Los socios de la alianza Cambiemos empezarán a negociar el armado electoral el lunes, con varios nombres de radicales en danza para acompañar al presidente Mauricio Macri en la fórmula, pero con la condición de que sea alguien que cuente con la confianza del mandatario.

Los referentes de Cambiemos quieren esperar a que pasen las elecciones primarias de Mendoza y las generales de Jujuy, dos de las provincias gobernadas por el radicalismo, que tendrán lugar el domingo, para abrir el diálogo, al que se sumará también la Coalición Cívica de Elisa Carrió.

Del lado de la UCR se sentarán a la mesa de negociación Ernesto Sanz, el titular de la UCR porteña, Emiliano Yacobitti, y la diputada Alejandra Lorden, el gobernador de Mendoza y presidente de la UCR, Alfredo Cornejo, y sus pares de Jujuy y Corrientes, Gerardo Morales y Gustavo Valdés.

Por el PRO participarán el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, el presidente del PRO, Humberto Schiavoni, y el secretario general del partido, Francisco Quintana, con la participación de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

Uno de los puntos centrales de la negociación es el nombre del candidato o candidata a la vicepresidencia y en el radicalismo suenan varios, como los de Sanz y de Martín Lousteau, apadrinado por Yacobitti y bien puntuado también por el sector de Cornejo.

Fuentes del PRO señalaron a NA que uno de los factores clave será la confianza de Macri en su compañero de fórmula, teniendo en cuenta los cortocircuitos públicos entre el PRO y la UCR que se vienen dando desde el año pasado.

Las fuentes consultadas señalaron que le ven pocas chances a Lousteau de pasar ese filtro de confianza presidencial, mientras que Sanz está bien valorado por la Casa Rosada pero, en principio, el exsenador no tendría interés en ocupar ese cargo.



Confianza en Negri



"El tipo al que hoy más confianza le tiene Mauricio es Mario Negri, hay que ponerle una ficha", indicó a NA un diputado del macrismo con llegada a Balcarce 50, en referencia al jefe del interbloque de Cambiemos y reciente candidato a gobernador de Córdoba, Mario Negri.

Esa confianza se vio reflejada en varios hechos, como el de haber tenido una foto sonriente junto a Peña, el hombre más poderoso del Gobierno, tras los comicios de Córdoba, o haber sido el anfitrión de Macri en la visita presidencial de este miércoles a la provincia mediterránea.

Pero en el entorno de Negri rechazan esa posibilidad y subrayan, en primer lugar, que no hubo ningún ofrecimiento ni tampoco gestos por parte del Gobierno, y en segundo lugar que al diputado no le interesa ser vicepresidente, sino renovar su banca en la Cámara baja, y para ello está concentrado en rearmar al radicalismo cordobés tras la división que se generó por las elecciones provinciales.

En este contexto, fuentes del radicalismo confirmaron que también se barajan los nombres de dos mujeres: la vicegobernadora de Mendoza, Laura Montero, y la diputada nacional por la provincia de Buenos Aires, Karina Banfi.

No obstante, en la conducción nacional de la UCR señalaron que la discusión entre los socios de Cambiemos será "por etapas" y que la primera será la posibilidad de incorporar a otros partidos a Cambiemos, de cara al vencimiento del plazo para inscribir a las alianzas, el 12 de junio.

Hasta el momento, casi todos en el oficialismo ven pocas chances de que esto ocurra, dado que ningún partido está manifestando voluntad de sumarse al oficialismo.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas