Internacionales | Elecciones | reino-unido | boris-johnson

Los británicos van hoy a las urnas y deciden la suerte del premier Johnson y el Brexit

El conservador es el favorito frente al laborista Corbyn, pero sin mayoría absoluta asegurada

Con el premier conservador Boris Johnson como favorito, aunque sin mayoría absoluta asegurada, los británicos irán hoy a unas elecciones que la prensa califica unánimemente como "históricas" y que pueden confirmar la salida del Reino Unido de la Unión Europea (UE) después de 46 años de relación.

Alrededor de 46 millones de británicos están invitados a elegir a los 650 miembros de la Cámara de los Comunes, donde la mayoría parlamentaria se alcanza con un mínimo de 326 escaños.

Conservadores y laboristas, con la estrategia de captar el voto indeciso, prometen terminar con una década de ajuste -impuesta por los primeros- si ganan las elecciones, pero sus proyectos económicos y sociales para el Reino Unido son tan opuestos como lo son sus ideologías.

Ambas agrupaciones, lideradas respectivamente por Johnson y Jeremy Corbyn, proponen aumentar el gasto público hasta niveles inéditos en años, priorizando el del Servicio Nacional de Salud (NHS), que, luego del Brexit, es la principal preocupación de los británicos.

Johnson, que aspira a alcanzar la mayoría absoluta, quiere concretar el Brexit en la fecha prevista del 31 de enero, con el acuerdo que negoció en octubre con la UE, mientras que Corbyn pretende renegociar un pacto y someterlo a votación en un referéndum que incluirá la opción de permanecer en el bloque.

Los sondeos preanuncian un solo resultado posible y es una victoria conservadora, pues Johnson lleva una ventaja de entre 8 y 12 puntos en casi todas las encuestas, pero no está clara la alternativa de lograr una mayoría absoluta.

El sistema electoral británico es mayoritario y uninominal, es decir, no es un sistema proporcional y se caracteriza porque en cada circunscripción electoral (constituency) se elige solamente a un diputado, en una vuelta que consagra al que más votos obtiene y el resto no tiene representación, lo que perjudica claramente a las minorías.

Si Johnson no consigue una mayoría parlamentaria propia, advirtió a los británicos que salir de la UE seguirá siendo "muy difícil", como demostraron las pujas políticas en el Parlamento en los últimos tres años y la caída de dos de sus predecesores conservadores, David Cameron y Theresa May.

Una encuesta publicada anteayer por el diario The Guardian pronostica que el Partido Conservador de Johnson obtendría un 42%, mientras que el laborismo quedaría segundo lejos con 36% y los liberales demócratas -que se oponen al Brexit- terceros con 12%.

Encuesta 

Ayer, un sondeo confeccionado por la firma YouGov, para el diario británico The Times, volvió a registrar un panorama electoral incierto y no descartó que los comicios conduzcan a otro Parlamento fragmentado.

Otras encuestas dan una ventaja aún mayor al oficialismo y lo ubican por encima del umbral necesario para quedarse con una mayoría propia en la Cámara de los Comunes, lo que lo liberaría de la necesidad de negociar la eventual salida de la UE con sus actuales socios de gobierno, los irlandeses del DUP.

El laborismo plantea una reforma radical del modelo económico para impulsar "un cambio irreversible en el equilibrio de poder y la riqueza a favor de los trabajadores", según el vocero de Economía, John McDonnell.

En tanto, el ministro de Economía conservador, Sajid Javid, prometió a su vez invertir para dejar atrás los recortes iniciados en 2010 por el gobierno "tory" de David Cameron.

El Partido Conservador promete reducir las tasas a los comercios, así como las contribuciones a la seguridad social de las empresas, si bien, para asegurarse ingresos, ha pospuesto la rebaja prevista del 19 al 17 por ciento del impuesto de sociedades.

La campaña fluctuó entre la consigna conservadora "Get Brexit done" (Hagamos el Brexit de una vez), y la laborista "A real change" (Por un cambio auténtico).

Johnson repitió en ese encuentro con sus votantes que una vez fuera de la UE el país podrá dedicarse a resolver otros problemas, y que votar al laborismo es votar a un socialismo radical que acabará con la economía de mercado.

Corbyn ha dicho con la misma insistencia que Johnson privatizaría la sanidad pública y se la vendería a pedazos a los amigos de Donald Trump.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas