Río Cuarto | julio | mes | pesos

Después de un respiro, el comercio local volvió a caer fuerte en julio

La facturación que los negocios declaran en la Municipalidad registró una baja en términos reales cercana al 11 por ciento. Había existido una mejora durante junio después de los meses catastróficos de marzo, abril y mayo

El comercio explica gran parte de los ingresos que tiene la Municipalidad. Representa el 34 por ciento en la masa de tributos que todos los meses conforman la recaudación local. Es el gran motor de la economía riocuartense.

En julio, después del respiro que ostentó en junio, el sector volvió a registrar una fuerte caída en términos reales. Según el informe de Evolución de los Ingresos Municipales que elabora la Secretaría de Economía, la contribución de Comercio e Industria recaudó el mes pasado algo más de 80,6 millones de pesos, lo que implica un crecimiento en términos nominales del 28,23 por ciento. Pero si se descuenta el efecto de la inflación, entonces la baja es importante: llega al 10,81 por ciento.

Así, el rubro volvió a la tendencia que comenzó a evidenciar en marzo, cuando se decretó la cuarentena general con motivo de la pandemia de coronavirus. El comercio y la industria ya venían golpeados: durante todo el 2019 hubo bajas en la facturación y, por ende, en la tributación. El peor mes del año pasado fue febrero, cuando se registró una caída del 16,20 por ciento.

El 2020 había arrancado con otra tónica. En enero la baja fue de apenas el 1,62 por ciento con respecto al mismo mes del año anterior y en febrero se produjo una recuperación en términos reales del 5,11 por ciento. Sin embargo, en marzo se produjo el desastre. Ese mes, que tuvo 20 días de actividad antes del inicio de la cuarentena, registró una retracción del 19,97 por ciento en términos reales.

Lo más grave ocurrió en abril, cuando el aislamiento preventivo y obligatorio estricto abarcó todo el mes. Con la mayoría de los comercios cerrados (sólo podían operar los esenciales), la caída en la facturación alcanzó niveles de catástrofe: el 29,23 por ciento en términos reales.

Mayo representó también un golpe pero similar al de marzo: la baja alcanzó el 19,14 por ciento.

Junio pareció representar un quiebre de tendencia, no sólo en la pandemia sino con respecto a la situación de crisis que ya se vivía con anterioridad. La facturación de los comercios y las industrias riocuartenses mejoró en un 57,83 por ciento en términos nominales, lo que representó una mejora del 9,68 por ciento en términos reales. Es decir, los negocios vendieron más que en el mismo mes del año pasado y no sólo por efecto del aumento de precios.

Sin embargo, julio volvió a registrar un retroceso en las ventas reales. La caída durante el mes pasado llegó a 10,81 por ciento al comparar la facturación declarada con el mismo período del año pasado. Es decir, no se registró una contracción tan profunda como las de marzo, abril y mayo pero, de todos modos, es un registro que marca una caída profunda.

El segundo tributo en importancia para el Municipo es Agua y Cloacas, es decir la recaudación del Emos, que hasta julio inclusive llegó a 230,7 millones de pesos.

En julio, la caída para el Emos alcanzó el 12,26 por ciento. Venía de una mejora del 11,52 por ciento en junio, tal como pasó en el comercio, pero de bajas profundísimas en los meses anteriores: en marzo la caída fue del 29,48 por ciento, llegó al 57,43 por ciento en abril y al 33,34 por ciento en mayo.

El impuesto inmobiliario es el tercero en relevancia entre los ingresos propios del Municipio: hasta julio recaudó 229,9 millones de pesos.

En julio la contribución sobre los inmuebles marcó una recaudación de 20,9 millones de pesos. Esa cifra, en términos nominales, representa un aumento del 39,7 por ciento con respecto al mismo mes del año pasado. Sin embargo, en términos reales sufrió una caída de 2,83 por ciento.

Sólo registró una baja a niveles de pandemia en abril, cuando se derrumbó un 42,47 por ciento. En marzo había caído el 10,23 por ciento, en mayo el 14,04 y en junio había tenido una recuperación del 16,72 por ciento en términos reales.

Coparticipación

En cuanto a la coparticipación, el Municipio recibió hasta julio 755 millones de pesos, un incremento interanual del 37,32 por ciento en términos nominales. Pero en términos reales, hay una caída que alcanza el 6,62 por ciento con respecto al año pasado.