Villa María | proyecto | barbijo | personas

Proponen que personal municipal use barbijos transparentes

La iniciativa de la oposición pretende que trabajadores de edificios públicos utilicen este tipo de protección "para poder brindar una mejor atención a personas hipoacúsicas o con otras dificultades para comunicarse"

Una propuesta inclusiva que ya tiene varios antecedentes en otras localidades del país fue elevada en las últimas horas por el bloque Vamos Villa María al Concejo Deliberante.

Se trata de un proyecto de ordenanza que busca que los trabajadores de todas las reparticiones municipales utilicen barbijos transparentes.

Según lo fundamentado por los ediles, el objetivo de la iniciativa busca “brindar una mejor atención a personas hipoacúsicas o con otras dificultades para comunicarse”.

El proyecto encuentra un antecedente directo en la capital cordobesa, ciudad donde es obligatorio -desde hace más de cuatro meses- el uso de tapabocas inclusivos en espacios de atención públicos.

Más detalles

Desde el bloque que preside la concejala Karina Bruno fundamentaron que “con el tapabocas o máscaras de protección transparente se facilita la comunicación e inclusión” de las personas que, por ejemplo, tienen problemas de audición.

La presentación de los ediles invita a todas las oficinas municipales, del Concejo Deliberante y de otros organismos descentralizados a que exhiban “obligatoriamente” y “en un lugar con visibilidad permanente” una cartelería con la leyenda: “Aquí se garantiza la accesibilidad comunicativa, si usted requiere barbijo transparente y que el personal de este sector también lo utilice, solicítelo”.

“El uso de barbijo o tapabocas se ha implementado en la vida diaria de los villamarienses para prevenir el contagio del coronavirus, por lo que se extenderá por un tiempo largo además; por lo tanto, este es un proyecto de promoción de la salud mediante una accesibilidad comunicativa, que incluye tapabocas o máscaras transparentes, pero también otras pautas, como preguntar si nos están escuchando bien y, si la respuesta es que no, tener algunas alternativas, como una pizarra, para poder escribir”, refleja el proyecto que fue elevado al vicepresidente del Consejo Deliberante a cargo de la presidencia, Juan Romeo Benzo.

El bloque alegó que tanto para la comunidad hipoacúsica como para todos aquellos que tienen algún tipo de dificultad auditiva “el barbijo significa una doble barrera”.

Al respecto, se dijo que, por un lado, “el tapabocas distorsiona el sonido, dificultando aún a quienes tienen buena audición comprender lo que se está diciendo”.

En segundo lugar, se afirmó que el barbijo “impide leer los labios, que en algunos casos es una ayuda fundamental”.

La iniciativa menciona que en el país “hay más de 1 millón de personas que tienen sordera o hipoacusia”.

“La visión de los labios es un canal adicional que a la persona hipoacúsica le aporta mucha información extra, porque muchas veces ayuda a terminar de integrar el mensaje”, señala uno de los párrafos del proyecto.

El espíritu del proyecto busca además que las empresas y organismos públicos y privados de la ciudad y la región que tengan atención al público también se sumen a la utilización de barbijos transparentes o máscaras faciales. “El fin es brindar mejores condiciones de accesibilidad a los clientes y usuarios”, se explicó.