Deportes | fútbol | alumnos | docente

Día del Maestro: la historia de Elián Faró, docente y futbolista

El volante central, de extensa trayectoria en el fútbol villamariense y la región, es docente en el Instituto Manuel Belgrano de Villa Nueva. En su día, expresó el deseo de regresar a las aulas y también a los campos de juego

Maestro en su día. Hoy se celebra el día en conmemoración al fallecimiento de Domingo Faustino Sarmiento, considerado el padre del aula.

Elián Agustín Faró es una de esas tantas historias de sacrificio y amor por el fútbol.

Nació en Villa Nueva hace 30 años y corre detrás de la pelota desde los 4. Comenzó en el baby fútbol representando a All Boys, pasó por El Porvenir y luego hizo todas las divisiones formativas en Alem hasta llegar a debutar en Primera con apenas 17 años.

Luego de su paso por el León villanovense, vistió las camisetas Rivadavia de Arroyo Cabral, Juventud River de Ausonia, Unión Central, Unión Social de Alto Alegre y actualmente en Silvio Pellico, en el que solo pudo jugar un partido porque el torneo de la Liga Villamariense se suspendió por motivos sanitarios de público conocimiento.

A medida que jugaba al fútbol y manejaba los hilos del medio campo con la camiseta que vistiera, iba estudiando la docencia, carrera que finalizó en el año 2013. Al año siguiente (2014) ingresó en el Instituto Manuel Belgrano de Villa Nueva, en la educación primaria.

“Cuando comencé con la docencia no sabía si se me iba a complicar con el fútbol, pero hice todo lo posible para acomodarme y hasta el día de hoy lo puedo seguir haciendo. Es mi gran pasión y mientras pueda voy a hacer las dos cosas”, dijo Faró sobre la complementación de las actividades.

Además el volante puntualizó: “Por supuesto que esto implica mucha responsabilidad, sobre todo con el tema de los horarios. Muchas veces estoy a las corridas pero cumpliendo con todo como corresponde”.

-¿Cómo manejás la situación de los entrenamientos hasta tarde, las lesiones o el cansancio del pospartido con la escuela del otro día?

-Pasa alguna que otra vez que termina tarde la práctica y estoy con el cuerpo cansado, al otro día hay que levantarse temprano para trabajar, pero lo hago con gusto porque estoy haciendo lo que me apasiona.

-¿Te encontrás con tus alumnos en la cancha?

-Sí, me tocó muchas veces tener alumnos en la tribuna. También los veo en la calle y se hacen sentir. Además de vivir en Villa Nueva, tengo la escuela de deportes asique es normal cruzarlos. Es una linda sensación.

-¿Qué te permitió la docencia que desconocías?

- Principalmente independizarme, abrirme, conocer gente. Darme cuenta de la responsabilidad que tenemos como formadores y tomar ese rol como tal. Por suerte dentro del Instituto Manuel Belgrano tenemos una excelente relación todo el cuerpo docente y hacemos un gran equipo, esto hace más llevadera la actividad.

- En ese rol del docente que mencionás, ¿cómo es la relación que tenés con los alumnos?

-La relación con los alumnos es muy buena, me gusta hablar con cada uno de ellos, aconsejarlos y acompañarlos. De eso se trata, el docente debe estar.

Es una satisfacción hermosa cuando encontrás a un alumno en la calle y te saluda o da un beso. Es un lindo significado. El recuerdo de los maestros que hemos tenido es símbolico para todos y es inexplicable.

-¿Cómo son estos meses sin escuela ni fútbol?

-Es una situación compleja. En la docencia, si bien trabajamos desde casa, no es lo mismo. Sobre todo la Educación Física. Al principio costó y ahora estamos buscando nuevas herramientas para captar a los alumnos.

En cuanto al fútbol es complicado, particularmente es mi cable a tierra. Trabajaba todo el día, iba de un lado al otro y ahora paso gran parte de la jornada en mi casa. Veo partidos por televisión, sobre todo el europeo, que es el que transmiten.

-A todas las personas esta pandemia le dejó algo, ¿cuál es tu caso?

-Tengo un nene de dos años y la pandemia me dio tiempo para estar todo el día con él. Eso es hermoso.

-¿Cuál es el deseo que tenés en tu día?

- No es en particular, sino para todos; que pasen un muy lindo día del maestro, que lo disfruten y que todos le sigamos poniendo ganas a este momento tan complicado, que siga la ayuda entre los colegas para seguir acompañando a los alumnos que son los que más nos necesitan.