· · Crédito:
El nombre de Hugo Tocalli es sinónimo de pedagogía y formación. En diálogo exclusivo con Puntal, contó sus sensaciones de cara al Preolímpico y dio su mirada sobre el delantero de San Lorenzo oriundo de Bengolea.
El hablar pausado, tranquilo, sereno, como un maestro del aula llevado a una cancha de fútbol. Por sus manos pasaron los mejores futbolistas argentinos de las dos últimas décadas, nombrarlos sería redundante. Junto con José Pekerman conformaron un equipo de trabajo sin igual en el fútbol formativo, con ellos y su gente se vio lo mejor de nuestros juveniles. Títulos por doquier, talentos pulidos al máximo, todo ese combo que hoy pareciera volver con quienes fueron sus alumnos. Pensemos en Scaloni, Aimar, Romeo y Placente por caso, campeones del recordado Malasia 97. Es que Hugo Tocalli no necesita presentación, hoy es coordinador de inferiores en San Lorenzo y entre otras cosas moldeó a un tal Adolfo Gaich.

-En vísperas de que comience una nueva edición del Preolímpico, ¿cómo ve a la selección argentina?

-Veo que hace casi dos años las cosas se están haciendo bastante ordenadas, se volvió a trabajar los tres días por semana, se busca bien a los jugadores, hay una cantidad de gente trabajando que ha vivido la época de juveniles de José Pekerman y mía y eso le da una experiencia muy importante. De hecho, Bernardo Romeo se ha hecho cargo de la coordinacion de todos los seleccionados juveniles, eso va dando un proyecto que Dios quiera siga mejorando. Estamos bien, hay muchos jugadores que han aparecido y eso es mérito de Scaloni de haber buscado y encontrado una selección con otra frescura, ojalá que siga así. En tanto que lo que hacen Pablo Aimar, Diego Placente y Fernando Batista es de suma importancia para que Scaloni pueda ir teniendo opciones y los vaya intercalando entre juveniles y selección mayor.

-Lo conoce muy bien a Gaich, por haberlo formado en San Lorenzo, ¿cómo lo puede describir?

-Yo lo conocí en San Lorenzo, acá lo trajo Alejandro Mur (histórico captador de talentos), de una prueba que se hizo en Río Cuarto,  ahí conocí al papá y a la mamá. Lo tuve en quinta división; después, cuando el Pampa Biaggio asume la Primera, yo paso a dirigir la Reserva y ahí me encontré con un jugador con todo el potencial de un “nueve”. Lógicamente que había mucho que trabajar, hasta se ha enojado conmigo y ahora me lo agradece, todavía tiene que seguir mejorando, yo lo veo en un fútbol como el alemán o el inglés, porque lo que tiene es el don de goleador y eso hay que respetarlo. Recuerdo cuando Scaloni tiene que dirigir el torneo de Alcudia (se disputa en la comunidad valenciana para menores de 18 años), me pregunta por un “nueve”, dado que no tenía, y ahí le dije que se lleve a Adolfo para probarlo unos días. Cuando lo vio me dijo que era lo que estaba buscando. Así fue, hizo goles en Alcudia y en donde le ha tocado, incluso en Primera. Responde con goles y eso es lo que queremos de él, tiene un futuro en Europa, yo creo que no muy lejano.

-Le quiero preguntar por Sergio Agüero. ¿Qué recuerda de él cuando lo vio por primera vez? ¿Imaginaba lo que es hoy?

-Nosotros lo llevamos a los 13 o 14 años a las selecciones juveniles y ya vimos un potencial increíble, de hecho a los 15 años Ruggeri lo hace debutar en Primera. Tenía todo en su juego: la forma en que cubría la pelota, su resistencia en potencia cuando no lo podían mover. No dudábamos de él y cuando me tocó estar a mí con la Sub-20 en Canadá 2007 y siendo campeones terminamos de confirmarlo.

-¿Qué le parece la figura de Pablo Aimar como entrenador?

-Primero le tengo un gran aprecio y respeto, a él lo trajimos de Río Cuarto a los 14 años directo a la selección. Siempre cuento la misma anécdota: cuando Pekerman estaba jugando el Mundial de Qatar 95, yo me quedé con la Sub-17 para jugar el Sudamericano y tenía cuatro enganches. Estaba Pablo, Sixto Peralta, Cesar La Paglia, Rolfi Montenegro. De esos había que llevar tres y fuimos a jugar con un solo delantero y dos enganches. No se podía dejar tanto talento afuera. Como entrenador lo veo muy enchufado, muy trabajdador, con una muy buen idea de lo que quiere del fútbol, de lo que piensa acerca de cómo se forma un chico. Eso me pone muy contento porque es la manera que tiene que tener un formador. Él va camino a ser un gran entrenador.

-Finalmente, ¿con José Pekerman tiene contacto?

-Sí, claro, siempre nos juntamos, nos une una amistad de toda la vida.



Javier Albarracín.  Redacción Puntal

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas