Rostros y Rastros sol | Dra. Zaida Troyano | NIños

Recomendaciones a la hora de disfrutar del sol con los más chicos

Desde qué hora se recomienda llevarlos al sol. Cómo es la correcta aplicación de pantallas solares en niños. Qué pasa si sumamos repelente a la piel que se expone al sol. Ésta nota responde todas esas preguntas que siempre es bueno repasar.

Luego de un año en el que casi todas las campañas relacionadas a la salud se centraron en el coronavirus nos parece importante refrescar e instalar nuevamente algunas acciones a realizar en esta temporada. Llegan los días de sol y disfrute del aire libre, la piel de los más pequeños es delicada y más aún si son bebés que casi no estuvieron expuestos al sol. La familia comienza a vivir jornadas completas al aire libre y no queremos ver daños en la piel que podrían ser irreparables a futuro. Para esta nota hablamos con la Dra. Zaida Troyano, médica cirujana (MP 31416/5), especialista en Clínica Médica (MN 129453) y en dermatología (CE 17223).

¿Desde qué edad se recomienda la exposición de los niños al sol?

Los menores de un año, lo ideal, es que no se expongan al sol. Si bien hay protecciones solares minerales que podemos usar desde el mes de vida, es para usar cuando estamos al aire libre, pero no expuesto al sol, por ejemplo cuando estamos en una galería, o debajo de un árbol o sombrilla, ahí sí tenemos que usar estos protectores solares minerales de marcas aprobadas a partir de un mes de vida. Por lo tanto, los menores de un año no se pueden exponer al sol.

¿Qué pasa con los mayores de un año?

Los que superaron el año pueden exponerse antes de las 10 de la mañana o después de las 16 y con todos los cuidados para evitar quemaduras solares, con el uso de gorritas, lentes de sol y protector solar pediátrico aplicado en todas las áreas expuestas al sol y reaplicado cada dos horas o después de estar en la pileta o si se transpiran y los adultos los secan. Es importante re-aplicarlo cada dos horas. También es fundamental resaltar que no tenemos que olvidar áreas que son frecuentes que se quemen como las orejas, detrás de las mismas, los empeines y esas zonas donde no es común aplicar la protección pero sí tenemos que hacerlo igual.

¿Funcionan las prendas con protección ultravioleta?

Esa es otra opción altamente recomendable, como mamá, es súper cómodo. Es importante colocar igualmente el protector solar además de la remera que suma mucha más protección durante la exposición. El tipo de trama que tienen logra la protección ultravioleta, en general las que más protegen son las oscuras, sucede que también les da mucho más calor por que la tela oscura deja pasar mucho menos el sol. Pero con alguna de estas prendas, protección solar y cuidando los horarios no puede haber ningún tipo de problema durante la exposición.

¿Cuáles son las señales en la piel que nos advierte de algún exceso?

En realidad cuando la piel ya se puso roja es porque ya hubo daño solar y el problema de eso, es que las quemaduras solares durante la infancia y la adolescencia predisponen al cáncer de piel en la edad adulta, por eso es tan importante cuidar a los chicos del sol. Luego de estar expuestos o al volver a casa, y después de bañarnos hay que humectar toda la piel. Si la piel esta roja, lo ideal es al día siguiente no exponerse y usar postsolares buenos. Si la quemadura es demasiado, y vemos una piel muy enrojecida es importante hacer una consulta porque puede que se necesite algún corticoide en crema que para su administración es imprescindible la consulta médica.

¿Qué pasa con el uso de repelente y protector solar?

Eso es muy importante, no solo cuidarlos del sol sino también de las picaduras de mosquitos. Los niños hacen prúrigos por las picaduras. Es una consulta muy frecuente si aplicar protector solar, o repelente, qué primero o ambas cosas a la vez. Lo que hay que hacer es colocar el protector solar, esperar unos diez minutos y aplicar el repelente a continuación; primero el protector y luego el repelente.

Los niños hacen reacciones mucho más exageradas a las picaduras de los mosquitos además de rascarse mucho más. La Sociedad Argentina de Pediatría ha cambiado en la recomendación de repelentes para niños porque antes los autorizaba a partir de los dos años de edad, pero ante la problemática del dengue, es a partir de los dos meses que pueden usar el repelente más conocido de color naranja.

Respecto de usar aerosol o crema es dependiendo de la comodidad o el gusto, personalmente prefiero la crema para bebés para que no los haga toser por su aroma más fuerte. Primero el adulto se lo coloca en las manos y de ahí se lo pasa por la ropita del bebé, evitando pasárselo por la cara y las manos, ya que se las llevan frecuentemente a la boca. Para los más grandes es más practico el aerosol.

Otra de las recomendaciones que cambiaron es que ya no se alienta el uso de repelentes a base de citronela que se indicaba por natural, y esto es porque no ahuyentan el mosquito del dengue, por eso no es recomendable.

¿Cómo afecta el viento, el resplandor o reflejo?

El sol quema de manera directa y de manera indirecta también. Es frecuente que se nos quemen los chicos aunque estemos en la galería, es porque la misma resolana quema la piel. Por eso es fundamental que si estas al aire libre estén con protección.

¿Qué pasa con el protector o repelente que nos quedó del año pasado?

El repelente si quedó del año pasado pero no está vencido, se puede usar, ahora si se venció la recomendación es no usarlo. Respecto del protector solar que nos quedó del año pasado una vez que lo abrís tenés 12 meses para usarlo, ese es el período recomendado después de abierto, porque se van inactivando componentes químicos que tiene, entonces si usas un protector 50, luego de 12 meses de abierto, no estas teniendo la protección que realmente tiene. Nada se recomienda usar vencido.

Por Fernanda Bireni