Río Cuarto | presidente | Jubilados | depresión

"Si el Presidente no cambia, vamos a una situación que la Argentina nunca vivió"

Guillermo Moreno, el exsecretario de Comercio Interior de la gestión de Cristina, es una de las voces más críticas que tiene Alberto Fernández, al que no considera peronista. Dice que el impuesto a la riqueza es un error y que los jubilados perderán con la nueva fórmula.

Polémico, desafiante y muy crítico a la hora de evaluar la marcha del gobierno de Alberto Fernández, Guillermo Moreno, el exsecretario de Comercio Interior durante la gestión de Cristina Fernández de Kirchner, advierte que estamos atravesando un momento de estrema gravedad que no se trata de una crisis o una supercrisis, sino de depresión. Y asegura que el camino tomado por el Presidente es el equivocado. Cuestiona el impuesto a la riqueza y asegura que Cristina se equivocó al elegir a Alberto Fernández: “Eligió al peor”.

En diálogo con Puntal, Moreno asegura que “la situación está muy mal y vamos en un camino de colisión. Vamos hacia una situación que no la hemos vivido nunca en la Argentina, de depresión económica. No digo de crisis o supercrisis; de depresión, que es la destrucción de valor. Estamos en una situación extremadamente delicada. El Gobierno perdió 9 meses y no pudo o no quiso hacer un plan económico, después llegó el Fondo Monetario y los compromisos hay que honrarlos y hay que pagarlos. O los pagás a partir de un modelo de desarrollo económico, sustentable, permanente y con orientación a la producción, que es la única alternativa que tiene el país, o con la receta del Fondo, y nos vamos a ver en el espejo de los griegos de 2014 a 2017. En ese momento el pueblo griego sufrió también una depresión de su economía”, advirtió.

Su receta es que hay que apostar por agrandar la torta porque se está achicando y alcanza cada vez para menos...

Lógico. Es exactamente eso. Porque uno puede pagar las deudas creciendo o lo puede hacer con la sangre de los argentinos, como dijo Avellaneda. Ahora, ¿qué argentinos tienen sangre? Donde ellos van a ir a buscarla la verdad que no está, porque van a ir a los jubilados, pensionados, trabajadores estatales, después con los trabajadores en general, y eso se llama depresión económica. Por eso digo que estamos muy mal y el camino elegido es pésimo.

El Gobierno insiste en que no habrá ajuste sobre los más vulnerables, pero en la acción quedan dudas sobre eso por el tema jubilados, la misma inflación...

Lo que pasa es que el Presidente piensa mal. Y si piensa mal, va a obrar mal. Piensa mal, trabaja mal.

¿Y el gabinete?, porque se apuntó en su momento sobre los funcionarios que lo rodean, los que no funcionan...

No, pero escúcheme. Yo soy de la vieja guardia. Cuando se equivoca el cadete, la culpa la tiene el gerente. Yo sé que a veces los gerentes empiezan a decir que el problema es del cadete. Pero bueno, la verdad es que yo soy de la vieja guardia. Insisto, cuando se equivoca el cadete, la culpa la tiene el gerente. Por eso no me meto con el gabinete.

¿Y entonces?

Estamos decididamente complicados. Repito que estamos mal y el camino elegido es pésimo.

Pero entonces no cree que un cambio de gabinete aporte demasiado porque usted ubica la falla en la cabeza...

Claro. Si el Presidente no cambia la manera de pensar, y lo dije hace varios meses, va al fracaso. Y el Presidente no cambió la manera de pensar. Se autopercibe exitoso, y cuando eso ocurre, uno no cambia. Por eso le digo que estamos complicados, extremadamente complicados. Se tendrá que mirar al espejo, y espero que lo haga. Ya aprendió que toca mal la guitarra. Vio que ya no graba más los videos tocando, ya no dice más que tiene más influencia de Litto Nebbia que de Perón, o de Bob Dylan que de Perón. Todo eso ya no lo dice. Por ahí se sigue mirando al espejo y veremos entonces qué decisiones toma.

Usted repite a menudo que el Presidente no es un cuadro peronista...

Es que es socialdemócrata. Pero a eso lo dijo él. No es que yo no lo tengo identificado como peronista. Lo dijo en una entrevista un domingo con Fontevecchia. Y yo repito lo que él dice. Para mí eso no es ningún halago, obviamente. No digo ‘qué bueno, es socialdemócrata’.

Entonces, ¿usted está decepcionado con el desempeño del presidente Fernández o cree directamente que Cristina se equivocó al elegirlo?

Lo dije el primer día, cuando se supo que había sido elegido. Cristina eligió al peor.

Eso implica que había opciones, ¿las había?

Y había, sí. Por lo menos había 4 o 5 nombres. Y si hubiesen generado unas Paso competitivas, hubiese habido otra fórmula. Pero bueno, generaron un reglamento electoral que no se podía cumplir. Porque el resto de las fórmulas tenían que buscar las adhesiones en el Partido Comunista, en el Nuevo Encuentro, en el GEN; es imposible porque no sabemos ni dónde viven esos muchachos. Hicieron un reglamento para que hubiese una sola fórmula, si no hubiesen aparecido otras y el pueblo hubiese decidido.

¿Hay otros integrantes del peronismo que estén decepcionados como usted?, porque no se escuchan muchas voces críticas...

Acá no es el problema si hay muchas o pocas. Yo le pregunto si hay algún economista del peronismo que diga que esto está bien. No hay. Y en los dirigentes políticos pasa lo mismo. ¿Usted pretende que Schiaretti salga a decir esto que yo digo? ¿Puede Schiaretti decir esto?

¿Pero cree que hay quienes lo piensan y no lo dicen?

Lo que digo es que cada uno tiene su responsabilidad histórica. Cada uno tiene que hacer lo que tiene que hacer. ¿Puede un intendente salir a decir esto? ¿Puede un empresario decir esto? ¿Puede un dirigente sindical? ¿Corresponde que lo digan o lo deben decir los dirigentes políticos? Cada uno tiene que cumplir su responsabilidad histórica.

¿Y algunos no la cumplen?

El único que no la está cumpliendo es Alberto. Que los compañeros que están en gestión no puedan decir esto es entendible, no pueden, no corresponde.

¿Y los que no están en gestión?, tampoco se escucha mucho...

Sí. La dirigencia política, no tenga dudas. Al revés, dígame un dirigente político que no esté en gestión que esté avalando lo que hace Alberto. Dígame uno...

Pero más allá de la imposibilidad de decirlo, ¿aquellos que están en gestión usted cree que tienen una mirada crítica de la gestión nacional?

No, no. Eso no me corresponde decirlo. No soy el que traduce el pensamiento de los compañeros.

Se lo pregunto porque seguramente tiene contacto con más de uno y conversa estos temas...

No, bueno, pero si estuve en contacto hablando no me parece que lo deba decir.

Por lo que señala, ¿le hace falta más peronismo al Gobierno?

No, más peronismo no le hace falta, le hace falta ser peronista.

¿Y eso que implicaría?

Y, cambiar la manera de pensar; entre otras cosas que nunca vas a castigar a los jubilados, ni a los pensionados ni a los trabajadores.

¿Usted cree que el cambio de la fórmula de jubilaciones es un castigo para los jubilados?

No tenga dudas, ¿si no para que la cambia? Si no fuera así deja las dos y listo. La solución de las jubilaciones es muy sencilla, se dejan los dos cálculos y se establece en una ley que se aplica el que más beneficie a los jubilados. Se escribe una norma que diga ‘señor funcionario actuante, en este caso la señora de Anses, señora Raverta, aplique la fórmula A y la B, y la que dé mayor beneficio para los jubilados es la que se va a aplicar’. Esos son tres minutos de discusión y media hora de redacción. Y todo el mundo lo va a aprobar y va a salir por unanimidad. ¿Quién se va a oponer a que los jubilados estén mejor? Si obviamente entra toda esta discusión es porque lo que se busca es que estén peor, no mejor, es obvio. Pero es algo sencillo, no es algo complicado ni que hay que convencer a nadie. Se aplica la fórmula que dé mejor entre A o B. Y punto. Si no lo hacen es porque lo que quieren es perjudicar.

Le pregunto por un tema que a usted lo tuvo de protagonista cuando era secretario, el de la inflación. El último dato dio muy alto, ¿cree que se le está escapando al Gobierno?

Mire, si le dije que el Presidente piensa mal y trabaja mal, que estamos mal y que va por un camino infinitamente peor. ¿Qué otra cosa quiere que le diga? No es que se le escapó algo, no sabe! Piensa mal.

Y la última, ¿cree que es una buena idea la del impuesto a la riqueza?

No, eso técnicamente es una mala técnica impositiva. No se pueden cobrar impuestos sobre el stock, se tienen que cobrar sobre el flujo. Imagínese que usted tiene 20 camiones y los tiene todos parados, ¿va a vender la rueda de los camiones para pagar el impuesto? Es ridículo eso. Está mal. No puede operar a un hombre del corazón boca abajo; no le puede entrar por los pulmones. No es que la técnica termina diciendo lo que está bien o mal, pero orienta. Y esto está muy mal. La plata la tienen que ir a buscar donde está. Y en este caso está en manos de los terratenientes dueños de las tierras en la Pampa Húmeda. Ahí tiene que poner los derechos de exportación como corresponde y ahí deben poner la ley de alquileres para que al productor le quede la ganancia que corresponde con retenciones o sin retenciones. El productor no tiene la culpa; al productor se le baja el precio de facturación por los derechos de exportación pero también se le bajan los costos por la ley de alquileres. Más un combustible que no puede pasar de 0,60 dólares el litro de gasoil; y hablamos del dólar competitivo, el mismo con el que exporta. Ahora, quienes ponen la plata son los dueños de la tierra. Por primera vez que la pongan. Se van a llevar 7.500 millones de dólares en 2020, ¿no es lógico que ahí hay que ir a buscar la plata? Con estos mecanismos que le digo, que técnica mente son impecables. Y si se enojan los dueños de las tierras, que se enojen. No hay alternativa. El que no se tiene que enojar es el productor, el contratista y los trabajadores rurales. Que son los que trabajan y merecen llevarse la que les corresponde por eso. Ahora, los muchachos que viven tirando manteca al techo, alguna vez tienen que hacer un esfuerzo. En vez de sacar esta ley por única vez, que no se entiende, y que en definitiva son monedas, por qué no van a buscar a donde tienen que buscar y resolvemos estructuralmente los problemas de la Argentina. Arreglamos con el Fondo, ponemos el pueblo a trabajar, las empresas a ser rentables. Porque de esto solamente se sale con un modelo de desarrollo económico, permanente y sustentable. Si tenés la comida cara, tu pueblo no va a trabajar. Si tenés la energía cara, las empresas no son rentables. Es fácil lo que hay que hacer, es repetir lo que se hizo bien la década pasada, que fue una década ganada. Y las deudas se pagan con una Argentina en crecimiento y trabajando, no en depresión económica. Es absolutamente al revés de como piensa Alberto.