· · Crédito:
Es una de las medidas que se tomarán para compensar las cinco semanas perdidas por la huelga docente. El martes lo tratará el Consejo Superior. Además, podría haber reprogramación de fechas de exámenes finales
Luego del extenso paro docente que comenzó el 6 de agosto y que impidió el inicio del segundo cuatrimestre, la Universidad Nacional de Río Cuarto busca volver a la normalidad, con un campus que se puso plenamente en marcha en la jornada de ayer, con miles de estudiantes transitando entre las aulas y los pasillos.

La decisión del gremio docente de levantar la medida de fuerza después de 36 días y retomar la actividad puso a las autoridades de la Universidad y las facultades a rediseñar el cronograma hasta fin de año. De casi cuatro meses de clases previstas quedan sólo dos y medio porque el calendario fijaba el 23 de noviembre como el último día del año, antes de los turnos de exámenes finales. Y rápidamente las secretarías académicas del Rectorado y de las cinco facultades se dedicaron a rediagramar la segunda parte del año. Ayer se sumó a la discusión el gremio de los docentes universitarios.

En esa rueda de consultas y trabajo surgieron tres ejes centrales que serán propuestos ahora al Consejo Superior que sesionará el martes de la semana próxima. El primer punto propone ampliar el calendario dos semanas para que ese plazo pueda ser utilizado por las cátedras que lo crean necesario. De esta manera, el año académico cerraría oficialmente el 7 de diciembre.

A partir de esa primera decisión, cada facultad podrá revisar y definir los llamados de exámenes de noviembre y diciembre, ajustados ahora a las nuevas fechas del calendario.

En tercer lugar, se habilitará la posibilidad de convertir llamados de exámenes especiales en generales. “Los especiales son llamados que solicitan los estudiantes que tienen menos de cinco materias pendientes para terminar la carrera. La posibilidad es de convertirlos en generales para que puedan ingresar todas las materias”, explicó Ana Vogliotti, secretaria académica de la Universidad.

La integrante del Rectorado además destacó: “Esos tres puntos que fueron los que estuvimos trabajando con las facultades, con el consejo académico y también los docentes serán presentados ahora ante el Consejo Superior porque es el que tiene que resolver si se aplican. Creemos que son medidas positivas pensando en las semanas perdidas por las medidas de fuerza”.

Vogliotti remarcó que se trata de “ajustar el calendario a las necesidades y disposiciones del momento”. “Tenemos claro que se trata de estudiantes universitarios con autonomía y disciplina de estudio que permite superar esto y avanzar”, confió la secretaria académica. Y agregó: “Se trata de generar contextos adecuados y ajustados al tiempo y la disponibilidad que tenemos”, subrayó.



Gonzalo Dal Bianco.  Redacción Puntal

TEMAS:
Comentá esta nota

Noticias Relacionadas