Deportes | Carballo | juegos | marca

Ignacio Carballo se prepara para retomar su sueño olímpico

El lanzador radicado en Río Cuarto volverá a competir de manera oficial en los próximos días

Cuando la pandemia interrumpió el andar del mundo, muchos deportistas estaban buscando obtener un boleto para los Juegos Olímpicos de Tokio, cita que se pospuso para el año venidero. Uno de ellos era el lanzador de bala Ignacio Carballo (oriundo de Villa General Belgrano, pero radicado en Río Cuarto). El atleta retomará en los próximos días la actividad. La agenda incluye un Gran Prix en Brasil.

En diálogo con El Deportivo, dejó sus sensaciones de cara al regreso.

-¿Cuál es el camino hacia a los Juegos Olímpicos?

-Ahora estamos buscando clasificar a través del sistema de puntos, que es la posibilidad más accesible que tenemos. Para eso debemos sumar buenas actuaciones en torneos importantes, hasta un mes antes de los Juegos. Antes de la cuarentena estaba adentro de los 100, entre el 70 y el 80. Este fin de semana hay un torneo acá en Río Cuarto que me va a servir para ponerme a prueba para ver cómo estoy. Después, un fin de semana de descanso y el otro tengo una nueva presentación. Voy a competir por primera vez en un Gran Prix en Brasil. Es un certamen muy importante, de muy buen nivel. Me enteré hace tres días de que estaba clasificado, es un certamen para aprovecharlo. Cerca del 20 de diciembre tenemos el Nacional. Por ahora, en el futuro están esos tres certámenes.

-Más allá de lo competitivo, tuvo la posibilidad de meterse de lleno en la carrera de profesor de Educación Física en la Universidad…

-Aprovechamos la cuarentena, ya que teníamos tiempo. En principio este año iba a ser complicado porque necesitábamos clasificar a los Juegos. En ese sentido, la cuarentena nos dio un margen. La verdad que entrenamos mucho este año. Yo me siento en mi mejor momento. Estamos súper competitivos, con muy buenas marcas.

-¿Cuál es la marca que se necesitaría para cumplir el sueño de los Juegos?

-Hoy, mi mejor marca es 18,85 metros. En los entrenamientos estoy lanzando por encima de los 19 metros. Lo que hace falta es hacer esa marca en un torneo oficial. La idea es sacarme las ganas en Brasil y poder lanzar bien.

-¿Cuáles son las diferencias con los competidores del resto del mundo en el actual contexto?

-En Europa los atletas dejaron de competir muy poco tiempo. Mantuvieron más el ritmo. Acá todavía no hemos empezado a competir, estamos ante una gran desventaja en cuanto al tiempo de competencia. Ellos ya están sumando puntos y están compitiendo. Eso influye en el ranking, porque va ir variando a medida que nosotros empecemos a lanzar de manera oficial. El pase a los Juegos se va a definir cuando falten uno o dos meses.

-¿Cómo se solventa la carrera de un atleta?

-La verdad que es una situación complicada, porque la mayoría de las cosas que necesitamos para entrenar y competir son en dólares. Para los torneos de este año yo tengo todo cubierto. La Confederación me ha dado una mano y desde la organización del certamen brasileño me brindan el alojamiento, los pasajes y la comida, por lo que me tengo que preocupar sólo por competir. Además, yo tengo mis sponsors que me apoyan, a los que les estoy muy agradecido.