Las ventas cumplieron 18 meses consecutivos de retroceso en la provincia, y agosto fue el peor de todo ese período, con una merma del 14%. En un estudio de la Fedecom, el pesimismo es el dominador en el mercado
Entre los comerciantes no sobra el optimismo, por el contrario. La mayoría considera que durante este mes las ventas volverán a caer, lo que marcará una retracción por decimonoveno mes consecutivo. El dato surge del trabajo que realizó la Federación Comercial de Córdoba (Fedecom), entidad que preside el villamariense Ezequiel Cerezo. El relevamiento se realizó en toda la provincia y evidenció que “en cuanto a las expectativas del sector comercial, éstas continúan siendo muy pesimistas ya que el 67% considera que las ventas volverán a disminuir en septiembre, 5% que aumentarán y un 28% que se mantendrán sin cambios”.

Esto surge en consonancia con la información sobre agosto, decimoctavo mes consecutivo en que se produce una retracción en las ventas minoristas, con la particularidad de que esa caída ya se convirtió en la más relevante para lo que va del año. En ese marco, con una baja de 9,8 por ciento, Alimentos y Bebidas se transformó en uno de los rubros que más sufrieron. Es el que incluye elementos de primera necesidad. En la ciudad la caída de la actividad comercial se hace evidente a partir de distintos indicadores, pero sobre todo se refleja en la cantidad de locales desocupados que hay y que se encargó en remarcar el Cecis en su último relevamiento, que alcanzó un récord, superando el 14% de los locales del centro sin ocupación. Los comerciantes advierten que la prolongación de la crisis está provocando un impacto muy elevado en los negocios.

Lo cierto es que de acuerdo al último relevamiento de la Fedecom, las ventas minoristas de los comercios pymes de la provincia de Córdoba finalizaron agosto con una caída del 14,2% frente a igual mes del año anterior”, puntualizaron. En ese marco se recordó que “en agosto de 2018, respecto a agosto de 2017, las ventas habían caído 5,2%”. Esto significa que es caída sobre caída, lo que muestra que la crisis se profundiza frente a lo ocurrido el año pasado.

El trabajo también destacó que así el mes pasado se constituyó en el de “mayor contracción en el nivel de actividad en lo que va de 2019, y con él suman dieciocho las retracciones consecutivas: se recordará que en julio la caída fue del 8,1%, en junio 10,2%, en mayo 13,7, abril 13,4%, marzo 10,4%, febrero 11,1%, enero 11,5%”. Y si se va más atrás, en 2018 hubo baja en diciembre con un 7,4%, y en “noviembre 12,1%, octubre 8,6%, septiembre 8,3%, agosto del 5,2%, julio 2,8%, junio 2,9%, mayo 1,7%, abril 1,1% interanual, y en marzo del 0,4 por ciento”. Y es en ese marco en que apuntaron que en este período hubo impacto similar en capital e interior. “La caída se siente con igual intensidad en todas las localidades del interior provincial, dado el contexto económico volátil y con niveles crecientes de incertidumbre, que no otorgan posibilidades de recuperación en las ventas de los diferentes sectores comerciales y de servicios”, indicaron.

Así, de los 12 rubros relevados por la entidad, todos “alcanzaron valores negativos en la comparación interanual respecto a las cantidades vendidas”. Las más relevantes se corresponden con rubros que no constituyen elementos de primera necesidad, aunque Alimentos y Bebidas no se quedó atrás. “Las caídas más pronunciadas se observaron en: Joyería, relojería y bijouterie (-18,7%); Muebles y decoración (-18,6%); Bazar y regalos (-18,4%); Electrodomésticos y artículos electrónicos (-16,9%); Ferretería, materiales eléctricos y para la construcción (-16,7%); Juguetería y librerías (-16,4%); Calzado y marroquinería (-15,8%); Artículos deportivos (-15,2%); Indumentaria (-14,6%)”, finalizó el informe.

TEMAS: comercios
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas