· · Crédito: Puntal.com.ar
Mirta Zanotto es de Jovita. Desde hace 30 años tiene un pequeño tambo en Serrano. Hoy, con lo producido por sus 50 vacas elabora este producto que vende entre sus vecinos.
Si bien el sector ha sido duramente golpeado en los últimos años, los tamberos que quedan se las ingenian para resistir y seguir en la actividad en el sur provincial.

Es el caso de Mirta Zanotto, productora tambera de más de 30 años de actividad, y que ahora elabora dulce de leche casero para sumarle “valor agregado” a la materia prima y con ello obtener mejores ingresos.

 El tambo, uno de los pocos que han quedado en la zona, se ubica en Serrano, pero la mujer es de Jovita. Cuenta con 50 vacas lecheras que son mantenidas en un predio de 16 hectáreas que resisten a las contingencias climáticas y políticas. 

"No es fácil, pero es como que yo nací haciendo esto porque esto viene de familia; además me gusta esto de la producción láctea y me apasiona. Es algo que uno lo siente", dice a Puntal la productora que lleva adelante este emprendimiento con ayuda de sus cuatro hijos y un matrimonio que vive en el campo. 

“Entregamos la producción de leche a Punta del Agua. Hacemos un ciclo relativo semipastoril con ayuda de otras cosas como inseminación y cría de vaquillonas. Además hago mi producción casera de dulce de leche”, dice la mujer. Y agrega: “El dulce de leche sale mucho en los pueblos, es un producto sano y casero que ha gustado mucho, es un aporte más a la actividad que hacemos”.

 El producto se hizo muy conocido y se consume en los pueblos de la zona. 

 Lo cierto es que el tambo es una fuente laboral directa e indirecta para la zona, “tenemos un matrimonio en el lugar. Pero además trabajamos con veterinarios y asesores de la producción que hacemos”, asegura Mirta. 

 En época de inundaciones en la zona el tambo se vio afectado; “pasamos épocas muy difíciles y hoy aún no es fácil, pero es como que yo nací haciendo esto. Tengo cuatro hijos pero a ellos les cuesta adaptarse, a mí me apasiona la producción láctea, es algo que uno lo siente, de lo contrario sería muy difícil llevarlo adelante”, comenta.  

 Cabe agregar que Mirta fue una de las productoras de la zona que recibieron días atrás un aporte de la Provincia bajo el programa de Buenas Prácticas que fue entregado la semana pasada en la 2da Jornada Ganadera realizada en Pincén.

Al respecto, señaló que “siempre hace falta apoyo para poder crecer en este tipo de actividades y sobre todo para ir renovando tecnológicamente”. 

En la zona de Serrano y Jovita, tras las inundaciones de hace dos años, se cerró gran cantidad de tambos y los animales fueron vendidos. Estas producciones no sólo fueron afectadas por el fenómeno climático, sino también por el bajo valor que reciben los tamberos por cada litro de leche que venden.

Sobre esto último, vienen debatiendo desde hace ya tiempo, y se ha logrado una leve mejoría que aún no llega a compensar la inversión que el productor realiza en la crianza y el mantenimiento de cada vaca.

 Según un informe de la Provincia publicado en junio de este año, actualmente funcionan en todo el territorio provincial unos 2.800 tambos; con esta cifra, Córdoba se instala como la primera productora a nivel nacional, con 3.400 millones de litros anuales. 

La cuenca sur tiene 331 tambos y una producción por día de 915.856 litros. 

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas