El director Juan Manuel Brarda, habla de la actualidad del Coro Polifónico Delfino Quirici y adelanta el concierto del viernes en el Teatro Municipal en el que celebrarán su 87° Aniversario.
Este viernes a las 21hs. en el Teatro Municipal y con entrada gratuita, el Coro Polifónico Delfino Quirici celebrará su 87° Aniversario con el concierto Rituales, en el que interpretarán obras de Esenvalds, Ferraudi, Grau, Inchausti, López Gavilán, Matta, Mellnäs, Mendelssohn, Pinto Fonseca, Runestad, Tormis.

El director Juan Manuel Brarda, dialoga con Puntal sobre la actualidad del Coro:

-El viernes presentan en el Teatro Municipal el concierto por el 87 Aniversario del Coro. ¿Qué significado tiene esa fecha especial para vos como director y para los integrantes?

-Significa festejo y celebración, ya que coincide el Día de la Música, fecha establecida en honor a Santa Cecilia, y el cumpleaños de nuestro Coro Polifónico Delfino Quirici, que tuvo su primera presentación el 21 de noviembre de 1932. Creo que es momento más que oportuno para festejarlo haciendo música y compartiéndola con la comunidad. Ya es una tradición que el elenco festeje su aniversario en el Teatro, el 22 de noviembre.

-¿Cuándo, cómo y por qué surge la idea del concierto Rituales?

-Surge a fines del año pasado, cuando diagramé la programación. De entrada, pensé en un programa ecléctico, es decir que contenga obras populares y académicas muy diversas. Si bien hice foco en los últimos años del Siglo XX y repertorio actual, también incluí tres movimientos de una obra del romanticismo. La variedad a lo largo del repertorio la brindan sus orígenes o el de sus compositores, el idioma, los estilos, pero también la instrumentación que lo acompaña y si bien la percusión es un punto en común, se va modificando a medida que avanza el concierto. Comienza, por ejemplo, con una obra para coro mixto y copas con agua frotadas, con una hermosa poesía que describe la inmensidad de las estrellas y el universo y termina con una obra cubana muy compleja, con un set de percusión que remite a las mejores rumbas caribeñas. ¿Por qué? Porque creo que somos un elenco versátil, con ganas y capacidad de afrontar distintos desafíos dentro de la temporada. Tiene que ver además, y vuelvo al inicio de esta respuesta, con la diagramación de la temporada: música de cámara a capella y con piano, dos sinfónicos corales, una ópera barroca, un programa de música popular, tres oratorios (Fauré, Duruflé y Poulenc), nuestro ciclo por la región y conciertos didácticos. Terminamos festejando nuestro aniversario y -casi- el cierre de temporada en el Teatro, con la comunicad y con un formato de “concierto” distinto.

-¿Cómo fue la elección del repertorio?

-Como su nombre lo indica, el principal eje unificador es el temático: el ritual.

Un ritual es una serie de acciones realizadas principalmente por su valor simbólico. Se basan en creencias, ya sea religiosa, las tradiciones, mágicas, los recuerdos o la memoria histórica de una comunidad. Por ello cada una de las obras hace referencia a algún tipo de ritual o simplemente el ritual de cantar juntos.

-¿Y de los músicos invitados?

-Contamos con excelentes músicos invitados. Como siempre estará presente nuestro pianista Vicente Ronza. Los percusionistas Facundo Morán y Daniela Gallo fueron convocados por Julio Escudero, referente en nuestra ciudad. No quiero dejar de nombrar a Lu Carusillo que maquillará al elenco, Lalo Prette realizará las proyecciones, Ariel Pereyra la iluminación y Darío Pagliaricci, copista-archivista de nuestro elenco, el subtitulado.

-El Coro ha tenido una intensa actividad en los últimos años, no solo en la ciudad, sino en la región, en la provincia y en el país. ¿Cuáles fueron los motivos que llevaron a esta movilidad del elenco?

