Río Cuarto | Córdoba | impuesto | entidades

Impuesto a la riqueza: el campo lo rechaza y dice que es confiscatorio

Las entidades que conforman la Mesa de Enlace provincial alertaron que es un nuevo tributo que se lleva más recursos de Córdoba, al igual que las retenciones. Insisten en que los legisladores de la provincia no lo voten.

Las entidades del campo salieron a cuestionar en duros términos el proyecto del “impuesto a la riqueza” que el oficialismo tratará hoy en Diputados con el acompañamiento de fuerzas aliadas.

Primero fue la Mesa de Enlace nacional, pero luego esas mismas entidades en cada una de las provincias se sumaron a las críticas, advirtiendo que no se trata de un tributo a la riqueza, sino a la producción. “Un tractor o una cosechadora no es un yate”, disparó ayer un dirigente agropecuario de la provincia al plantear la diferencia entre un bien suntuoso y un capital de trabajo.

En esa línea, la Comisión de Enlace de Entidades Agropecuarias – Regional Córdoba manifiestó su “absoluto rechazo al proyecto de ‘Ley de Aporte Solidario y Extraordinario de las Grandes Fortunas’”, por considerarlo un impuesto distorsivo y confiscatorio, que terminará gravando la producción y no la riqueza.

El tributo, “que abarca para su cálculo el capital de trabajo, los bienes de cambio, la maquinaria y los equipos, constituye un duro golpe para el sector agropecuario y las pymes porque compromete sus activos desalentando las inversiones y la generación de empleo”, afirmó en un comunicado la mesa de enlace provincial con la firma de los cuatro representantes: Javier Rotondo (Cartez), Agustín Pizichinni (Federación Agraria), Alejandro Butiero (Coninagro) y Alejandro Ferrero (Sociedad Rural Argentina).

Pero además, insistieron a los legisladores cordobeses de todos los bloques que no acompañen la medida porque aseguran que se trata de una transferencia más de recursos desde Córdoba a la Nación. Pero puntualmente apuntaron contra el bloque de Córdoba Federal que integran los cuatro representantes del schiarettismo: “Expresamos nuestra profunda decepción por la decisión de los legisladores del oficialismo cordobés de avalar este nuevo impuesto que no es coparticipable, al igual que otro tributo confiscatorio como los derechos de exportación”, indicaron los dirigentes del agro.

Y agregaron: “De esta manera, Córdoba incrementará su extraordinaria transferencia de recursos al Estado nacional, mientras sigue siendo una de las que menos coparticipación per cápita recibe, alejándose del federalismo y asignándole aún más manejo discrecional al poder central”, reforzaron en la carta.

Por otra parte, la dirigencia ruralista de Córdoba aprovechó el cuestionamiento al oficialismo provincial y apuntó contra el proyecto de presupuesto que envió el gobierno a la Unicameral e indicó que “en el marco de esta agobiante e insostenible presión tributaria, también preocupa fuertemente la decisión del Gobierno de la Provincia de aumentar un 40 por ciento promedio el Impuesto Inmobiliario Rural”.

Y concluyeron: “Todo esto ubica al productor argentino en desventaja competitiva con los de otros países, que para fomentar una mayor producción e ingreso de divisas bajan impuestos y otorgan créditos accesibles”, enfatizaron los cuatro firmantes que mantuvieron en los últimos meses varias reuniones con los diferentes bloques de diputados y senadores de Córdoba.