Deportes | campeonatos | expectativa | promesa

La historia de superación detrás de una final de rugby juvenil

Franco Filippi fue árbitro asistente en las finales entre Jockey y San Martín del último fin de semana. Apenas finalizaron los compromisos deportivos y en medio de los festejos sacó los apuntes y se puso a estudiar. Top

La historia distintiva en medio de los festejos. Color, alegrías, humo, aplausos, pirotecnia y todo lo que tiene una final deportiva. Claro, esta no era una más, independientemente de que eran juveniles, el contexto de clásico llenó de expactativas los dos partidos.

Hípicos y tricolores jugaron la final de las divisiones M16 y M17, en ambas categorías se coronó campeón Jockey Club, en 16 venció a San Martín 21 a 8 y en 17 el verde ganó con un contundente 47 a 0. Una vez que los encuentros terminaron y los festejos del local se extendieron llamó la atención cómo el árbitro asistente de uno de los cotejos esperaba que lo pasaran a buscar por el predio hípico.

Con su bolso de Palermo Bajo (club donde jugó) y chomba distintiva del referato de la Unión Cordobesa de Rugby, Franco Filippi sacó sus apuntes sobre una de las mesas de cemento y mientras los juveniles bailaban alrededor de un parlante y el tercer tiempo se extendía, el árbitro leía sin ningún problema.

Puntal Villa María dialogó con Franco (22), que señaló: “Estoy estudiando abogacía en la Universidad Nacional de Córdoba, rindo procesal penal dentro de muy poco y no puedo perder tiempo de leer en los momentos libres”.

Filippi es árbitro hace tres años y cursa el tercer año de la carrera de derecho, “aunque tengo algunas colgadas de segundo”, dijo entre risas.

Franco cuenta: “Como tenía encuentro de rugby femenino el domingo en Río Cuarto y mi viejo venía a Villa María, lo más cómodo que me quedaba era esperar en las instalaciones de Jockey Club y ahí aproveché a estudiar. Mi papá me dijo que iba a tardar en pasar a buscarme así que mientras los chicos festejan, yo repaso procesal”.

-¿Quedan energías para estudiar después de arbitrar una final?

-En alguna oportunidad también lo hice. Pero por lo general termino de arbitrar y me vuelvo a Córdoba. No es algo que lo haga siempre. Ni es lo más cómodo con el festejo de los campeonatos de Jockey Club, pero es una manera de optimizar el tiempo.

-¿Qué anhelás en la carrera de árbitro que recién comienza y en la universitaria?

-Siempre la expectativa que tenemos todos es llegar lo más lejos posible. Con buen entrenamiento se terminan dando los partidos. Respecto a la carrera universitaria, sin duda terminarla y después veré a dónde apunto (risas).

Con buena vibra y muy positivo Franco es una promesa del referato cordobés, dirige en las divisiones juveniles, rugby femenino y reservas de las categorías de ascenso.