Río Cuarto | combustible | autos-no-oficiales |

Polémica por el uso de combustible del Municipio en autos no oficiales

La tribuno de cuentas de Respeto, Julia Pereyra, sostuvo que está prohibido. De Rivas, secretario de Gobierno Abierto, dice que hay controles, que así agilizan la gestión y que es una conducta legal.

El uso del combustible oficial quedó en el ojo de la tormenta desde que Respeto denunció públicamente que, durante 2016, se utilizó para cargar vehículos particulares, aun cuando las ordenanzas vigentes no lo permiten. Esa situación fue expuesta por la tribuno de cuentas Julia Pereyra. Por su parte, el Municipio salió a responder las críticas y, en este sentido, el secretario de Gobierno Abierto, Guillermo De Rivas, aseguró que la normativa no prohíbe el uso de naftas en automóviles no oficiales. Además, indicó que es una práctica común en el Estado local, al menos desde el año 2001. 

Respeto invoca la ordenanza 337 del año 2009, que regula el uso de vehículos oficiales y define los mecanismos administrativos de control para garantizar la transparencia del sistema. Para la tribuno de cuentas Julia Pereyra, la norma sólo habilita la posibilidad de utilizar el combustible que paga la Municipalidad en vehículos oficiales. 

Con el ojo puesto en la letra de la ordenanza, decidieron dar a conocer  que varias dependencias municipales cometieron irregularidades al utilizar nafta -pagada por el Gobierno local- en automóviles particulares. 



“Incumplimiento”



“Después de analizar los fondos fijos, detectamos un incumplimiento de la ordenanza que determina que la carga de combustibles se debe hacer únicamente en autos oficiales”, señaló Pereyra. 

“Detectamos que hay autos particulares que estuvieron cargando combustible, con lo cual se está vulnerando la ordenanza”, agregó la funcionaria. 

A raíz de esa inquietud, la tribuno de cuentas comentó que mantuvieron una reunión con funcionarios de la Secretaría de Gobierno Abierto y Modernización, y con el área de Tecnología de la Información, que son los encargados de llevar el control del uso de combustible. 

“Modernización y tecnología son las áreas que están a cargo de la supervisión del sistema, y por eso nos reunimos con ellos. Buscamos algunas explicaciones para que nosotros podamos mejorar ese control”, explicó la funcionaria. 

“Ellos explicaron por qué se operó de esta forma, pero de todos modos se está incumpliendo la ordenanza. Por eso, estamos terminando de conformar una propuesta para encontrar una vía legal a esa situación”, apuntó Pereyra. 

Consultada por las áreas donde habían detectado el uso de combustible de la Municipalidad en autos particulares, señaló que se registró “sobre todo en el Instituto Municipal de la Vivienda, donde encontramos algunas irregularidades, y ante eso citamos a los funcionarios para que nos expliquen cómo funciona el sistema”. 



Alternativa



A partir de esa instancia, ahora están terminando de elaborar una propuesta para mejorar el esquema del control admininistrativo sobre la carga de combustibles. 

“Sabemos que se está utilizando un sistema para que, efectivamente, se pueda cargar combustible en autos particulares”, apuntó Pereyra en tal sentido. 

Asimismo, señaló que la explicación que les ofrecieron los funcionarios municipales es que el esquema de vehículos particulares “permite tener mayor operatividad en ciertas áreas, sobre todo porque hay pocos autos oficiales, y por eso se utilizan autos particulares en el día a día”. 



“No son autos particulares”



Por su parte, el secretario de Gobierno Abierto y Modernización, Guillermo De Rivas, sostuvo que el esquema de uso de combustible funciona de la misma manera hace al menos 17 años, y que no constituye ninguna irregularidad.  

“En realidad, no son autos particulares sino de personal contratado, como por ejemplo los notificadores de la Secretaría de Economía, o los inspectores afectados al control de obras del Instituto Municipal de la Vivienda. Todos ellos cumplen funciones específicas y particulares dentro de cada área”, señaló De Rivas. 

En el mismo sentido, aseguró que los vales de combustible no se entregan a personas particulares, sino que los destinatarios son personas designadas en cada dependencia, bajo autorización de los secretarios. 

El funcionario explicó que desde el 2001 a la fecha se viene utilizando el mismo sistema, lo que ha permitido agilizar la gestión de cada área. 

El funcionario precisó que, a raíz del planteo que hizo Respeto, presentaron un informe detallado sobre quiénes reciben los vales de nafta, y para qué se otorgan. “Son personas afectadas a funciones oficiales, que utilizan su vehículo particular y bajo autorización del secretario respectivo”, apuntó. 

En otro orden de cosas, De Rivas explicó que la ordenanza 337 del 2009 regula sólo los vehículos oficiales, pero no se refiere a los particulares. 



“Agilizar”



“La ordenanza no contempla estas situaciones, y el Municipio requiere este tipo de prácticas, por una necesidad funcional. Por eso, el hecho de usar combustible en coches particulares no está prohibido y sigue funcionando así. No obstante, hemos mejorado el control, con notas firmadas en cada área y una merma en el consumo de combustible”, aseguró De Rivas. 

“El vale de nafta se otorga para una función específica, para una tarea que es controlada, pero estamos abiertos a implementar cualquier mecanismo que mejore los controles. La cantidad de litros que se utilizan están debidamente registrados por un sistema informático”, afirmó el funcionario municipal. 

Finalmente, De Rivas defendió el esquema vigente porque, “de otra manera, muchas funciones no se podrían cumplir por falta de recursos”.