Arquitectura | casa | espacios | vivienda

Una casa funcional y versátil, con mucha vida

El proyecto se pensó inicialmente para un matrimonio y cuatro hijos varones, pero durante la ejecución surgieron cambios: llegaron dos hermosas mellizas. ¿Cómo se resolvió la propuesta original sin alterar la idea de partida?

Si hay una palabra que se repite mucho por estos días es “reinventarse”. Y reinventarse implica valerse de los elementos que tenemos ante un imprevisto para poder seguir el camino planteado sin alterar el rumbo.

La arquitecta Milagros Carranza vivió una sensación similar en el campo profesional hace poco más de un año, cuando el proyecto de una vivienda familiar desarrollado para un matrimonio y sus cuatro hijos varones estaba en plena ejecución. Los comitentes anunciaron la pronta llegada de dos mellizas y ese regalo de la vida sin dudas iba a impactar en la casa que las vería nacer.

Carranza.JPG

“En un primer momento, fue una sensación de negación. Pero después empecé a buscarle la forma y me amigué con la idea y, por tratarse de una casa con espacios grandes, que nos permitía ampliarnos o movernos, finalmente no resultó tan complicado”, señala la arquitecta a Puntal ADC.

Por ello, no fue “borrón y cuenta nueva”. El concepto inicial sobre el cual sentó sus bases la idea de partido permitió replantear la utilización de los espacios sin alterar la estética y funcionalidad del conjunto.

image.png

“Desde el principio se pensó una casa para una familia grande, donde el eje es la funcionalidad y lo práctico por la cantidad de gente que iba a vivir y por cómo iban a ir mutando las situaciones de vida en la medida en que crezcan los chicos y cambien las necesidades”, explica Milagros.

image.png

Así, el plan de que en el futuro la habitación en suite con vestidor se mudara a planta baja debió adelantarse al día cero y en la planta alta se distribuyeron los dormitorios de los seis niños, con dos baños estratégicamente distribuidos.

Se pensó una planta flexible de manera tal que los espacios se puedan ir transformando con el tiempo. Se trabajaron espacios amplios y generamos división de ambientes. Se pensó una planta flexible de manera tal que los espacios se puedan ir transformando con el tiempo. Se trabajaron espacios amplios y generamos división de ambientes.

“Se pensó una planta flexible de manera tal que los espacios se puedan ir transformando con el tiempo. Se trabajaron espacios amplios y generamos división de ambientes, tal es el caso de un quincho totalmente separado para que en el futuro los integrantes de la familia tengan reuniones por separado, ello no interfiera al resto de la casa. Asimismo, se integra por la galería como nexo conector o a través de un par de puertas”, comenta la arquitecta.

Carranza 5.JPG

Los tiempos de pandemia llevaron a otra reinvención. El amplio garaje diseñado para albergar vehículos de mediano a gran tamaño se convirtió en gimnasio, debido a que el propietario es un reconocido deportista local y a que las medidas de restricción sanitaria condicionaban su rutina de ejercicios en gimnasios especializados.

Carranza 3.JPG

Una pérgola que se mimetiza con el diseño general de la obra pasó a dar resguardo a los vehículos en el exterior para poder aprovechar las cocheras como espacio de entrenamiento.

Carranza 4.JPG

Moderna y minimalista

La vivienda fue diseñada con un estilo moderno y minimalista. La adopción de materiales que demandan bajo mantenimiento, como el hierro y revoques, aportan simplicidad al diseño, que se complementa con paños vidriados en orientaciones en las que la exposición climática lo amerita.

Carranza 10.JPG

Una imponente puerta minimalista fabricada a medida en chapa es el corolario de los volúmenes que componen la fachada principal, mientras que los parasoles de doble altura pintados color óxido protegen el paño vidriado más alto que tiene la casa de los embates del sol.

Carranza 14.JPG

En el ingreso, una recepción nos guía hacia la escalera o hacia el gran estar-comedor central, que, a través de una puerta corrediza de estilo industrial, se vincula directamente con la cocina. Las aberturas son de PVC y en sectores de transición, como la galería, se recurrió al hormigón visto para reforzar la idea de rusticidad.

Carranza 11.JPG

El quincho que se continúa en el exterior con la pileta se postula como otro de los ambientes de mayor protagonismo en esta vivienda de 430 metros cuadrados, tanto por su espacialidad como las actividades familiares que alberga, siendo de gran uso para los chicos, que tienen entre 8 meses y 10 años. El patio constituye el lugar de esparcimiento por excelencia para los pequeños y luce un jardín diseñado por sus padres; ambos, especialistas en la materia.

Carranza 13.JPG

“En este caso pude aportar mucho en lo que es el diseño de interiores, siempre hablándolo con el comitente. Diseñamos muchos muebles a medida del espacio; por ejemplo, en el quincho tenemos un mueble de pared con cajones para el guardado de juguetes y una barra muy amplia para que pueda funcionar totalmente separado del resto de la casa”, precisa Carranza.

Carranza 1.JPG

En el sector de descanso se recurrió al uso de la combinación del color gris con la madera, incluso los pisos son de porcelanato símil madera. Sin dudas, la perla es la habitación de las mellizas, en donde los detalles color rosa y blanco, combinados con la madera, brindan una calidez especial.

Carranza M.jpg

“En general, utilizamos colores neutros y clásicos para lo que son los componentes fijos, tales como pisos, revestimientos o la fachada misma, y los ‘toques’ de dinamismo prefiero que se den con objetos reemplazables, por si pasan de moda o desean renovarse”, resume.

Javier Borghi