Deportes | Estudiantes | temperley | Primera Nacional

Perazzo: "Estudiantes está considerado como serio candidato a ascender"

Walter Perazzo, entrenador de Temperley, en diálogo exclusivo con Puntal habló de la vuelta al fútbol, de los amistosos y de las eliminatorias. Para el ex San Lorenzo, el equipo de Vázquez tiene todo para jugar en Primera

Desde que Walter Perazzo es entrenador de Temperley, el Gasolero ha levantado de forma considerable en este certamen de la Primera Nacional. Claro está que hablar del torneo que se frenó por la pandemia pareciera ser un tiempo muy pretérito y lo que asoma ahora poco tiene que ver con aquello.

El Celeste ha modificado parte de su base, ha perdido algunos futbolistas y, en contraposición, ha ganado con algunas incorporaciones de renombre. En la semana disputó un par de amistosos con Chacarita y, al margen del resultado -uno fue derrota-, lo que importa es el nuevo funcionamiento y volver a adquirir ritmo futbolístico.

Para el exjugador de San Lorenzo y Boca, entre otros, Estudiantes es uno de los candidatos al ascenso, habiendo dejado atrás el mote de equipo sorpresivo por haber sido un recién ascendido.

Muchos temas para hablar: la selección argentina, Pablo Aimar y, por supuesto, la Primera Nacional.

“Estamos en plena etapa de desarrollo de una idea futbolística, con un equipo prácticamente nuevo; estos partidos amistosos que estamos haciendo son de tiempos muy reducidos, cincuenta o sesenta minutos. Sirven para agarrar ritmo futbolístico, que es lo que más se perdió en este parate. Todo lo que uno pierde cuando no juega es muy difícil recuperarlo si no es haciendo amistosos. De a poquito vamos ganando tiempo, nos vamos conociendo y dándole rodaje al equipo; los jugadores se empiezan a conocer entre ellos, estamos en plena formación y todavía tenemos un tiempo para terminar de darle forma al equipo.

-¿Que se sepa que el 7 de noviembre va a ser la fecha de inicio da un poco más de tranquilidad, sabiendo que es el tiempo indicado para la vuelta?

-Tal cual. Todo eso genera otras expectativas y las ganas cambian. La fecha está impuesta y hay algo preestablecido, tenemos una luz en el horizonte que nos indica que va a haber un inicio de algo que estamos esperando hace bastante tiempo.

-¿Qué le sugiere Estudiantes de Río Cuarto?

-En primer lugar, la visión que yo tengo es que para mí fue la sorpresa del torneo, porque por ser recién ascendido uno no espera tanto de esos equipos que suben de categoría y está haciendo un campeonato extraordinario. A nosotros nos tocó enfrentarlo y vimos un equipo que juega muy bien, muy duro. Seguramente, va a estar y está considerado como serio candidato para poder ascender, sin lugar a dudas.

-Les tocó transitar y acompañar a Enzo Baglivo, que sufrió un grave accidente el año anterior. ¿Cómo ha sido todo eso para ustedes?

-Ese fue un trauma bastante importante, pero el equipo en ese momento utilizó ese dolor para transformarlo en energía y dedicarle cada triunfo a su amigo y compañero. La verdad es que fue muy difícil, obviamente que él está en plena etapa de recuperación, pero lo más importante es que no perdió la vida y está luchando para tener la máxima movilidad posible. Fue un golpe realmente fuerte; hoy el club lo está apoyando desde lo económico, los compañeros están siempre presentes y nosotros, como cuerpo técnico, también estamos pendientes de su evolución.

-Estuvo mucho tiempo trabajando en la estructura de AFA con la selección argentina, ¿cómo ha visto estos dos partidos de eliminatorias?

-Las eliminatorias son un torneo muy especial, es difícil combinar resultados deportivos y buen fútbol, por el tipo de torneo que es, que es muy corto. Los países en Sudamérica son muy duros, hay mucha fricción, te toca jugar en escenarios como visitante muy complicados: si no es el calor, es la altura; si no, la humedad. Es un torneo realmente difícil y hoy lo que hay que valorar es que se sacaron seis puntos y lo que sirve ahora es hacer evaluaciones para ver cómo mejorar. Lo de Bolivia fue una performance normal; teniendo en cuenta el agravante de la altura, uno lo acepta y con Ecuador se jugó mal pero se ganó. Lo que era primordial en esa etapa era sacar puntos, hoy eso te da tranquilidad y te permite pensar un poco en el funcionamiento y la mejora del juego.

-Habiendo integrado las selección juveniles, ¿cómo ve el trabajo de Pablo Aimar y compañía?

-Yo estuve casi cinco años y me tocó vivir momentos muy lindos. La mayoría de los chicos que están jugando en la selección mayor fueron parte del proceso nuestro, de hecho jugaron el Mundial Sub-20 (Colombia 2011). Y con el tema de la actualidad la principal virtud en los juveniles es apostar a la continuidad del proyecto. Ya pasó en la era Pekerman, que duró casi 15 años, y me parece que en esta etapa en la que están Aimar, el Bocha Batista y Placente el tema del proyecto en base de la continuidad es lo que les va a dar resultados a fin de cuentas. En juveniles es sumamente importante que se sostenga más allá de los resultados y seguro que en los próximos años van a aparecer buenos jugadores. Seguramente la continuidad que se da hoy va a ser la clave para tener éxito en un futuro con la selección mayor.