Internacionales |

Crecen los casos en Rusia, India, Japón, Francia y Alemania

Aunque hay menos restricciones, hubo protestas contra los protocolos

Preocupación extrema en Japón, Rusia, Alemania, India y Francia por el fuerte rebrote de casos, la continuidad de cambios en los esquemas de restricciones y algunas protestas aisladas por las medidas para enfrentar el avance de la variante Ómicron marcaron ayer en el mundo otra jornada de fuerte expansión de la Covid-19.

Aún en medio de inéditos niveles de infecciones, Europa, epicentro actual de la pandemia, busca avanzar con algún alivio en las reglas de aislamientos de enfermos y contactos, con la idea de saltear una eventual nueva parálisis económica.

Francia redujo de 10 a siete los días de aislamiento que deben cumplir las personas totalmente vacunadas contra el coronavirus que se contagien la enfermedad, pero resolvió que quienes lleguen al país procedentes de Estados Unidos sin tener el esquema de vacunación completo deberán guardar cuarentena.

El aislamiento de siete días para los positivos vacunados "podría levantarse después de cinco días, en caso de que la prueba sea negativa", afirmó el ministro de Salud, Olivier Véran, según la agencia de noticias Europa Press.

Con su decisión sobre Estados Unidos, Francia lo puso en la misma "lista roja" en la que ya estaban países como Afganistán, Bielorrusia, Rusia y Serbia.

Veran reportó ayer que Francia se convirtió en el sexto país en acumular más de 10 millones de contagios de coronavirus desde el comienzo de la pandemia y solo en las últimas 24 horas se detectaron en el país 219.126 nuevos contagios.

Alemania, en tanto, comunicó 212.515 nuevos contagios de coronavirus en un día, frente a 10.100 infecciones hace una semana, lo que marca una incidencia acumulada de casos –que sube hace siete días- de 222,7 cada 100.000 habitantes, según informó hoy el Instituto Robert Koch (RKI).

Hace una semana, la incidencia fue de 220,7, y un mes atrás el valor se situó en 439,2. El RKI destacó que los datos pueden no reflejar la situación real debido al retraso en pruebas y registros por los días festivos.