Deportes | chicos | Alumni | Volver

"Los pibes nos pedían volver a jugar"

Ariel Palacios insistió: "A partir de hoy nos vamos a cuidar juntos. Los invitamos a practicar, no a dejar de cuidarnos. Es para todos igual"

Mientras Alberto Tadey abre los grifos, los profesores desinfectan, otros reciben a los pibes del segundo grupo y Ariel Palacios despide a los del primero, el mensaje en la Filial de River Plate es claro: “Los pibes nos pedían volver. Es la forma de regresar de a poco al fútbol. Hoy tenemos 25 pibes por turno y poner 25 pelotas, arcos, redes, conos, señalizadores, más lo que exige el cuidado sanitario, nos obligará a aprender día tras día”.

Resaltó: “Los profesores tendrán que ingeniárselas hasta que pueda volver el fútbol para que todos los chicos estén felices y motivados. Esperamos que no haya un paso atrás, porque la situación es difícil. Dimos el primer paso”.

Palacios consideró: “No los podés meter en un cuadrado a los pibes a hacer siempre lo mismo. Y los cambios de actividades, dentro de los dos protocolos, son un jugársela diario para que los chicos puedan estar en movimiento”.

Destacó: “Seremos muy exigentes y rigurosos. Es para todos igual. Queremos cuidar a los chicos, no invitarlos a dejar de cuidarse. Nos vamos a cuidar juntos”.

Indicó: “No queremos dejar a nadie afuera, pero todos deben cumplir el protocolo. Nadie va a ingresar sin la declaración jurada, que es la única forma de cuidarnos desde la casa al entrenamiento”.

Remarcó: “No cobramos una cuota de 800 pesos, por las dudas que alguien no pueda asistir a alguna práctica por razones de salud o por tener a alguien enfermo. El que puede entrenar paga 100 pesos y cumple el protocolo”.

Con respecto a los padres, dijo: “Todos colaboraron con la venta de locros, empanadas, pastas. Si quieren esperar, los entiendo. La mayoría quería volver”.

Recalcó: “La pasión es la misma que en un club, pero el proyecto que nos fijamos con Molina, Daniele y los profesores va rumbo a 3 años en los que hubo mucho trabajo por los chicos”.

Apuntó: “Soy feliz con este proyecto. Es nuestro esfuerzo diario lo que llevó a hacer cada paso. Los padres ayudaron muchísimo, Rodrigo Daniele y los sponsors son los que hicieron posible alquilar este predio. Generar este predio de la nada no fue simple. Viajar a Córdoba con los chicos, tampoco. Es un orgullo grande lo realizado. Fue un golpe ver que se caía todo ese esfuerzo por la pandemia”.

El amor después del amor

Palacios explicó: “Siempre dije que conmigo los chicos juegan todos, no sólo los que juegan bien. En la Filial de River Plate se buscó la vuelta. El casero Alberto Tadey nos mantiene el predio de diez”.

Señaló: “Alquilamos por 8 años ese predio. Limpiamos para hacer todas las canchas y remodelamos el salón. Ya compramos las 110 nuevas camisetas de River Plate para la próxima temporada”.

Resaltó: “Alumni fue mi casa y nunca dejaré de sentir el amor que siento por mi club. Este es un proyecto nuevo, al que le estoy poniendo con los profesores el mayor esfuerzo y dedicación, porque es un gran proyecto y con futuro”.

Recordó: “Es lo que siempre hice. Desde el año 2003 aprendí con Héctor ‘Pelusa’ Machado que este trabajo es vocacional y hay que ponerle el cuerpo siempre”.

Precisó: “Con Machado pasamos por todas en Alumni. Desde la Escuelita, el baby, las inferiores, la reserva, Alumnito y el Federal”.

Insistió: “Nunca dije que no. El ‘Pali’ iba a donde me dijeran. Al baby hubo que gestarlo y volver a empezar. A la Escuelita la hicimos con ‘Pelusa’. A las inferiores campeonas de 48 títulos las formamos nosotros. A la Copa Villa María la trajimos por insistirle tanto a Aloi y Pautasso para que le dieran a Alumni una subsede”.

Indicó: “Si no había comisión y empezaba un nuevo año, había que citar a los jugadores y empezar a trabajar y organizar”.

Remarcó: “No me quejo porque Alumni no me tuvo en cuenta ahora. Me parece que la forma que eligieron los dirigentes no estuvo bien, pero no los critico. Al contrario, ojalá que puedan organizarse cada vez mejor, porque siempre voy a ser hincha de Alumni y nunca voy a desearle el mal. Me siento orgulloso de lo que hice por Alumni y lo hice de corazón. Hoy les toca a otros y quizás fue el fin de un ciclo que fue hermoso, amo a los chicos que dirigí y pasé por todas las divisiones, incluso el plantel superior en el Argentino A y en el Argentino B. Fue un placer trabajar en Alumni con Machado”.