-El Coro desde hace varios años ofrece conciertos y espectáculos en la región, uno de los objetivos por el que fue creado y que mantiene viva la llama de la extensión cultural. Acerca repertorios universales a localidades pequeñas del sur cordobés, lo que alimenta nuestra labor como trabajadores de la cultura. A través del ciclo “El coro a la región”, apoyados por los municipios y el Corredor Cultural de la Agencia Córdoba Cultura, hemos llegado a muchísimos públicos de ciudades y pueblos que, en algunos casos, no sabían de la existencia del elenco y la posibilidad laboral que ofrece, como así también a escuelas en donde el hecho de acercarnos al establecimiento implica una complicidad con un público poco habitual, curioso y  deseoso de apreciar y conocer sobre música, la música coral, detalles del repertorio que interpretamos y hasta cuestiones técnicas de la voz y nuestro trabajo.

Viajamos una o dos veces por año a Córdoba a participar de sinfónicos corales con los colegas del Teatro del Libertador y la Orquesta Sinfónica de Córdoba y en abril de este año tuvimos la oportunidad de participar en el ciclo Intérpretes Argentinos, que programa el Teatro Colón de Buenos Aires en su Sala Mayor. Creo que son espacios de intercambio, que alimentan la comunicación entre las plazas de difusión y producción cultural y sus elencos, dándonos la posibilidad de ofrecer y compartir una mirada del trabajo que realizamos en el sur de la provincia.

-Uno de los integrantes del Coro me dijo después de haber cantado en el Colón que fue lo mejor que le pasó como coreuta y que habían quedados todos muy movilizados… Algunas palabras al respecto y ¿qué significó para vos esa experiencia?

-Se trató de una experiencia muy enriquecedora para todos los integrantes del coro.

Fue la primera vez que el Coro realizó un concierto completo sin compartir con otros elencos en la Sala Mayor de ese Teatro, emblema de la acústica y la lírica mundial. Si bien fue la tercera vez que el Coro pisó el escenario de esa gran Sala, no lo había hecho desde su restauración y bajo estas condiciones.

Para mí además significó una enorme responsabilidad como el conductor de este espacio, no sólo por el hecho artístico, sino también como representante de la cultura cordobesa en un Teatro que es vidriera de la producción musical del país. Fue un hermoso y gratificante logro colectivo, de cada uno de los que integramos este elenco, desde el personal músico hasta toda el área administrativa y de conducción de la Agencia Córdoba Cultura.

-¿Cuándo te hiciste cargo de la dirección del Coro, imaginabas todo lo realizado en tan poco tiempo?

-Entiendo el espacio y al elenco como un engranaje más de la política cultural de la provincia. Siempre digo que, como académico que soy, trato de planificar y ordenar en base a diagnósticos, trabajando sobre procesos concretos de crecimiento grupal y artístico. Seguro hay muchas otras maneras de trabajar, de ordenar una programación y de conducir estos espacios, la mía es preguntándome ¿por qué?, ¿para qué? y ¿cómo?. Por ello no mido lo abordado hasta hoy como “todo lo realizado en tan poco tiempo”, sino más bien como un proceso ordenado y diagramado. Asimismo, creo que podemos incrementar el número de presentaciones, funciones y trabajo de extensión. Festejo la diversidad y la versatilidad de propuestas, entendiendo que somos un elenco que debe abarcar muchas aristas del abanico de posibilidades artísticas para ofrecer pluralidad a la comunidad de Río Cuarto y el sur de la provincia.

-Por último ¿cómo ves, en general, la actividad coral en la ciudad?

-Muy bien. Creo que hay varias propuestas y muy diversas en el ámbito vocacional a través de excelentes elencos institucionales e independientes, que dan cuenta de un exquisito ambiente coral. Además, están abarcados todos los rangos etarios, lo cual es importante destacar. Asimismo, creo que es necesario fomentar la creación de coros de niños en las escuelas primarias y secundarias, para que se retome el canto colectivo y áulico, siendo éstos grandes semilleros de coros de adultos. Me parece importante destacar que está comprobado que el canto coral favorece el desarrollo cognitivo y emocional del niño.

Andrés Natali

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas