Nacionales | aulas | sindicato | clases

Docentes porteños amenazan con no volver a las aulas en febrero

Después del anuncio hecho por las autoridades de la Capital Federal, dirigentes de la UTE-Ctera indicaron que no se presentarán a trabajar porque la situación del coronavirus "está descontrolada".

Tras el anuncio sobre la vuelta a clases presenciales por parte del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, los dirigentes de la UTE-Ctera adelantaron ayer que no irán a trabajar el 17 de febrero, día del inicio del ciclo lectivo.

Angélica Graciano, secretaria general de UTE, el principal sindicato docente de la capital, sostuvo: “Si quieren empezar las clases el 17 de febrero, vamos a hacer retención de servicios. No vamos a concurrir al lugar de trabajo”.

En declaraciones a El Destape Radio que fueron reproducidas por Infobae, la dirigente gremial planteó que en diciembre del año pasado se podía vislumbrar un panorama más alentador respecto al regreso a las aulas, pero que el rebrote de casos no permite la apertura educativa.

“En el mes de diciembre la situación sanitaria estaba más o menos controlada, pero ahora está muy descontrolada. Mantener una fecha a como dé lugar denota que no tienen un interés en la educación pública”, advirtió.

El anuncio de UTE se suma a la amenaza de paro que Ademys lanzó el jueves después del anuncio del jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta.

“¿Cuál es el motivo para que las autoridades insistan en esto cuando hay un rebrote y no han puesto un solo peso para reacondicionar las aulas?”, se preguntó Jorge Adaro, secretario adjunto de Ademys en declaraciones a radio Continental.

En ese sentido, Adaro apuntó a la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, por proponer lo que consideró "burbujas de hacinamiento" en las aulas.

"Yo las llamo así porque, en un aula con 30 chicos, ¿cuál es la posibilidad de mantener el distanciamiento? Ninguna. Y cuando uno se lo plantea, ellos dicen: ‘Que cada escuela lo resuelva’", planteó el gremialista.

Adaro se preguntó "cuál es el motivo para que los gobiernos insistan en la presencialidad, sin haber destinado un solo peso al acondicionamiento de las aulas"

En la ciudad de Buenos Aires hay 17 sindicatos docentes. Hasta el momento, UTE y Ademys son los únicos gremios que rechazan el regreso a las aulas. El resto de las organizaciones, si bien muestran reparos, no se pronunciaron en contra de la apertura.