Economía | Gobierno | Alberto Fernández |

El Gobierno extendió hasta el 31 de marzo el congelamiento de los alquileres

La medida alcanza a los inmuebles destinados a vivienda única y que se encuentren ocupados, explicaron.

El Gobierno extendió hoy hasta el 31 de marzo próximo el congelamiento de los precios de alquileres, la prórroga de contratos y la suspensión de desalojos, que vencían a fines de enero.

La medida alcanza a los inmuebles destinados a vivienda única y que se encuentren ocupados, aclaró la administración de Alberto Fernández.

Establece también la extensión de los contratos de locación cuyo vencimiento haya operado desde el 20 de marzo de 2020. La nueva normativa será publicada en el Boletín Oficial la próxima semana, se indicó.

El Gobierno había decidido en septiembre poner en marcha la prórroga hasta el 31 de enero en el marco de la emergencia pública.

En ese momento, el Poder Ejecutivo había argumentado que la medida se debía a que "muchos trabajadores, comerciantes, profesionales, industriales y pequeños y medianos empresarios y empresarias, han visto fuertemente afectados sus ingresos desde el inicio de la pandemia, como consecuencia de la merma de la actividad económica".

Desde el sector de las inmobiliarias se mostraron en desacuerdo con la medida, que, según advirtieron, provocó inconvenientes en el transcurso de 2020.

El reclamo de inquilinos

La continuidad de esa iniciativa constituyó un reclamo por parte de Inquilinos Agrupados, que advirtió sobre una compleja situación para el sector que representa.

"Es urgente la extensión del decreto", subrayó la agrupación recientemente, la cual argumentó que "frente al golpe del mercado inmobiliario, el incumplimiento de la ley y la crisis económica, tiene que haber un Estado presente".

A fin de mes también vence el congelamiento de las cuotas de los créditos UVA, pero hasta ahora el Gobierno no se pronunció oficialmente al respecto.

La medida alcanza a los inmuebles destinados a vivienda única y que se encuentren ocupados, aclaró la administración de Alberto Fernández.

De hecho, la agrupación Hipotecados UVA alertó que el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat les informó que no se encuentra "en condiciones de poder brindar ningún tipo de solución" a los reclamos del sector, por lo que ya descarta una extensión de la medida.

Inmobiliarias, en contra

Las cámaras que agrupan a inmobiliarias advirtieron hoy que la prórroga en el congelamiento de alquileres es un "parche" que perjudica a los inversores, mientras que las asociaciones de inquilinos respaldaron la medida.

El Consejo Federal de Colegios Inmobiliarios sostuvo que la medida es una "decisión lapidaria para el sector, que es clave para el desarrollo de la economía del país a través de la construcción y la generación de puestos de trabajo".

Esta semana, Virginia Manzotti, presidenta del Colegio Profesional de Corredores Públicos Inmobiliarios de Córdoba, también se expresó en contra de la medida en diálogo con el programa radial Buen Día Río Cuarto al mencionar el complejo escenario de 2020.

“Fue un año muy complejo. Empezamos con la vigencia de la modificación del Código Civil y Comercial y el DNU desde marzo hasta septiembre, que luego se prorrogó. Con eso, se prorrogaron los contratos automáticamente y se suspendieron los desalojos. Pensamos que el 1 de octubre se iba a empezar a normalizar el tema de los alquileres, pero el gobierno nacional lo prorrogó hasta el 31 de enero. Esa prórroga y la intervención del Estado en materia de alquileres ha causado un daño tremendo en el movimiento de los alquileres”, indicó.

Según Manzotti, esa intervención estatal provocó que muchos propietarios hayan retirado sus inmuebles para el alquiler y los hayan puesto a la venta. “Esto ha provocado que a menor oferta la demanda suba y los alquileres, por lo tanto, hayan empezado a aumentar [...] Estamos totalmente en contra de esta prórroga que se volvería a hacer porque, en vez de ayudar, sería contraproducente ya que, además, los inquilinos se van a seguir endeudando”, planteó.