Río Cuarto | pandemia | Trabajo | Encuentro

Debatieron sobre las vejeces en los tiempos de la pandemia

El encuentro, desarrollado de manera virtual, contó con espacios de análisis del contexto actual desde una mirada vinculada a la salud, el trabajo social y la comunicación

En la jornada de ayer se llevó a cabo de manera online un encuentro en el que disertaron referentes nacionales e internacionales pensando en la idea de “solidaridad intergeneracional”. La propuesta fue organizada por “El Club de la Porota”, junto con la Regional 4ª del Colegio de Kinesiólogos y Fisioterapeutas de Córdoba y una de las cátedras de Trabajo Social de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad Nacional de Córdoba.

En diálogo con Puntal, Sol Rodríguez Maiztegui, periodista especialista en la temática y una de las coordinadoras del evento, destacó sobre el propósito de este encuentro: “El objetivo fue trabajar sobre la temática de las vejeces, porque entendemos que la vejez es diversa y heterogénea, no se puede hablar de las personas mayores como si se hablara de un colectivo homogéneo, y hacerlo desde el paradigma del cuidado, que está asociado a una perspectiva del cuidado de la vida en todas sus etapas y dimensiones”, comentó la organizadora.

En este sentido, señaló que es necesario llevar la mirada gerontológica más a fondo: “Vincularnos desde una perspectiva intergeneracional, cuidándonos entre todos, si no sería difícil evolucionar como especie y superar coyunturas como la actual de la pandemia”, explicó Rodríguez.

- ¿Qué tipo de espacios para el debate se propusieron para el desarrollo del encuentro?

- La hemos llamado “Jornada de Solidaridad Intergeneracional” porque creemos que es importante no sólo visibilizar a las personas mayores desde lo gerontológico, sino también ponerlas desde los discursos gerontológicos. Se hicieron tres mesas: salud, trabajo social y comunicación, con un disertante y referente que fuera una persona mayor. Entre los panelistas, disertaron: Miguel Ángel Vázquez, Gimena Fornos y Betiana Corbelle, en una mesa sobre “Fomentar la independencia y superar prejuicios”; Cármen González, Silvia Gattino y Graciela Maiztegui, en la mesa sobre “Saber Cuidar”; y Fanny Mandelbaun y Verónica Laforgia, en la mesa “La comunicación: instrumento para interpelar estereotipos y visibilizar formas de envejecer”.

De acuerdo a lo que indicó la especialista, en estas actividades se apuntó al tratamiento de la temática desde “un lugar positivo”, considerando que normalmente se aborda a las vejeces desde miradas negativas o críticas. “Hay muchas experiencias para recuperar y ese fue uno de los objetivos de la jornada”, sostuvo Rodríguez.

- El contexto de la pandemia dio visibilidad a varias situaciones en las que las vejeces fueron violentadas, ¿vienen trabajando con el abordaje de esta problemática?

- El mundo de la gerontología viene trabajando desde hace tiempo con la intención de cambiar la mirada prejuiciosa y estereotipada que todos tenemos de las vejeces, lo que se conoce como “viejismo”. De hecho, Argentina tuvo un gran trabajo en 2017 con la adhesión a la Convención de la Protección de Derechos Humanos de las Personas Mayores, sancionada en 2015. Ahora, con la pandemia, se ha debatido más sobre el tema porque este grupo ha sido más trabajado por estar en los sectores de riesgo. Así, todos empiezan a mirar al colectivo, que antes estaba muy invisibilizado. Hay que tener en cuenta que muchas veces los mismos medios de comunicación también influyen en la construcción de una mirada tan diferente y violenta de lo que es la vejez, como parte de la vida de las personas.

Precisó, además, que en el contexto actual se ven muchas falencias que necesitan de la implementación de políticas públicas específicas para este grupo etario.

“Los estereotipos habitan de manera individual en cada uno y, hasta que no hagamos una deconstrucción personal sobre esos estereotipos como periodistas, los informes van a seguir siendo viejistas, porque no hay una revisión de nuestro propio proceso de envejecimiento ni una conexión con una etapa de la vida que creemos que no vamos a vivir”, puntualizó la especialista.