El senador dijo que antes de las elecciones es complicado que se dé la unidad porque nadie va a bajar su lista. Y agregó que sería una gran satisfacción que Schiaretti se defina. Habló de Cristina, La Cámpora, Gill y Llamosas.
El senador Carlos Caserio dijo ayer a Puntal que antes del 27 de octubre es muy difícil que el peronismo cordobés esté todo encolumnado, pero agregó que después va a terminar uniéndose.

Caserio inauguró La Casa de Todos en compañía de los candidatos a diputados Eduardo Fernández y Gabriela Estévez.

-¿Qué significado tiene la inauguración de La Casa de Todos, en la que convergen el peronismo y el kirchnerismo cordobés?

-Hace un mes venía de una reunión a la que me había invitado (Miguel) “Minino” Negro con intendentes en Holmberg y allí me dijeron que había dirigentes de Río Cuarto que de algún modo tenían voluntad de participar de la campaña. En realidad, mi función es armar la agenda y la estructura política que apoye la fórmula presidencial.

-¿Es una señal de unidad del peronismo en Córdoba?

-Yo creo que en el mediano y largo plazo el peronismo va a terminar uniéndose. Hoy estamos frente a un inconveniente, que es que van a venir compañeros que pueden apoyar una lista de diputados y otros a otra. Pero lo que nos une es el compromiso con el país y con que Alberto (Fernández) y Cristina (Fernández) terminen gobernando. Alberto tiene en la cabeza el tema Córdoba, el dar vuelta la página, romper esa especie de aislamiento. Él no quiere mirar para atrás y quiere empezar una relación nueva. Entonces me pareció que mi misión era aceptar el desafío de abrir un lugar donde todo lo que nos une es ganarle al oficialismo. Mi aspiración es que los peronistas estemos todos juntos. Yo creo que tenemos enormes chances de ganar esta elección. A mi entender, Alberto es casi presidente. De todos modos, el 27 hay que votar.

-¿Cuál va a ser la estrategia? ¿Fernández más boleta larga o boleta corta de (Juan) Schiaretti?

-Eso lo voy a dejar liberado a los dirigentes. Ellos tienen que hacer lo que crean que es mejor. Esto no tiene que dividirnos. El tema está en que tengamos el presidente que queremos. Esto de la boleta de diputados es una cosa más nuestra que de la gente. Los ciudadanos hablan de los candidatos a presidente.

-¿Cree que esta unidad se va a dar antes del 27 pensando un poco en Schiaretti?

-Antes del 27 tenemos dos boletas. Un pedazo del peronismo de Río Cuarto, donde están Carlos Gutiérrez, Juan Manuel Llamosas y la estructura del partido, está trabajando para una boleta y vemos a otros que están trabajando para otra boleta. Es muy difícil que eso se dé porque hay intereses distintos. Nadie va a bajar su lista. Los gobernadores han tomado una gran decisión: están al lado de nuestro candidato a presidente. Están al lado porque están apoyando el modelo de país que les proponemos a los argentinos. Y eso es lo más importante de todo.

-¿Y Schiaretti tendría que estar?

-No tengo dudas. Yo lo dije un montón de veces. Yo tengo mucho aprecio por el Gringo. Tenemos una vida juntos. (José Manuel) De la Sota nos permitió a nosotros los peronistas de Córdoba que perdíamos todo salir a la calle. Las dos fueron grandes gestiones. Para mí sería la satisfacción de mi vida que el Gringo se defina. Yo también sufrí la lista corta en el 2011 y la tuvimos que bajar.

-¿Qué conclusión sacó de la reunión entre Schiaretti y Fernández?

-Yo vi cosas positivas. Creo que hubo un adelanto. Primero lo veo desde la óptica personal. El Gringo tuvo actitudes muy buenas para con nosotros. En la misa nos saludó y cuando salió de hablar con Alberto ese frío se diluyó un poco. Nos abrazó a todos y estuvimos hablando. Yo vi un cambio y en el diálogo con Alberto también mejoró. No sé cómo va a terminar. No tengo una expectativa de que salga y haga lo que hacen todos los gobernadores. Schiaretti le dijo que va a ayudar en lo que puede y Alberto le señaló que yo armaba lo de Córdoba y que tenía que haber coincidencias. Estoy esperando que me llame para ver cómo sigue. El Gringo también le dijo a Alberto que cuando sea presidente, de hecho le expresó: “Casi lo sos”, cuando se convoque a un consenso nacional, va a estar.

-¿Fernández tiene una reunión pendiente con Schiaretti?

-Gutiérrez me llamó pero se tuvo que ir a Mendoza porque se tenía que hacer ver de la vista y me dijo que nos íbamos a juntar. Yo estoy disponible. Qué mejor alegría y satisfacción que el gobernador, de quien en el 2007 fui su jefe de campaña y su ministro de Gobierno, esté acá. Y sería bueno para él porque todo el peronismo del país nos está mirando.

-¿Qué rol van a cumplir dirigentes que lo están acompañando, como Martín Gill y Marcos Farina?

-Nosotros le hemos ofrecido a Alberto nuestra capacidad territorial y política pero también nuestra capacidad de gestión. Rodrigo (Rufeil) es intendente de La Calera, Marcos (Farina) fue ministro de Gobierno y Martín Gill viene de ganar la intendencia. Yo no tengo aspiración de ser ministro ni ganas de vivir en Buenos Aires.

-¿Cómo imagina la convivencia dentro de un eventual gobierno con La Cámpora?

-Ellos tienen un bloque y nosotros otro. Pero yo no me llevo mal con ellos. Son tan peronistas como nosotros, lo que pasa es que están un poco demonizados. Esa convivencia hay que crearla.

-¿Qué va a pasar con el desafuero de Cristina?

-Es totalmente innecesario querer detener a un senador cuando la ley lo protege. Soy contrario a las detenciones arbitrarias. Para mí es una vergüenza.

Gonzalo Dal Bianco y Marcelo Irastorza

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas