Río Cuarto | maíz | Argentina | exportaciones

¿Había fundamentos sólidos para cerrar las exportaciones de maíz?

La argumentación central que dio el gobierno nacional para justificar el cierre de las exportaciones de maíz fue la escasa cantidad de cereal que quedaría como disponible en el país y que podría generar inconvenientes para las distintas ramas industriales que lo utilizan como materia prima. El temor, en definitiva, era que lo poco que quedaba se fuera por los puertos y quedara un faltante que ocasione además más presión en los precios.

Pero esa explicación de origen fue cuestionada por las entidades agropecuarias y luego por las Bolsas, que dieron a conocer cifras de las existencias reales de maíz en Argentina.

Sobre eso llegó además un informe del propio Ministerio de Agricultura que dio a conocer la “Existencia Física de Granos en Plantas de Acopio, Industria y Exportación”. En este último dato oficial se admitió que al cierre de diciembre había 10 millones de toneladas de cereal dentro del país. Para contextualizar, la campaña anterior cerró con un resultado muy bueno de 51,5 millones de toneladas, de las cuales unas 20 se consumen puertas adentro con destino mayormente a la producción de carnes (vacuna, aviar y cerdos, especialmente) y biocombustibles (etanol).

grafico maiz
El gráfico de la Bolsa de Comercio de Rosario sobre el maíz.

El gráfico de la Bolsa de Comercio de Rosario sobre el maíz.

Esos datos oficiales coincidieron con los de las entidades del agro y las bolsas y abrieron la incógnita sobre el argumento para cerrar las exportaciones a 60 días de iniciarse la nueva cosecha, que en algunas zonas del país comienza en la segunda quincena de febrero.

Si al terminar diciembre había 10 millones de toneladas, ¿por qué se cerraron las exportaciones?

Las entidades del agro ponen la respuesta en el terreno de lo ideológico y empujan la idea de cierta animosidad contra el sector. Pero también corre la posibilidad de que se busque quitar presión sobre algunos precios internos, especialmente de la carne, que sube con fuerza desde fines de diciembre. Si se amplía la oferta de maíz, creen que bajaría su precio puertas adentro y por ende el costo de alimento de los animales. Pero, ¿llegaría eso al consumidor?