Policiales | Río Tercero | municipal | mujer

Un policía se arrojó al río Tercero y salvó a una joven que era arrastrada por el agua

El efectivo fue advertido por un hijo de la damnificada y procedió al rescate con éxito

Por evitar que una pelota se fuera al agua, una joven de 26 años cayó al cauce del río Tercero y la intervención de un policía le terminó salvando la vida.

La dramática escena tuvo lugar en la tarde de ayer en un sector del Balneario Municipal de la ciudad cabecera del departamento Tercero Arriba.

Un niño de 5 años, hijo de la mujer rescatada, también tuvo un rol clave en la historia.

Al ver que su mamá era arrastrada por el río, corrió en busca de ayuda hasta uno de los efectivos que participaban de un operativo en el lugar.

Ante la advertencia del menor, el sargento primero Gustavo Puecher observó que la mujer pedía auxilio desde el medio del cauce. El uniformado recorrió unos 500 metros hasta estar en la línea de la damnificada y se arrojó al agua para retirarla.

Rescate exitoso

El comisario Rolando Turletti, a cargo del operativo de seguridad ayer a la tarde en Río Tercero, destacó a Puntal el resultado exitoso del rescate.

A la vez, el jefe policial reconoció la formación del sargento primero Puecher, que no sólo hizo que pudiera retirar a la mujer del cauce, sino también brindarle los primeros auxilios en la costa.

Posteriormente, un servicio médico continuó con la asistencia a la mujer, quien anoche estaba de regreso en su casa.

En el Balneario Municipal

El episodio ocurrió a pocos metros del acceso norte al Balneario Municipal de Río Tercero, adonde la Policía y Tránsito municipal realizaban operativos para impedir el ingreso al lugar.

Según se explicó, en vísperas del comienzo de la primavera, fueron intensificados los controles en ese espacio de recreación.

No obstante, advirtieron que hay vecinos que ingresan igual hasta la zona del río debido a que los barrios están próximos a la costa.

En el caso registrado ayer a la tarde, la mujer y su hijo estaban en cercanías del denominado “Puente Negro”, área a la que estaba asignado el policía que terminó salvándole la vida.