· · Crédito:
El Jockey y el Aero jugarán el domingo en la final del Torneo Desarrollo de la Zona Sur. Si bien quieren quedarse con el título, las referentes de ambos equipos señalan que el duelo le dará un buen impulso a la actividad
“Es fabuloso poder enfrentarnos, pero no por la rivalidad, sino porque sentimos que puede llegar a ser histórico”, remarca Sabrina Morales, capitana del equipo de rugby femenino del Jockey Club, que el domingo enfrentará a Aero Club en la final del Torneo Desarrollo Zona Sur que organiza la Unión Cordobesa. A su lado, Cindia Prina, subcapitana del conjunto tricolor, asiente y recalca que el duelo entre ambos conjuntos riocuartenses puede dar paso a una etapa de consolidación de la actividad.

El Aero Club comenzó con el rugby femenino en 2016 y rápidamente se metió entre los conjuntos más importantes a nivel provincial y hoy tiene representantes en los seleccionados cordobeses y nacionales a nivel juvenil y mayores. Hoy cuenta con 33 jugadoras. “Tenemos la suerte de tener muchas chicas de categoría cadetes y juveniles que tienen un talento natural. Simplemente hay que seguir apostando a su crecimiento porque son la clave para el futuro”, comenta Prina. El Tricolor tiene la posibilidad de contar con un plantel largo que le permite tener a varias jugadoras en la selección cordobesa y aun así poder afrontar la final del domingo.

Un año más tarde que el Aero, Jockey comenzó con su proyecto, que hoy cuenta con 26 jugadoras. “Estamos creciendo a paso firme. Cada vez se han ido sumando más chicas y eso es a lo que apostamos. Queremos que más chicas se sumen a jugar al rugby”, destaca Morales y añade que la final del certamen puede ser fundamental en ese proceso. “Lo que vamos a vivir el domingo es muy importante, no sólo para el rugby femenino, sino para todo el deporte femenino en la ciudad. Sigue abriendo puertas”, explica la capitana del Jockey.

En épocas en las que las mujeres empiezan a conquistar espacios en el deporte y ganar visibilidad (en Argentina consiguieron que se les reconozcan los derechos a las jugadoras de fútbol embarazadas, en Australia las integrantes de la selección cobrarán lo mismo que sus colegas del combinado masculino, etcétera), el rugby femenino no es indiferente a esos debates. “¿Qué problema hay con que juegue al rugby? Mirá que yo también puedo hacerlo”, relata Morales sobre cómo respondió a alguien que le cuestionaba su elección y le preguntaba: “¿Por qué te hacés golpear?, no ves que eso no es de mujeres”. 

“Yo creo que de apoco se va naturalizando, pero todavía te encontrás con ese pensamiento machista de que los hombres juegan al rugby y las mujeres al hockey”, precisa Prina y subraya que una de las maneras de combatir esos prejuicios es desarrollar el deporte. “La final del domingo implica eso. Creo que todo el torneo nos ha permitido crecer. Se fue generando un contagio desde lo que fue una sana competencia”, resalta la subcapitana de Aero.

Desde lo deportivo, ambos conjuntos llegan a esta final luego de una temporada que incluyó quince partidos. Aero fue el mejor de la fase regular y Jockey terminó segundo. A lo largo del año, los dos equipos riocuartenses se enfrentaron en cuatro oportunidades: dos triunfos fueron para el Tricolor, uno para el Hípico y el otro terminó empatado. 

“Estamos con mucha ansiedad, con muchos nervios, esperando el domingo para poder demostrar lo que venimos demostrando en el año”, indica Morales y agrega que la clave para el Jockey será sacarse de la cabeza el hecho de enfrentar al Aero y concentrarse en ir hacia adelante. “Estamos muy expectantes por vivir el clásico. Nos brotan por los poros la energía y la alegría de querer jugarlo”, señala Prina y aclara que, más allá de cuál sea el resultado de la final, el deporte dio un paso adelante. 





Agustín Hurtado

TEMAS: rugby
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas