Arquitectura | edificio | espacio | Salud

Un edificio sanitario de "alto vuelo"

La expansión en altura de un centro privado de salud local proyecta aprovechar el espacio aéreo de la casona original adquirida en 1980 y ubicar en esos voladizos las prestaciones de alta complejidad

Un centro de salud de más de 40 años de trayectoria en la ciudad se encuentra en pleno proceso de ampliación y la volumetría en altura que promete convertirlo en un hito arquitectónico dentro del casco céntrico. Se trata del Policlínico Privado San Lucas, sito en inmediaciones de calles Colón y Mitre, que se somete a obras para crecer en altura hasta alcanzar los siete pisos en su nivel máximo.

La intervención promete una particularidad: el aprovechamiento del espacio aéreo de la casona original donde en 1980 comenzó a funcionar el centro médico permitirá “volar” con los volúmenes, que albergarán los espacios para tratamientos de alta complejidad. Aquel viejo edificio donde ya se construyó un primer nivel no permite un mayor crecimiento sobre sus mismas bases pero el espacio aéreo que posee será utilizado por la nueva edificación a modo de voladizos.

fotomontaje 1.jpg

Antonio Corteggiano, arquitecto y urbanista responsable de la obra, explicó a Puntal ADC que el proyecto de expansión está próximo a cumplimentar su primera etapa representada por la refuncionalización de la planta baja y la construcción del primer piso de la flamante intervención. Precisó que el proyecto se funda en la intención de la institución de incorporar prestaciones de altísima complejidad y que cada una tenga su lugar físico con el correspondiente equipamiento y, a la vez, que los mismos se encuentran interconectados para que el edificio funcione como un “todo”.

Así, aquel primer edificio que albergaba once consultorios externos, veintidós camas de piso, cuatro camas de terapia intensiva, dos quirófanos, sala de partos y preparto, radiología y laboratorio clínico, hoy mira hacia arriba con la intención de seguir creciendo y que esa materialización en altura lo convierta en ícono dentro de la ciudad.

fotomontaje peatonal.jpg

“Como varias instituciones de este mismo rubro, los centros de salud comienzan a funcionar en una vivienda donde los consultorios se distribuyen en las habitaciones. Después se adquieren los terrenos lindantes y van ampliándose, con el interés de seguir creciendo institucionalmente, prestar más servicios y ampliar la complejidad, pero muchas veces se transforman en edificios difíciles de entender”, señaló Corteggiano.

En el caso del proyecto del Policlínico, se planteó la construcción de una torre nueva de 7 pisos para dar lugar a todo lo que demanda la tarea de diagnóstico por imagen y las áreas restringidas de alta complejidad. “En el sector donde se intervino se encuentran los equipos de oxígeno, lo que constituyó un desafío porque ese equipamiento no podía moverse. Actualmente, está la planta baja hasta el primer piso materializado, siendo hoy utilizada la planta baja para todo lo que son pacientes Covid e internaciones”, sostuvo el arquitecto.

corteggiano.jpg

El proyecto contempla que tanto la planta baja como el primer y el segundo nivel mantengan conexión directa con la edificación original que funcionó durante los últimos tiempos.

Características constructivas

Los siete pisos se proyectan con losas independientes, cielorrasos suspendidos y desmontables que facilitan la distribución de todo tipo de servicios como agua sanitaria, electricidad, cloacas, señales débiles e internet, entre otros, que los equipos de última tecnología demandan.

A la vez, por el hecho de carecer de columnas internas en cuanto a su estructura, se presentan como pisos versátiles al momento de pensar en la refuncionalización de espacios. “Son edificios muy dinámicos, que tienen tecnología dinámica y actividades dentro del mismo servicio que también son dinámicas. Entonces, de repente cambian de lugar un equipo, incorporan otro o modernizan uno existente y es necesario ganar o achicar espacios, se logra en cuestión de horas debido a que los tabiques de yeso son de fácil remoción”, puntualizó.

Peatonal.jpg

Y añadió: “La particularidad que tiene el edificio es que todas las áreas nuevas, sofisticadas y de mucho uso tecnológico para la salud se albergarán en volúmenes que vuelan hacia el aire. Como tenemos el viejo edificio sobre calle Colón, que por sus características constructivas no admite mayor construcción en altura que la existente, utilizamos ese espacio aéreo para los voladizos”.

El remate del voladizo de cada piso dará lugar a lo que será la jefatura de cada servicio de alta complejidad que ocupe el respectivo nivel.

“Agilidad e iconicidad”

Corteggiano se mostró convencido de que la morfología prevista en el diseño de la ampliación en altura del Policlínico San Lucas lo convertirá también en hito urbano en lo que es el casco céntrico de la ciudad.

“Usamos todo ese espacio aéreo para estos nuevos volúmenes y será muy interesante porque le dará agilidad, modernidad e iconicidad dentro de la ciudad”, consideró.

Además, dijo que fue planificado un corredor en planta baja a modo de calle interior sobre la cual se creó una columna vertical en el edificio desde donde podrá apreciarse la vegetación pensada para el interior y generar ventilación interna.

“Pudimos perforar el edificio actual en forma de terrazas a través de huecos en la losa para que pase el aire y la naturaleza que pensamos hacer. Hacia el frente va a balconear y hacia el interior que permite observar esta calle interior”, detalló.

Resaltó las intenciones de ponderar los espacios de encuentro que muestra el edificio, tanto en intervenciones anteriores como en el proyecto en ejecución. “En la esquina, hace muchos años hicimos una marquesina recuperando el espacio público. Tuvo éxito porque la gente la elige para charlar y para poder encontrarse”, recalcó Corteggiano.

Otro aspecto por el que se destaca el edificio es por la implementación del color en las pieles de vidrio que conformarán su fachada, con el fin de resaltar la idea de dinamismo y de institucionalidad del edificio y diferenciarlo así de lo que es una torre residencial. “Los colores implementados se inspiran en el usuario principal, que es el ser humano y que llega a este edificio en una visita para el control de su salud”, finaliza el profesional.