Nacionales | CGT | carlos | Gobierno

La "mesa chica" de la CGT se reunió para calmar la interna

Es por las diferencias de uno de los secretarios generales, Carlos Acuña, con otros sectores por el fuerte alineamiento con el Gobierno

En medio de un fuerte hermetismo, la "mesa chica" de la CGT se reunió ayer para intentar calmar la interna tras el fallido acto del 17 de Octubre y las diferencias que viene exhibiendo uno de los secretarios generales, Carlos Acuña, con otros sectores de la conducción por el fuerte alineamiento con el Gobierno.

El encuentro se desarrolló por la tarde en la sede del sindicato de UPCN en el centro porteño y se extendió por más de tres horas y media, supo NA.

Durante la reunión se analizó la situación de crisis que vive el país y se habló de la carta que difundió el día anterior la vicepresidenta Cristina Kirchner, con quien varios dirigentes de la conducción no tienen una buena relación.

Una de las principales preocupaciones que exhibieron los gremialistas en el encuentro fue la de que el Gobierno logre evitar una devaluación del peso, debido al impacto que eso provocaría en los sectores de clase baja y media.

Pases de factura por el acto del 17

También se aplacaron los pases de facturas que se dispararon tras el acto del 17 de Octubre, que la CGT había comenzado a organizar por su cuenta pero que finalmente el PJ le terminó copando la logística del evento.

Asimismo, se resolvió convocar a una reunión de Consejo Directivo en la sede de Azopardo para la semana próxima, a fin de que participen la totalidad de los dirigentes de la conducción y evitar que las diferencias internas continúen escalando.

Uno de los peligros que transita la CGT es que el gastronómico Luis Barrionuevo, y su hombre en la conducción, Carlos Acuña, rompan con el resto de la central y reediten la CGT Azul y Blanca junto a otros gremios aliados.

En ese marco, la actual conducción de la CGT quiere evitar rupturas antes del proceso de renovación de autoridades que se pospuso para mediados del año próximo a raíz del coronavirus, momento en el cual el camionero Pablo Moyano podría intentar desafiarlos e ir por la jefatura de la entidad.

En tanto, referentes de la CGT y de otros sectores de la central que actualmente no están dentro de la conducción colocaron ayer un busto de Néstor Kirchner en el edificio de la calle Azopardo, en homenaje al expresidente al cumplirse diez años de su muerte.

La escultura fue donada por la Regional Zona Norte-Oeste de la CGT, comandada por el diputado y titular del sindicato de Curtidores, Walter Correa, quien hace años tomó distancia de la cúpula cegetista y forma parte del Frente Sindical, un grupo de gremios alineado con el kirchnerismo.

Del acto participó también otro referente del Frente Sindical, el bancario Sergio Palazzo, a quien la Regional Zona Norte-Oeste impulsa como próximo secretario general de la CGT de cara a las elecciones para el año próximo.