Rostros y Rastros Naciones Unidas | Fake News | Laura Zommer

Antes de compartir: pausa, identifica y piensa. La campaña de Naciones Unidas que promueve el uso responsable de la información

Recibimos contenido de nuestras personas más cercanas y aunque pensamos 'no puede ser cierto' igualmente lo compartimos con otros. Hacer una pausa y chequear lo que dice el primer mensaje es la iniciativa que lanzó Naciones Unidas para frenar la desinformación

Cuantas veces nos pasó de tener alguna enfermedad, infección o intervención por hacernos y "googleamos" a ver de qué se trata. Si estamos embarazadas o si una conocida se opera de juanetes, ahí estamos tecleando para ver que arroja el mundo virtual al respecto. Lo cierto es que muchas veces encontramos información errónea, que no aplica a nuestros casos específicos, y lo único que logramos es desinformarnos, volvernos temerosos de lo que pueda ocurrir en adelante.

Algo similar ocurre desde que el coronavirus copó el mundo. “A medida que el coronavirus cambia por completo nuestras vidas, personas de todo el mundo buscan información sobre cómo protegerse, mantener la esperanza y ayudarse mutuamente”, dice la campaña que lanzó Naciones Unidas . Y sigue, "el mundo solo puede contener el virus y sus consecuencias si todas las personas tienen acceso a información precisa y confiable".

Verificado es una iniciativa de Naciones Unidas para poner freno a la información falsa con contenido en el que puedes confiar: información que salva vidas, consejos basados ​​en hechos. La iniciativa permite registrarse para ser un voluntario de la información compartiendo contenido que puede salvar vidas en tus redes.

“Al igual que contenemos el virus también debemos contener la información y la desinformación”, “La información falsa se propaga tan rápido como el virus”, son algunos de los enunciados de la campaña.

Cuando te lo manda un amigo

Quién de nosotros no recibió video, flyer, nota, titular o similar de algún amigo cercano o familiar. Es esta una de las razones por las que la información falsa causa tanto impacto, porque seguramente la recepción de algún conocido.

Puntualmente en WhatsApp puede parecer que la información proviene de un amigo pero en realidad es reenviada, y si ves el símbolo de doble flecha y “Reenviado muchas veces” es una alerta para pensar que puede ser un mensaje con información errónea, si lo recibís comprueba la fuente de manera externa, es decir en páginas oficiales. Y si descubrís que algo del mensaje no es correcto o es confuso, decírselo a la persona que te lo envió sería el camino ideal para detener su propagación.

Laura Zommer es Directora de Chequeado y para esta campaña explica que la desinformación esta y seguirá estando cada día. Y puntualmente en Latinoamérica indica que es muy alto el nivel de desinformación sobre la pandemia, sobre todo a través de WhatsApp una de las vías de comunicación más usadas en esta parte del mundo.

“Lo que sabemos de la desinformación es que una de las razones de su éxito es que apela a nuestras emociones, la gente muchas veces comparte contenido que no necesariamente sabe si es verdadero, pero usa una frase que es 'comparto por las dudas'. Eso es peligroso sobre todo cuando tiene que ver con falsas curaciones y tratamientos, porque puede efectivamente poner en peligro la salud o la vida de las personas como ya ha pasado. En Argentina lamentamos la muerte de un niño porque sus padres le dieron una solución que creyeron lo podía curar del virus. No es un cuento, la desinformación puede matar. Por eso por favor, pausa. Pensar antes de compartir tiene que ser tu nuevo mantra ”, señala el especialista.

Un simple compartir puede tener consecuencias muy grandes

Las cosas que compartimos on-line pueden propagarse como fuego.

¿Por qué hay que hacer una pausa? Estamos programados para estar en contacto: queremos compartir información entre nosotros. Y ahora más que nunca, en la era de las redes sociales, compartimos cada vez más información: últimas noticias, consejos prácticos o historias divertidas. Solo hay que hacer un clic y compartiremos la información con el mundo entero. Aunque parezca insignificante, esta información puede propagarse como un incendio y tener grandes consecuencias.

https://twitter.com/CMNUCC/status/1277968031788920833

“A pesar de todos sus beneficios, las redes sociales se han convertido en un medio de transporte de la desinformación. Las historias están sesgadas, las citas presentan omisiones y los hechos están distorsionados. La desinformación está afectando a nuestra política, nuestra economía y nuestra salud. Con la pandemia actual, puede llegar a ser mortal. La desinformación también es un impedimento a la hora de enfrentarnos a las cuestiones más acuciantes del mundo, como los problemas derivados del cambio climático, la pandemia de la COVID-19 o la lucha por la igualdad racial. Para encontrar una solución, tenemos que trabajar juntos ”, manifiesta Naciones Unidas en toda su campaña.

Además sentencia; “No podemos esperar a las empresas tecnológicas. Entre todos debemos actuar ahora mismo para romper la cadena y detener la propagación de la desinformación ”.

Si te genera tristeza lo compartís para que no sea tan duro sobrellevarlo, si te da alegría lo compartís porque te sentís sobrepasado de euforia, las noticias falsas captan nuestras emociones y se alimentan de eso. “La desinformación está presente en todas las partes: secuestra nuestras emociones, se aprovecha de nuestros prejuicios y juega con nuestros puntos débiles. De manera consciente o sin saber, todos hemos compartido información incorrecta. Además, como viene de nosotros, los amigos con los que la compartimos creen que es cierta. Sin embargo, hay algo que todos podemos hacer: una pausa. El simple hecho de hacer una pausa antes de compartir información interrumpe nuestra respuesta emocional y activa el pensamiento crítico. Juntos podemos recuperar el control ”, explica la publicación.

Hacer una pausa y pensar antes de compartir

Pause es una campaña de Verificado, una iniciativa de las Naciones Unidas que nos invita a revisar la información que compartimos.

¿Cómo compartir responsablemente? Da igual si vas a reenviar un mensaje o retuitear una historia, o si estás enojado por un vídeo que viste en tu feed o muro. Antes de compartir, hay que hacer una pausa. En esa pausa identifica esa emoción que está haciéndose presente y así interrumpís la posibilidad de tener una respuesta emocional. Cuando pensas, respirá profundo y activa tu pensamiento crítico. Entonces si no confías de la información no las compartas.

Si te interesa conocer más acerca de esta iniciativa mundial podes encontrar contenido a partir de #PIENSAANTESDECOMPARTIR o #COMPROMISOPORLAPAUSA

Ser parte

Entre las manifestaciones diversas de quienes pensaron esta campaña también está la relevancia de ser parte, de sentir que ya estás haciendo mucho cuando haces esa pausa. Formar parte del mayor proyecto de colaboración social que el mundo haya visto es una gran tarea cumplida. “Más grande que la llegada a la luna, que los Juegos Olímpicos, que el rascacielos más alto o el puente más largo. Miles de millones de personas trabajando juntas: el médico en el otro extremo del país. Los padres que educan a su hijo en casa. El científico que trabaja en la vacuna. La enfermera que trabaja todo el día. Tú, leyendo esto. Todos trabajando por un objetivo común: cuidar los unos de los otros ”.

En esta crisis, compartir información fiable y verificada ayudará a proteger a las personas, mientras que la desinformación puede poner vidas en peligro.

Por Fernanda Bireni