Una de las razones del alejamiento fue la imposibilidad de desactivar la elección del 29 de septiembre y llegar a un acuerdo entre los precandidatos a intendente. Indicó que no es el momento para hacer una elección
A sólo 18 días de que elija en las urnas a su candidato a intendente para enfrentar al peronismo en el 2020, el radicalismo se quedó ayer sin presidente y hoy, el vicepresidente Juan Pablo Casari asumió la conducción de la representación local.

Una de las razones principales de la renuncia de Américo Balmaceda al cargo fue la imposibilidad de desactivar una interna que el exdirector del Instituto Municipal de la Vivienda (IMV) juzga como imprudente en el actual contexto de crisis nacional.

El radicalismo tiene previsto ir a las urnas el 29 de septiembre para elegir los candidatos a intendente y concejales que llevará el año próximo. El calendario se definió antes de las Paso, cuando se creía que el gobierno nacional llegaría con chances de triunfo a la primera vuelta del 27 de octubre. Sin embargo, la abultada derrota de Juntos por el Cambio y la profunda crisis política y económica desatada en los días posteriores modificaron el panorama y, por lo tanto, las lecturas sobre la conveniencia o no de realizar una interna.



Tres listas



El 29 competirán tres listas; una, encabezada por Gabriel Abrile, exsecretario de Salud, que cerró con la mayoría de los sectores internos del radicalismo; otra es liderada por Gonzalo Luján, titular de la delegación riocuartense del Pami; por último, también Mario Álvarez es precandidato.

Balmaceda reunió a los postulantes y trató de desactivar la interna pero la competencia se mantuvo. “No fue la causa exclusiva ni excluyente pero es verdad que terminó por precipitar mi salida de la presidencia”, dijo Balmaceda.

Entre sus consideraciones, señaló: “Por supuesto que el mecanismo de la interna permite elegir democráticamente a los candidatos. Pero lo que se consideró es que la situación nacional, tan complicada, te determina. El contexto te determina. Y nosotros formamos parte de un partido que integra el gobierno nacional y la coalición oficialista. Por lo tanto, tenemos una responsabilidad en la situación y no podemos hacernos los distraídos”.

Los intentos para bajar la interna, o para postergarla, fueron variados; sin embargo, desde el sector de Luján indicaron que tienen derecho a participar y a plantear su propio proyecto de ciudad. “No es una discusión de cargos. Nosotros tenemos una idea de lo que se puede hacer en la ciudad y creemos que es sano definir en una interna”, indicó un integrante de la lista del titular del Pami.



Abierta



La interna será abierta, es decir que pueden participar tanto los afiliados como los independientes.

Uno de los planteos que se hicieron para desactivar la disputa fue el económico. “Una campaña municipal es cara y nosotros vamos a distraer los pocos recursos que tenemos en una interna. Creemos que a Llamosas se le puede ganar pero lo financiero no es un aspecto menor y hay que manejarse cuidadosamente”, indicó una fuente del radicalismo.

Después de la salida de Balmaceda, asume uno de los vicepresidentes para reemplazarlo. En este caso, se trata de Juan Pablo Casari, ex subsecretario de Gobierno durante la gestión de Juan Jure. Estará a su cargo, sobre todo, la organización del proceso interno que está en marcha.

Comentá esta nota

Noticias Relacionadas