Salud | espacio | tiempo | casa

Ordenar y reorganizar, una tarea pendiente

La falta de tiempo es una de las excusas más populares para negarnos a poner orden en nuestras casas, sin embargo, lograr el equilibrio supone una optimización de nuestro tiempo. Hoy te contamos cómo organizar tu hogar para que siempre permanezca ordenado

POR JULIETA VARRONI

Este año hemos pasamos mucho más tiempo en nuestras casas, que en otros. El encierro y el aburrimiento nos llevó a ver que hay espacios de nuestro hogar que son un verdadero caos y que, aunque intentemos darle un orden, suele ser muy poco tiempo el que dura acomodado y pronto se convierte nuevamente en espacios caóticos. Placares, cajones, muebles, un sinfín de cosas que ni sabemos que tenemos se acumulan en estos mobiliarios restándonos lugar para las cosas que si necesitamos tener a mano.

Natalia Figueroa, de Amaná (@amana.organizacion) nos asesora acerca de cómo es más conveniente ordenar nuestro hogar sin morir en el intento.

¿Cómo sé cuándo necesito organizar un espacio?

- Ordenamos cuando hay algo que no está funcionando. Este año fue bastante particular e hizo que nos metiéramos todos adentro de nuestros hogares. Empezamos a darnos cuenta que nuestra casa no era el lugar donde queríamos estar porque esta, no estaba como nosotros nos imaginábamos.

El hogar tiene que ser el lugar del mundo donde te anclas y recargas las energías para enfrentar el afuera. Debe ser nuestro refugio. Con la cuarentena muchos se embarcaron en la vorágine de acomodar y ordenar la casa, y es ahí donde nos damos cuenta que en realidad si bien nuestra casa puede estar ordenada, no está organizado.

Debemos comenzar a organizar cuando nos damos cuentas que hay algo que no nos hace bien en el lugar que te toca estar. Tenemos que empezar a limpiar física e internamente. Cuando yo sienta que hay una carga energética en mi hogar que no es la que yo espero, tengo que hacer ese cambio.

La organización se mide en función de cada una de las personas y su actitud para con su vida. Si yo logro cierta organización en mi casa, me hace feliz y es funcional para mi vida, eso es lo que importa.

¿Cómo lo organizo?

- Siempre se empieza desde el espacio que más estrés me genera. La organización del hogar es una herramienta para mejorar la calidad de vida a través de la eficientización del tiempo, se busca lograr una mejor gestión del tiempo.

Si yo estoy organizada voy a emplear menos tiempo para las cosas que no me suman y las voy a poder usar en lo que me da placer y me gusta, por ende, mi calidad de vida aumentará notablemente.

Paso a paso

- Si yo no soy organizada, pero quiero hacerlo, debo ponerme metas pequeñas para que no me agote y pueda lograrlo.

En mi mente yo sé que debo hacer el cambio para estar mejor. El cerebro es un órgano de costumbre que va a ofrecer resistencia frente a esos cambios. Nosotros repetimos patrones a diario desde la forma en que nos bañamos hasta cómo comemos. El cerebro genera hábitos y costumbres, nosotros al organizar y cambiar las cosas de lugar, rompemos con eso. Por ende, si nuestra meta es muy ambiciosa, el cerebro se estresa enseguida y vamos a tener trabas desde el inconsciente. Pero si empiezo de a poquito, no todo el placar, empiezo con los cajones, es una meta que voy a poder cumplir, que se puede lograr. De a poquito vamos derribando ese mito de el “yo no soy organizada”, porque organizar es una cuestión de esfuerzo y método. Pasitos chiquitos cada día.

Al principio de la cuarentena todos organizamos nuestras casas, porque había tiempo, pero al no hacerlo a conciencia no se pudo mantener. No sirve hacer esa tarea si no voy a poder mantenerlo.

No es lo mismo ordenar que organizar. Ordenar es una acción, poner en su lugar algo que esta fuera de lugar. Es algo que hacemos toda la vida. Sacamos una remera nos la ponemos, no me gustó, me la saco y la vuelvo a guardar en donde estaba. En cambio, organizar es una metodología de vida, es aplicar un método eficiente que durará para siempre.

Guía para ordenar

- En Amaná tenemos la metodología de 5 pasos, lo llamo la pirámide de Amaná. Se puede aplicar en cualquier espacio. Una vez que definimos el espacio que vamos a organizar lo primero que debemos hacer es vaciar ese espacio.

  • Toma de conciencia. El primer paso es la toma de conciencia y al vaciar ese lugar y verlo todo junto, entendemos todo lo que tenemos.
  • Clasificación. Saber con qué me quedo y que no. La regla es, todo lo que no se usó en el último año se va. Este paso es fundamental, debo apegarme al primer instinto e ir separándola. Soltar esos objetos que ya cumplieron su propósito y que no necesitamos. Esa caja, canasto o bolsa en donde depositamos esos elementos, debe ser intocable, porque luego de un rato se nos da por volver y buscar algo que ya desechamos.
  • Planificación. Cada cosa debe tener su lugar. Debemos asignarle un lugar en donde vamos a dejar ese objeto y cuando lo saquemos sepamos que debemos volver a ponerlo ahí.
  • Limpieza. Al mover las cosas, dinamizamos la energía estancada, por eso uno de los pasos fundamentales de la organización es la limpieza. Vaciar los placares o el espacio que vayamos a organizar para remover esas energías. Antes de guardar, ya sea en los cajones, estantes, muebles, debemos limpiar física y energéticamente. Pasar un sahumerio, con las ventanas abiertas, para que, en el guardado final, la energía sea otra.
  • Guardado. Es poner en su lugar las cosas que conserve. Hay varios métodos de guardado y técnicas que hacen más optimo el espacio. Esto va a depender el espacio que tengas disponible y el cómo lo vas a guardar. Hay muchos contenedores para realizar esta tarea, sin embargo, con una buena técnica de guardado es suficiente. El guardado vertical, tan de moda, lo que hace es optimizar el espacio. De igual manera yo creo que el guardado horizontal es más efectivo ya que en nuestro país los géneros de las prendas tienden a arrugarse y la propuesta es disminuir los tiempos en las cosas que no nos suman la calidad de vida.

La prenda cuando llega al placar debe estar lista para usar, no sirve que la saque y este arrugada, entonces tengo que plancharla y ya pierdo tiempo y me estresa. Todo debe estar listo para ser usado inclusive el calzado, debe guardarse lustrado para que estén listos para usar la próxima vez que lo necesite.

Es muy personal la técnica de guardado que elijamos ya que está relacionado con el espacio disponible que tengamos. Debemos armarlo en función de nuestras necesidades.

Se puede organizar, por ejemplo, por categoría: ropa deportiva, de trabajo, de salir, etc. Esto lo que hace es optimizar mi tiempo. Lo que saco debe volver al mismo lugar luego de ser usado o lavado. Cabe aclarar que estos 5 pasos aplican para cualquier espacio de la casa: cocina, garaje, juguetes de los niños, etc.

Tips infaltables

» Disponer de tiempo. Debemos darle un tiempo a esa tarea y cumplir esa asignación de tiempo. Poner música, prepara el mate, generar un momento placentero en la actividad que sea algo divertido.

» Tener claro el objetivo.

» Metas chicas, para cumplir el objetivo.

» Reconocerse al final del proceso, porque podemos lograrlo.

» El mantenimiento. Cada cosa tiene su lugar y debo sostenerlo.

Lo importante es tomar la decisión de empezar y saber que esta acción, mejorará nuestra calidad de vida.