Tras el discurso ante Diputados del ministro de Economía, Martín Guzmán, creció la impresión entre los economistas de que el Gobierno se encamina a una nueva cesación de pagos de la deuda.

El economista Luis Palma Cané advirtió ayer que Guzmán "dio una clara y evidente señal de que vamos al default", ya que al pronosticar que no habrá superávit fiscal hasta 2023; el país "no va a pagar absolutamente nada" hasta ese año.

"Según la propuesta que hizo Guzmán, la Argentina no está en condiciones de pagar los vencimientos. En ese caso, es clara y evidente señal de que vamos a un default", enfatizó.

Según Palma Cané, el jefe del Palacio de Hacienda brindó ante los legisladores "un discurso político con varios mensajes: el principal fue que no se puede evitar el déficit fiscal, por lo menos hasta 2023".

"Por lo cual, si además de eso suponemos y asumimos que el mercado no nos va a financiar absolutamente nada, es evidente que el mensaje es: ‘No tenemos superávit fiscal hasta el 2023, no tenemos otra fuente de financiamiento, prepárense porque lo que vamos a pedir es no pagar absolutamente nada hasta como mínimo el 2023’", alertó.

A su criterio, "o hay una prórroga de los vencimientos, o hay que declarar la cesación de pagos. Y sabemos todo lo negativo que puede ser una situación de default, que de llegar sería la novena en la historia argentina".

Por su parte, el expresidente del Banco Nación Carlos Melconian consideró que Guzmán brindó un "discurso de cabotaje" en el Congreso, y aseguró que en el exterior "están esperando un sendero fiscal real".

"Lo de ayer (por el miércoles) fue de cabotaje, es lo habitual que sucede cuando un ministro va al Congreso y tiene que salir airoso de las preguntas que le hacen. ¿Creen que después va a ir a negociar la deuda con ese discurso? Esa es otra historia", sostuvo el expresidente del Banco Nación.

Para Melconian, el Gobierno tiene un programa económico "históricamente ochentista, peronista, que implica la compra de dólares con emisión de pesos para honrar las obligaciones con los acreedores".

En tanto, el economista José Luis Espert consideró "muy poco serio lo de Guzmán. No puede ser que un economista supuestamente profesional se siga prestando a este juego de psicópatas que propone la clase política argentina".

Aseguró, además, que "la deuda pública se sanciona en el Congreso, no nace de un repollo. Son los diputados y senadores quienes sancionan los niveles de deuda que el Estado nacional va a contraer" en el exterior.

Y se quejó: “No puede ser que la misma gente que sanciona la ley después se haga la distraída y se rasgue las vestiduras diciendo que no va a pagar".



 

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas