Río Cuarto | edificio | Gas | vecinos

Un edificio completo, sin gas: hay familias en situación límite

Son 36 departamentos los que se encuentran en este edificio y todos tienen suspendido el servicio. En el inmueble hay familias, ancianos, niños y personas con discapacidad

Vecinos del edificio ubicado en calle Moreno al 1388 se mostraron realmente preocupados por la situación que atraviesan. Desde el pasado 4 de enero no cuentan con el servicio básico del gas natural y cuentan que desde Ecogas no han recibido respuestas. En el inmueble, que cuenta con 36 departamentos, viven adultos mayores, niños y personas con limitaciones.

Luciana Torres es mamá de una nena de 13 años y un nene de 6. Este último presenta distintas discapacidades y, por la apremiante situación, su calidad de vida ha empeorado.

“Alejo come comida licuada por un botón gástrico. Uno no puede ir al almacén y pedir un kilo de esa comida especial así como así, por eso lo tengo hace 15 días a leche”, declaró la madre, quien a su vez agregó: “Él tiene oxígeno y es un paciente muy débil para que se alimente de esta manera”.

El niño sufre parálisis cerebral y requiere de asistencia de oxígeno. A él se le realizó una traqueotomía y debe ingerir alimentos procesados.

La situación no sólo afecta a su hijo, sino que también impactó sobre ella y su joven niña. “Mi hija de 13 años está en pleno desarrollo y vive de salchichas hace 15 días. No tengo recursos para tener un calentador o un horno eléctrico como otros vecinos y por eso las hiervo en la pava eléctrica”.

“En los primeros días del año nos cortaron el gas por una supuesta denuncia anónima que informaba que aquí en el edificio había una fuga. Armamos un grupo de WhatsApp donde estaban todos los inquilinos y propietarios pero nadie se hizo cargo de la misma”, cargó la vecina.

Los problemas se multiplicaron y los residentes aún no obtuvieron siquiera una respuesta por parte de la empresa distribuidora del gas en Río Cuarto. “Por todos los medios tratamos de hablar con las inmobiliarias y con los dueños directos de cada uno de los departamentos, pero nadie se hace responsable. La administración se fue de vacaciones justo cuando estalló esta bomba”.

“Yo alquilo con dueño directo siendo Ángel Ercole el propietario del mismo. El administrador del edificio, por su parte, es Pablo Glaciar”, informó Luciana y detalló su relación con su locador: “El dueño del sitio que rento me dice que esto no está en sus manos, que esto es responsabilidad de la administración y desde la administración me dicen que los dueños se tienen que hacer cargo y así se van pasando la culpa. La cuestión es que nadie nos da la solución”.

Anoche los vecinos hicieron una reunión en la que plantearon distintos aspectos a tener en consideración pero no descartaron recurrir a medidas más drásticas. “Si hay que llegar al corte de calles lo vamos a hacer porque necesitamos soluciones ahora. La gente de Ecogas nunca se hizo presente en el edificio y cuando llamás te dicen que no tienen sistema para darte información”, resaltó Luciana Torres.

En el lugar hay 36 familias que no obtuvieron una solución y, por lo pronto, parece ser que la cuestión tendrá para un tiempo más.

El mes de enero tiene la desventaja de encontrar al sistema judicial en plena feria. La inquilina intentó mandar una carta documento para agilizar el trámite o al menos tener un punto de referencia “pero los tribunales están cerrados hasta febrero”. “Tengo una impotencia terrible porque esto es un problema de salud y no pasa solamente por una simple ducha”, remarcó.

Los vecinos redactaron un documento en el cual expresaron que no pagarán las expensas hasta tanto no se active el suministro de gas, y a los locadores de cada departamento le exigieron la compra de un calefón eléctrico y una anafe eléctrico de dos hornallas que se descontarán en el precio de la locación mensual.

“Vivo hace un año y medio en este lugar y jamás tuve un problema y, que yo sepa, nunca antes había sucedido algo así. Hablo por mí, no puedo tener a mi hijo tanto tiempo a leche”, concluyó la mamá con mucha preocupación.