Rostros y Rastros discapacidad | verano | actividades

Cuidados en verano para personas con discapacidad dependientes

El verano es una época del año en donde es más frecuente que se realicen actividades recreativas al aire libre. El clima cálido, las vacaciones y los días más largos alientan a salir y movilizarse, sin embargo, existen algunos riesgos si contamos en la familia con algún integrante con discapacidad dependiente.

Con la llegada del verano llegan también las vacaciones. Ese tiempo de disfrute, ocio y actividades recreativas. Sin embargo, como consecuencia existen riesgos de sufrir lesiones por calor. Es tiempo de mayor precaución para todas aquellas familias que cuenten entre sus integrantes con personas con discapacidad dependiente a su cargo.

En esta época los cuidados en relación a la salud de nuestro familiar tienen mayor importancia. Por un lado, el verano trae consigo altas temperaturas y problemas como la deshidratación, golpe de calor, agotamiento, insolación, etc. La exposición prolongada al sol es muy perjudicial para la salud. Por otro lado, pueden no tomar las precauciones necesarias para afrontar el clima del verano.

Cuidados básicos

En esta estación son muchos los cuidados que debemos tener en cuenta para cuidar y proteger la salud integral de nuestro familiar dependiente con discapacidad.

- Mantener una adecuada hidratación. Aumentando la ingesta de líquidos y alimentos ricos en agua como frutas y verduras de temporada.

- Usar prendas de vestir holgadas, ligeras y compuestas por materiales naturales como el lino y algodón.

- Aplicar cremas de protección solar. Evitando la exposición al sol en las horas de máximo calor.

- En personas dependientes con discapacidad es importante continuar manteniendo la rutina diaria. No variando la misma con respecto a la del resto del año, independientemente de que nosotros tengamos más horas de descanso. Por ello, y en caso de que planifiquemos viajar con nuestro familiar dependientes con discapacidad, debemos tener en cuenta una serie de aspectos: planificar el viaje lo máximo posible, evitar lugares con aglomeraciones, realizar paradas para descansar en caso de que el viaje sea largo, una vez que estemos instalados en el lugar de destino. Mantener un entorno y una rutina lo más familiar y parecida posible.

- Controlar la temperatura del hogar, para que éste sea lo más fresco posible.

- Controlar el ciclo de sueño-vigilia. Ya que debido al calor puede que la persona duerma mal por las noches o tenga mayor tendencia a la somnolencia diurna. Por ello, se recomienda realizar actividades y ejercicios durante el día y tener horarios para ir a dormir fijos.

- Es importante resaltar lo importante de evitar exponerse al sol en horarios peligrosos. Siempre se deben realizar los paseos y salidas por el exterior en las horas de menos calor

La importancia del ocio

Las personas con discapacidad encuentran a través del ocio espacios para mejorar su calidad de vida, ayudando a su desarrollo integral y mejorando su estado de ánimo.

Durante el verano el número de actividades vacacionales para personas con discapacidad física o intelectual ha evolucionado gracias a un cambio de actitud en la sociedad y en los propios discapacitados y sus familias. Es posible encontrar diversos programas y actividades, haciéndolas más atractivas y positivas. Es por ello vital que puedan realizar a lo largo de todo el año actividades recreativas, pero siempre cuidándose.

Según el Marco de trabajo para la práctica de Terapia Ocupacional - 2ª Edición, se define al Ocio y tiempo libre como: una actividad no obligatoria que esta intrínsecamente motivada y en la cual se participa durante un tiempo discrecional o libre, es decir, un tiempo no comprometido con ocupaciones obligatorias tales como trabajo, cuidado propio o dormir. Dentro de esta definición se identifican dos puntos relevantes:

- Exploración al ocio: identifica intereses, habilidades, oportunidades y actividades de ocio apropiadas.

- Participación en el ocio: planificar y participar en actividades planeadas de esparcimiento adecuadas, mantener un equilibrio de las actividades de ocio con otras áreas de ocupación, y obtener, utilizar y mantener los equipos y suministros según corresponda.

El ocio y el tiempo libre se identifican como un área de ocupación; la misma hace referencia a variados tipos de ocupaciones en las cuales las personas pueden involucrarse. Se considera que la presente área de ocupación es de suma importancia para todas las personas ya que nos permite desempeñarnos en otros entornos y contextos, desarrollar habilidades, patrones de comportamiento, destrezas de ejecución, roles, y participar socialmente en la comunidad permitiendo la interacción con otros.

Existen diversas actividades para desempeñarse e involucrarse; las personas deben sentirse motivados y poder ser quienes elijan que actividad realizar. Las mismas, presentan diferentes características específicas que incluyen esfuerzo, objetos puntuales, requisitos de espacio físico, demandas sociales, secuencia, tiempo, acciones o habilidades necesarias, funciones y estructuras del cuerpo utilizadas durante el desempeño de la actividad. Por esta razón, quien se encuentre a cargo, debe realizar un análisis de la actividad para poder detectar las demandas de la misma, y adecuarla a las necesidades de las personas para un mejor desempeño y disfrute de ella.

Las actividades recreativas y/o deportivas enfocadas a personas con discapacidad, le permiten el desarrollo de su individualidad y participar en la sociedad incorporándose en actividades de esparcimiento, pudiendo potenciar sus fortalezas.

Siempre es bueno resaltar que, para que las personas se involucren en las actividades que brinda la sociedad, es necesario que éstas, presenten adaptabilidad.

Por LEIDE VAGLIENTE – M.P: 14066 - LIC. EN TERAPIA OCUPACIONAL