Regionales | Córdoba | investigación | Vaudagna

El menor involucrado en el crimen del cura fue trasladado a Córdoba

Está alojado en el Complejo Esperanza, por directivas del juez Penal Juvenil. Por tener 14 años, es inimputable. Revisan cámaras de seguridad y realizan otras tareas de campo

La investigación del homicidio del padre Jorge Vaudagna en Vicuña Mackenna no está finalizada, ya que ayer se continuó tomando testimonios y se llevaron a cabo otras tareas con el fin de lograr nuevas pruebas, mientras que el adolescente de 14 años fue trasladado al Complejo Esperanza en la ciudad de Córdoba, por directivas del Juzgado de Niñez, Adolescencia, Violencia Familiar y Penal Juvenil de Río Cuarto.

A las pocas horas del asesinato de Vaudagna fue detenido un joven de 23 años, quien está acusado del supuesto delito de homicidio calificado por el uso de arma de fuego en concurso con la participación de un presunto menor de edad en ocasión de robo.

Según la investigación que encabeza el fiscal de Instrucción de Cuarto Turno, Daniel Miralles, el acusado estaba acompañado por un adolescente de 14 años, que fue puesto a disposición del Juzgado que encabeza el doctor José Varela Geuna.

Mientras avanza el proceso y se determina su participación en el conmocionante hecho, el juez Varela Geuna dispuso que el adolescente sea alojado en el Complejo Esperanza, que depende de la Secretaría de la Niñez, Adolescencia y Familia (Senaf).

El magistrado aclaró que la investigación sigue a cargo del fiscal Miralles, al tiempo que señaló que, en caso de que se establezca la participación del menor en el hecho, no habrá un proceso penal, ya que a los 14 años no es punible.

Los investigadores de la Unidad Departamental llevaron adelante una serie de medidas que contemplan tareas de campo y la revisión de nuevos registros de cámaras de seguridad, en el avance de la etapa de instrucción de la causa.

La hipótesis principal del fiscal es el delito de robo, por lo que están sumando elementos para incorporar al expediente, aunque no se descartan otras alternativas.

Vaudagna fue ultimado el martes alrededor de las 21 en una cochera ubicada en la parte posterior del predio parroquial, sobre calle 9 de Julio al 500.

Todo parece indicar que los delincuentes reaccionaron cuando el cura se resistió, por lo que comenzaron a golpearlo con la culata de la pistola o un palo y luego le descerrajaron dos balazos, que ingresaron en la zona superior derecha del tórax.

Una de las bala, con orificio de salida, afectó los vasos sanguíneos en la base del cuello, lo que le provocó la muerte.

En la mañana de ayer, mientras se llevaba a cabo el velatorio en la parroquia San José, policías de Investigaciones de Río Cuarto y de Homicidios de Córdoba estaban buscando nuevas pruebas y revisando el lugar del asesinato.

La hermana del detenido dijo que es inocente

Gisela Mazza, hermana de Guillermo Arias, el joven de 23 años detenido por el crimen del padre Jorge “Coqui” Vaudagna, aseguró que su hermano es inocente, al indicar que en el momento del hecho iba a su trabajo en un tambo, ubicado a pocos kilómetros del pueblo.

“No hay pruebas que apunten contra mi hermano”, señaló Mazza.

En diálogo con Puntal, la mujer dijo que en la noche del martes, cuando iba al tambo donde trabaja, se “le rompió la moto que le habían prestado”, por lo que se llegó hasta su casa, ubicada en el campo vecino donde desarrolla sus tareas, que es del mismo dueño.

“Vino a pedirme ayuda porque no tiene celular. Estaba muy tranquilo, no tenía manchas de sangre. Dejó la moto y dos buzos y se fue con su cuñado, que lo vino a buscar”, afirmó.

Mazza admitió que su hermano llegó a su casa en compañía del adolescente de 14 años que está involucrado en la investigación del fiscal Miralles.