Río Cuarto | Maíz | Gobierno | precios

El Gobierno terminó de dar marcha atrás y liberó exportaciones de maíz

Hace dos semanas anunció que cerraba totalmente las ventas al exterior para enero y febrero con el argumento de que había poca existencia del cereal en el país. Luego fijó cupos. Ayer hizo borrón y cuenta nueva.

El día en que la cotización del maíz dio un salto en las pizarras de Chicago y la tonelada creció más del 5% y llegó a 203,06 dólares, el gobierno nacional decidió abrir las exportaciones libremente para el cereal y de esa manera permitir la comercialización al exterior a cambio de “monitorear” que las existencias locales permitan abastecer a la industria y los sectores que lo tienen como insumo básico hasta que comience a ingresar la nueva cosecha, desde fines de febrero.

Así, el Ministerio de Agricultura y entidades de la cadena agroindustrial arribaron a un acuerdo para dejar sin efecto todas las restricciones para exportar maíz que originaron el cese de comercialización dispuesto por la Comisión de Enlace.

Gonzalo Dal Bianco - El gobierno dio marcha atrás y liberó la exportación de Maíz

La cartera que conduce Luis Basterra anunció el acuerdo para “sustituir el límite de 30.000 toneladas diarias de exportación de maíz por un monitoreo del saldo exportable para llegar al empalme de cosecha sin tensiones, con el compromiso del sector privado”.

“Tal como nos comprometimos, estos encuentros nos permiten continuar avanzando en compatibilizar los intereses privados con la necesidad del Estado de garantizar los bienes esenciales en todo el territorio nacional”, destacó Basterra.

Explicó: "Para el gobierno nacional es prioritario desacoplar los precios internos de la dinámica de los precios internacionales, al tiempo que podamos seguir fortaleciendo el desarrollo del sector y las exportaciones. Desde el Ministerio trabajamos para encontrar las mejores herramientas que nos permitan crecer con ese doble objetivo".

También se acordó lograr “un acuerdo de largo plazo con los sectores consumidores y proveedores de maíz, en sintonía con el Programa Precios Cuidados, en el que se habló, como ejemplo, de la constitución de un fideicomiso de larga duración como solución estructural y método de desacople entre el mercado internacional y el de abastecimiento a transformadores de maíz".

Se acordó, además, proveer de la herramienta del fondo de financiamiento FOGAR a los fines de "garantizar la cobranza de los vendedores de maíz en tiempo y forma, lo que impactará en el componente riesgo".

También se resolvió "proveer y fomentar la herramienta de Warrant" para el acceso a una mejor financiación del sector.

La solución llegó al cumplirse el segundo día del cese de comercialización contra la imposición de un cupo a las exportaciones del cereal, y mientras distintos grupos de productores presionaban para prorrogar la medida de fuerza más allá de la medianoche de este miércoles.

“Ni limitaciones ni cupos”

En la reunión se acordó que “no habrá limitaciones formales ni comunicados estableciendo cupos”, pero el Gobierno pidió no superar los 2 millones de toneladas adicionales a los registros actuales, correspondientes a la denominada "cosecha vieja", según supo NA.

Como parte del acuerdo, se lanzará una línea especial de garantías del fondo FOGAR para frigoríficos que necesiten avales del Estado en sus compras de maíz, por lo que hubo participantes del Ministerio de Desarrollo Productivo en la reunión.

Además, el Gobierno, a través de los ministerios de Agricultura y de Desarrollo Productivo, diseñará líneas de financiamiento bancario para la industria avícola.

También se lanzarán líneas específicas de sociedades de garantía recíproca para industrias procesadoras avícolas.

Este miércoles la Mesa Intersectorial del Maíz prevé decidir la viabilidad de la propuesta del Gobierno de diseñar un mecanismo de compensación intracadena tipo fideicomiso, para aquellos productos derivados del maíz (carnes y huevos, inicialmente), que se encuentren bajo el programa de precios cuidados.

El Gobierno asumiría el compromiso de establecer reglas de juego en comercio exterior por tres años si se logra establecer el fideicomiso, en materia de registros y derechos de exportación, afirman desde el sector agroindustrial.

También aceptaría incluir en la agenda de trabajo la revisión y actualización del programa Precios Cuidados de los productos bajo el fideicomiso, con criterios que los participantes calificaron de “previsibles”.

El fideicomiso debería ser un “esfuerzo compartido” entre todos los actores de la cadena del maíz, empezando por los proveedores de insumos, productores, acopiadores, transformadores, exportadores.

En la madrugada del lunes, cuando comenzaba la medida de fuerza, el Gobierno había flexibilizado la restricción para exportar maíz, autorizando un cupo de 30 mil toneladas por día.

Ahora, se acordó que no habrá límites, aunque existirá un trabajo coordinado entre el sector público y el privado para evitar desacoples entre la exportación de granos y el consumo interno.

En la reunión participaron los presidentes de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, José Martins; CIARA-CEC, Gustavo Idigoras; y el Centro de Empresas Procesadoras Avícolas, Roberto Domenech; el coordinador de la Mesa de las Carnes, Dardo Chiesa; y el vicepresidente de Coninagro, Elbio Laucirica.

Martins señaló: "Lo primero que tenemos que destacar y celebrar es la voluntad de diálogo que es lo único que construye en este país: dialogar, proponer y llegar a acuerdos".

“Desde el sector privado hemos conformado una mesa intersectorial del maíz, con la representación de más de 32 entidades del sector, con quienes vamos a trabajar con el compromiso de encontrar herramientas que permitan desacoplar el buen momento que estamos atravesando en términos de precios internacionales, que es positivo porque es generación de divisas, pero también somos conscientes de que esto impacta en los precios internos", señaló Martins.

Por ahora, la Comisión de Enlace indicó que el cese de comercialización continuará hasta el miércoles por la noche, como estaba previsto.

Este miércoles los integrantes de la dirigencia agropecuaria se reunirán para definir los pasos a seguir ante el nuevo escenario.

Basterra estuvo acompañado por el secretario de la Pequeña y Mediana Empresa y los Emprendedores, Guillermo Merediz; el secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca, Julián Echazarreta; el secretario de Alimentos y Bioeconomía, Marcelo Alós; el subsecretario de Coordinación Política de la cartera agropecuaria, Ariel Martínez; y la subsecretaria de Programación Regional y Sectorial del Ministerio de Economía, María Grosso.

Con cautela y a la espera de “la letra chica”

Ninguna de las entidades que integran la Mesa de Enlace mostró euforia anoche. Más bien todas prefirieron aguardar, a la espera de conocer los detalles de lo que se anunció formalmente desde el Gobierno, pero además dejaban trascender “cierta desconfianza”.

“Se establecen muchas cosas que no sabemos cómo se van a hacer operativas, quién va a financiar. No queremos tener la sorpresa después de que algunos subsidios que se mencionan los va a terminar aportando el productor, porque sería más de lo mismo”, explicó anoche a Puntal un dirigente que siguió de cerca las negociaciones con la Nación.