En la primera semana de 2019 el precio de la súper alcanzó los $ 40 y la premium de YPF trepó a $ 45. Con el nuevo incremento que comenzó a regir ayer, en la misma estación de servicio los valores son de $ 59 y $ 66
En los 11 meses completos de 2019 el precio de los combustibles en la ciudad aumentaron un 50%, para lo que terminó de colaborar el último incremento que comenzó a regir desde ayer en todo el país.

El alza, la décima en lo que va del año, fue en promedio del 6 por ciento en todos los combustibles y como consecuencia de que la semana pasada el gobierno actualizara los montos de impuestos para este sector.

De esta manera, en Río Cuarto el litro de la super de YPF, la empresa con control estatal que domina más de la mitad del mercado de los combustibles, alcanzó los $,59,34 y la Infinia, los $ 66,24, lo que vuelve a mostrar también una brecha importante con respecto a los precios que esa misma empresa tiene en Buenos Aires, donde ofrece en $ 53,34 el litro de nafta súper; $ 61,54, el de nafta Infinia; $ 49,94,el de D500 y $ 58,44, el de diesel.

En Salta, en el extremo norte del país, YPF comercializa la nafta súper a $ 59,74; Infinia a $ 67,09; diesel D500, $ 55,69, y diesel Infinia $ 63,79.

En el caso de estos dos últimos, en Río Cuarto el valor para las mismas en YPF es de $ 53,39 y $ 63,14.

Esa diferencia en los valores motivó que el diputado electo Carlos Gutiérrez planteara, tras el último aumento aplicado el 14 de noviembre, la necesidad de “terminar con las asimetrías” que siguen existiendo en las distintas regiones del país.

Entre otras cuestiones, la observación se centra en el costo adicional que existe en el interior productivo y teniendo en cuenta principalmente el precio del gasoil. Mientras en Buenos Aires se lo utiliza en los medios de transporte, en el resto de las provincias su uso se concentra fuertemente en las economías regionales.

De acuerdo a lo apuntado por las estaciones, “el aumento se explica principalmente por recuperación de precio de crudo y biocombustibles a productores locales y suba de impuestos. Pero los aumentos no revisten el mismo porcentual en todo el país”, indicó la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines de la República Argentina (Cecha) mediante un comunicado.

Esta era una medida que el Poder Ejecutivo tomó luego de mantenerla postergada en los últimos meses, a raíz del proceso electoral.

Se trata de la actualización impositiva a los combustibles líquidos y al dióxido de carbono, que impactó en poco más del 2% sobre los precios al consumidor.

   Hace apenas dos semanas, las petroleras habían incrementado los precios de los combustibles en un 5% en promedio, tras el fin del congelamiento por 90 días que el Gobierno había establecido tras la derrota sufrida en las elecciones PASO, con el objetivo de revertir esa situación en las generales de octubre, algo que finalmente no ocurrió.

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas