en la mesa principal porque se trataba de figuras de relevancia en la dirigencia empresaria como Miguel Acevedo, presidente de la UIA, que hace algunas semanas estuvo reunido con Alberto Fernández en Tucumán, y Roberto Urquía, de la Aceitera General Deheza, que fue el primer empresario de relevancia nacional que recibió al candidato del Frente de Todos en su empresa, en la localidad ubicada sobre la ruta 158. Macri lo hizo notar cuando subió a hablar en medio de los aplausos que le marcaron una cálida bienvenida y lo arroparon justo en el momento más complejo de su gestión.

Poco después, Mario Riorda, el destacado analista y experto en comunicación política y comunicación de crisis, iba a explicar esa recepción. “Tal vez incomode, pero estadísticamente en este salón, la mayoría votó amarillo”, dijo al tiempo que en pantalla gigante se veía el ya famoso mapa argentino con los resultados del 11 de agosto, en el que sólo Córdoba quedó pintada de ese color. Y luego arremetió Riorda: “Durante el gobierno de Macri a los que más tienen les fue muy bien, mientras que a los que menos tienen les fue muy mal, y muchos del primer grupo están aquí en estas mesas”, dijo y mostró un gráfico estratificado por deciles que respaldaban sus dichos. “Eso es inviable desde lo político y desde lo social”, dijo Riorda, que también cosechó aplausos industriales.

Lo cierto es que ya desde el panel de presentación del Coloquio, Miguel Avecedo y el presidente de la UIC, Marcelo Uribarren, marcaron el diagnóstico de la industria y plantearon meses difíciles por delante. “El villano es el déficit fiscal y nadie lo enfrenta”, disparó el anfitrión a primera hora de la mañana, marcándole un norte al Gobierno y a la clase política. Y agregó: “La situación es muy difícil, y todos sabemos que seguirá así en los próximos meses”, vaticinó Uribarren y pidió “cambiar la lucha política por el abrazo social”. 

Por su parte, Acevedo indicó que “el país y la economía atraviesan un momento signado por las dificultades, y muy en particular la industria pyme por la caída de actividad, la falta de crédito, con altos impuestos y una demanda en baja”, enumeró, mientras en la mesa central lo escuchaba el gobernador Juan Schiaretti, quien lo iba a suceder en el uso de la palabra. “Necesitamos un país con más y mejor industria, que nos permitirá integrar territorio, generar empleo en cantidad y de calidad”, afirmó Acevedo. El dirigente empresario también reclamó “un proyecto nacional que nos permita anticipar problemas como los que tenemos. Siempre corremos atrás de los problemas. Necesitamos consensos para el desarrollo. Dejar atrás vaivenes económicos”.

Y agregó: “Argentina no tiene que discutir entre dos modelos sino que debe acordar un modelo de país. Que se integre al mundo pero que defienda su lugar”, sugirió. Luego les habló a los empresarios: “Sé lo difícil que es seguir adelante en este contexto, pero el país actual y el que viene va a necesitar de más y mejores empresas industriales para tender el puente hacia el desarrollo”, finalizó en alusión al título del Coloquio: Industria, un puente hacia el desarrollo. Ahora, la próxima cita será el 24 de este mes en el Cecis, en donde se organizará el post coloquio de la UIC.



Gonzalo Dal Bianco.  Enviado Especial