Deportes | fútbol | clubes | liga

La primavera será para cualquiera

El COE Regional no autorizó aún a volver a los entrenamientos físicos en los clubes, que no tienen ingresos. La entidad madre del fútbol local y zonal decidiría en los próximos días cerrar la temporada deportiva

En condiciones normales, a esta altura del año la Liga Villamariense de Fútbol hubiese finalizado su torneo Apertura, y estaría en pleno desarrollo el torneo Clausura.

El arribo de la primavera habitualmente es de color rosa para el fútbol local. Florecen los sueños, las expectativas para crecer, y los clubes están generalmente al día (requisito indispensable para iniciar el segundo torneo anual).

Sin embargo, este 2020 que dejó una marca dolorosa de muertes en el mundo (se acerca al millón) producto de la pandemia por Covid 19 nos sigue azotando a los argentinos, sin encontrarle la vuelta (ni en salud, ni en economía).

La Liga Villamariense de Fútbol está inserta en ese panorama de desesperación e incertidumbre, acorralada por el temor y paralizada por donde se la mire.

Cuando en marzo se detuvo su torneo Apertura tras la primera fecha, nadie especuló con que 6 meses después estaríamos en plena pandemia, entre los 10 países con más contagios, y con un ahogo económico tan grave como los que cumplieron la cuarentena.

La gente escapando de sus casas masivamente y no siempre con cuidados sanitarios son una postal de cada día en la ciudad, y muchos pibes del fútbol desahogando sus locas ganas de jugar en cualquier esquina, en cualquier potrero.

Será para cualquiera

El COE Regional no respondió al pedido de la Liga para que sus clubes puedan contener a sus 3 mil hombres y mujeres futbolistas.

Tampoco respondió al pedido desesperado de 13 clubes de la Liga que pretenden reunir presencialmente al Consejo Directivo (entre 21 y 30 personas), en un momento de alta tensión en que se pretende desbaratar todo tipo de reuniones en espacios cerrados.

El interés en realizar la asamblea para renovar autoridades que debió realizarse el 24 de marzo, parece que pasará definitivamente (así se informó en la reunión del sábado de la Federación Cordobesa) para 2021.

Tampoco el fútbol de las Ligas volvería antes de 2021, no sólo por una cuestión de salud, sino por un motivo económico (no se podrá jugar con público). No hay ni idea.

No se encontró la vuelta al fútbol a nivel profesional en el país, y apenas por razones meramente económicas volvieron a jugar la Copa Libertadores los 5 clubes argentinos, que tuvieron muchos casos de coronavirus. ¡Cualquiera!

Sería “cualquiera” que vuelva en las Ligas amateur, que a duras penas tienen un puñado de representantes en torneos de la AFA, los que gambeteando a la infección buscan volver “como sea” a la actividad, privilegiando sus intereses deportivos y su esfuerzo económico sobre la salud.

En este “sálvese quien pueda”, la Liga Villamariense espera permiso para que sus chicos puedan entrenar físico en sus clubes, y dejen de arriesgarse en las calles.

Los enfrentados dirigentes de la Liga Villamariense debaten acerca de ¿cuál será el costo del próximo trimestre para mantener en funcionamiento una Liga paralizada?

La pregunta más valiosa a responder sería: ¿Cómo continuar sosteniendo la actividad y cómo volver?

No le cierra a nadie, pero los clubes de fútbol siguen cerrados.

En el final del verano, hubo 20 clubes dispuestos a jugar en 2020.

La pandemia condujo a encerrarse en otoño, para “pasar el invierno”. El arribo de la primavera los encontró atrapados y sin salida.

El fútbol debe volver. No será este año, pero habrá que encontrarle la vuelta. Unirse, aun en el espanto y a través de Zoom, es la salida para que la primavera no sea para “cualquiera”, y no los queme el verano.